Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

11 marzo 2011

Servicio desinteresado


Una vez un joven se enamoró con locura de alguien que no correspondía a su afecto.  Su condición era tan angustiante que era incapaz de pensar en nada más.  No encontraba alegría en ninguna cosa.  Estaba fuera de sí.  Al final, uno de sus amigos le habló de un mago que vivía en las afueras del pueblo.  El joven fue directamente allí e imploró al mago su ayuda.

El mago tenía ojos oscuros.  Brillaban con una luz no natural.  Le dijo:
- Si en verdad quieres que te ayude, tienes que seguir mis instrucciones al pie de la letra.
- ¡Lo haré! -gritó el joven-  ¡Haré cualquier cosa!  Sólo quiero superar este sentimiento horrible.
- Entonces -dijo el mago-, no debes decir una sola plegaria durante cuarenta días, ni siquiera durante una crisis.  Ni debes obedecer a Dios de ninguna manera.  No hagas ninguna buena acción por nadie en la tierra.  Sobre todo, no debes mencionar el nombre de Dios ni dar voz a ningún tipo de buena intención.  Si sigues estas instrucciones escrupulosamente, podré configurar una poca de magia para lograr tu propósito.

El joven realmente quería superar esa enfermedad de infatuación y amor no correspondido.  Así que hizo todo lo que el mago le dijo.  A los cuarenta días, regresó a la oscura y misteriosa cabaña donde vivía el mago y pagó una gran cantidad de dinero, todo lo que tenía por un talismán.  Pero no funcionó.
- No seguiste mis instrucciones -le dijo el mago con aspereza-.  Algo bueno ha surgido de ti en los últimos cuarenta días.
- ¡No hice nada! -protestó el joven-.  ¡Lo juro!  Anduve los cuarenta días sin pensar en Dios.  A nadie le hice ningún buen servicio.  No dije una sola palabra amable.  Me abstuve de realizar ninguna acción sagrada.  Huí de cualquier cosa que se acercara a la bondad.  Te doy mi palabra.
- Piensa, hijo, piensa.  Debes haber hecho algo, alguna cosa insignificante.  De lo contrario, este talismán te habría funcionado.

El joven movió la cabezá.  Repasó los cuarenta días, pero no había nada, nada que él pudiera pensar que hubiera roto el conjuro.... a menos qué.... De pronto dijo:
- ¿Podría ser?  Un día que caminaba por la calle hacia mi trabajo, tropecé con una piedra.  Y pensé: "Mejor la quito del camino, para que otro no se tropiece y caiga".
- ¡Ah! ¡Ésa es una buena acción! -dijo el mago, y su voz se puso más severa-.  No ridiculices a ese Dios, cada uno de cuyos mandamientos pasaste por alto durante cuarenta días y, sin embargo, cuya generosidad no permitió que esta pequeña acción se desperdiciara.

Esas palabras prendieron fuego en el corazón del joven.  Ardió tan alto, que consumió su vieja infatuación en un instante y un nuevo estado de amor por Dios empezó a arder dentro de él.  Se fue a su casa y siguió con la practica de su oficio de herrero, ocultando el milagro que había cambiado su vida.  Cada día ganaba un dinar.  Cada noche, le daba su ganancia a los pobres.  Pero su corazón estaba pleno y su felicidad era perfecta.

Puesto que ese estado se encuentra al alcance de todos, Baba Muktananda ofrece este consejo invaluable:  "Trabaja tan desinteresadamente como las nubes que hacen caer la lluvia.  Lleno de concentración, contento y disciplina, con gran alegría y soltura, desempeña tu trabajo diario. Aquieta tu mente; no tengas temor. Nunca invites a la ira.  Realiza tus tareas asignadas para complacer al Señor."

Cuando puedes aceptar la voluntad divina, también eres capaz de entregarte por completo a cada pequeña acción en tu vida.  Cada una de éstas se convierte en una floración fragante, se vuelve digna de respeto, y Dios se agrada de ti.  Hay una gran dicha en el servicio desinteresado.

Al experimentar humildad, la mente se vuelve flexible y el corazón se expande con amor.  Al experimentar respeto, el corazón se expande aún más y las limitaciones empiezan a eliminarse.  Al realizar una buena acción por otro ser humano, con una actitud de desinterés y servicio, su ser entero se llena de una alegría sobrenatural.


Swami Chidvilasananda
(Mi Señor ama un corazón puro)

No hay comentarios:

Publicar un comentario