Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

17 octubre 2011

Ecología Personal

Cuando hablamos de ecología solemos pensar el medio ambiente, también podemos ser ecológicos… con nosotros mismos.

Un ser ecológico consigo mismo tiene un ecosistema personal en equilibrio, lo que le permite vivir en plenitud y relacionarse saludablemente con su entorno.

Las emociones
Los pensamientos
Las palabras
Las acciones

Cuando estas cuatro áreas no están en equilibrio hacemos lo que no sentimos y decimos lo que no pensamos; lo hagamos para no dañar, por miedo al juicio o por convención social, la falta de sinceridad con uno mismo es fuente de malestar, un malestar que a menudo contagiamos a nuestro entorno.

Si emociones, pensamientos, palabras y acciones “emiten” en una misma frecuencia, desaparecen las tensiones internas y es mucho más fácil fluir: lo que sientes, piensas, haces y dices comunican un único mensaje sobre quien eres, lo que deseas y lo que puedes ofrecer. Te proponemos algunas pistas para “sintonizarlos”:

¡Autenticidad!
Aunque parezca difícil de llevar a la práctica, es mucho más fácil mostrarse como uno es que estar pendiente de no traicionarse.
Presta atención a tus sentimientos, utiliza tus pensamientos para entenderlos y no para ahogarlos, tus palabras para transmitirlos y no para callarlos, tus acciones para ponerlos en práctica y no para sabotearlos. Ser auténtico te da seguridad en ti mismo y te hace fuerte frente a una posible presión del entorno.

¡Aceptación!
Somos lo que somos, no lo que quieren los demás que seamos ni lo que nosotros quisiéramos ser; mirarse en el espejo y reconocerse, con lo bueno y lo malo, nos da la oportunidad de cambiar lo que no nos gusta y potenciar lo que nos hace felices. Siendo honestos con nosotros mismos somos honestos con los demás.

¡Confianza!
Adiós disfraz… perder el miedo a mostrarse nos ofrece nuevas oportunidades de relacionarnos con personas y experiencias afines; al prescindir del juicio de los demás nos convertimos en un ecosistema fuerte, capaz de defenderse, mantenerse y recuperarse ante las adversidades.

¡Amor!
Es el mejor nutriente de un ecosistema, el amor por uno mismo disipa las sombras de la duda ante una decisión o conflicto y se extiende más allá, influyendo en el bienestar de los demás. Reparte tanto como quieras, sin olvidarte de tus reservas para consumo propio: es más fácil agotar un recurso cuando es escaso que recuperarlo.

Sinceridad no es sinónimo de brusquedad; todo puede decirse desde el amor y evitando la confrontación; construir un ecosistema saludable es difícil si para ser sincero agredes el ecosistema de otro. Comunícate con amor y respeto: a veces te entenderán, otras no, pero seguro que ganarás su confianza y reconocimiento.




No hay comentarios:

Publicar un comentario