Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

23 diciembre 2011

La historia de los caramelos


En el siglo XVII un fabricante de caramelos, decidió hacer un caramelo que tuviera un significado, para que los creyentes lo identificaran y recordaran cada vez que comieran uno.  Usualmente este dulce se encuentra en Navidad.

El simbolismo más obvio de los caramelos es su forma. Si lo volteamos se ve como un “J” de Jesús

Si vemos el caramelo de la otra manera este caramelo nos recuerda la vara del Pastor.  Según la historia, los primeros en escuchar la noticia del nacimiento de Jesús fueron los pastores que guiaban sus ovejas en la noche.  Jesús se llamo así mismo El Buen Pastor y en la Biblia muy comúnmente se comparan las acciones del Mesías a las de un pastor buscando a sus ovejas perdidas, alimentándolas y guiándolas, incluso cargándolas

La dureza del caramelo, nos recuerda que Jesús es la roca en la cual nos podemos refugiar.  En lugares rocosos, como Israel, la gente busca refugio de sus enemigos en las cuevas o laderas peñascosas.  También las rocas nos recuerdan de la solidez de las promesas de Dios, que es la piedra angular y fundamento firme para aquellos que lo siguen. La estabilidad y firmeza de Dios también.

El área blanca del caramelo nos recuerda el nacimiento virginal y sin pecado de Cristo.  También nos recuerda que nosotros llegamos a ser puros, tan blancos como la nieve, mediante la sangre de Cristo.

El caramelo tradicional tiene 3 pequeñas líneas rojas que nos recuerdan las heridas de Jesús, a través de las cuales nosotros somos curados, y la línea más gruesa representa toda la sangre derramada por Jesús en el Calvario.   

Algunas veces también el caramelo tiene una línea verde, que nos recuerda que Jesús es el regalo de Dios para nuestras vidas, el verde significa dar.

El sabor dulce del caramelo, nos recuerda que el Señor nos alimenta a través del evangelio de Salvación y Paz.  Su palabra es dulce como la miel.

El sabor a menta, es similar al hisopo que se utilizaba en los tiempos de Jesús.  En el antiguo testamento, el hisopo estaba asociado con la purificación y sacrificio. 
El sabor a menta nos recuerda que Jesús es el cordero sacrificado en la Pascua.


El fabricante de este dulce pretendía que recordáramos que Jesús es el Buen Pastor, y es la roca en quien podemos apoyarnos y sustentar nuestra vida, que él Nació puro y vivió en pureza hasta el día que derramó sus sangre por nosotros, y que a través de ese sacrificio el nos limpia, y si estamos cerca de él, podemos disfrutar de su agradable sabor que es el que endulza y refresca nuestra vida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario