Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

14 marzo 2011

El cambio se puede dar a cualquier edad

Por Matthieu Ricard

El Dalai Lama comúnmente describe al budismo como, antes que nada, una ciencia de la mente.  Esto no es una sorpresa ya que, los textos budistas hacen un énfasis muy particular en el hecho de que las prácticas espirituales (mentales, físicas y orales) tienen directa o indirectamente la intención de transformar a la mente. Sin embargo, como el maestro de meditación Mingyur Rinpoche escribe: “Desafortunadamente uno de los principales obstáculos al que nos enfrentamos es el que, cuando tratamos de examinar la mente, existe una noción profunda y muy comúnmente inconsciente de que ‘nacemos tal como somos y nada de lo que hagamos será capaz de cambiar esto’.”  La verdad es que el estado que generalmente consideramos como ‘normal’ es simplemente nuestro punto de partida y no la meta que deberíamos de estar trazando para nosotros mismos.  ¡Nuestra vida vale mucho más que eso!  Es posible, poco a poco, el lograr un estado ‘óptimo’ de manera de ser.

A un renombrado psicoanalista francés se le preguntó acerca de Ingrid Betancourt, la política franco-colombiana que fue secuestrada mientras realizaba su campaña en Colombia: “¿Pueden seis años de detención en condiciones extremas alterar la personalidad de alguien?”.  Su respuesta fue: “No.  Después de los veinticinco años tu personalidad ya se fija.”  De manera personal, fue alrededor de los veinticinco años que realmente comencé a cambiar.  Esto fue también el caso en muchos de los meditadores que tomaron parte en las investigaciones: comenzaron a experimentar cambios desde el momento en que se comprometieron seriamente en el proceso del entrenamiento mental a través de la meditación.

¿Hasta que grado podemos entrenar nuestra mente para que trabaje de una manera constructiva, capaz de reemplazar la obsesión con bienestar, agitación por calma, odio por bondad?  Hace veinte años, era casi universalmente aceptado por los neurocientíficos, que el cerebro tenía un número determinado de neuronas desde el nacimiento y que este número no cambiaba con las experiencias.  Hoy sabemos que nuevas neuronas se producen hasta el momento mismo de la muerte y hablamos de “neuroplasticidad”, un término que toma en cuenta el hecho de que el cerebro evoluciona continuamente en relación con nuestra experiencia y que un entrenamiento en particular, algo como aprender a tocar un instrumento musical o un deporte, puede traer consigo un cambio profundo.  La atención plena, el altruismo y otras cualidades humanas básicas pueden ser cultivadas de la misma manera y podemos adquirir la metodología que nos permita realizar esto.

Una de las grandes tragedias de nuestros tiempos es el que subestimamos nuestra capacidad de cambio.  Los rasgos de nuestro carácter se perpetúan en tanto no hagamos nada para mejorarlo y continuemos tolerando y reforzando nuestros hábitos y patrones: pensamiento tras pensamiento, día tras día y año tras año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario