Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

27 diciembre 2011

Libertad

La oveja siempre temerá al lobo, y la ardilla siempre vivirá en las ramas de los árboles.  Solo saben desempeñar, como cualquier otro animal, un papel necesariamente específico, invariablemente repetido por los millones de individuos que componen la especie, quizá durante millones de años.  El hombre, por el contrario, elige su propio papel, lo escribe a su medida con los matices más propios y personales, y lo lleva a cabo con la misma libertad con que  lo concibió: por eso progresa y tiene historia.  Visto un león, decía Gracián, están vistos todos, pero visto un hombre, solo está visto uno, y además mal conocido.

Lo que define la libertad es el poder de dirigir y dominar los propios actos, la capacidad de proponerse una meta y dirigirse hacia ella, el autodominio con el que los hombres gobernamos nuestras acciones.  En el acto libre entran en juego las dos facultades superiores del alma: la inteligencia y la voluntad.  La voluntad elige lo que previamente ha sido conocido por la inteligencia.  Para ello, antes de elegir, delibera: hace circular por la mente las diversas posibilidades, con sus diferentes ventajas e inconveniente.  La decisión es el corte de esa rotación mental de posibilidades.

La libertad no es absoluta porque el hombre tampoco lo es. Su limitación es triple: física, psicológica y moral.  Está físicamente limitado porque, entre otras cosas, necesita nutrirse y respirar para conservar la vida.  Su limitación psicológica es múltiple y evidente: no puede conocer todo, no puede quererlo todo, los sentimientos le zarandean y condicionan constantemente.  La limitación moral aparece desde el momento en que descubre que hay acciones que puede pero no debe realizar: puedes insultar porque tienes voz, pero no debes hacer tal cosa.  Esa triple limitación no debe considerarse como algo negativo.  Si la libertad humana fuera absoluta, habría que comenzar a temerla como prerrogativa de los demás.

¿Se puede elegir el mal?  Sabemos por experiencia que el carácter instrumental de la libertad hace que su uso pueda ser doble y contradictorio, como una arma de dos filos que puede volverse contra uno mismo o contra los demás: esclavitud, asesinato, alcoholismo, drogadicción, y también simple pereza, irresponsabilidad, mal carácter, cinismo, envidia, insolidaridad... ¿Por qué elegimos mal?  Nadie tropieza porque ha visto el obstáculo sino por todo lo contrario.  Del mismo modo, cuando libremente se opta por algo perjudicial, esa mala elección es una prueba de que ha habido alguna deficiencia: no haber advertido el mal o no haber querido con suficiente fuerza el bien.  En ambos casos la libertad se ha ejercido defectuosamente y el acto resultante es malo.

Todo acto libre es imputable, atribuible a alguien.  Por tanto, el sujeto que lo realiza debe responder de él.  Es el agente quien escoge la finalidad de sus actos y, por consiguiente, quien mejor puede dar explicaciones sobre los mismos.  Así, del mismo modo que la libertad es el poder elegir, la responsabilidad es la aptitud para dar cuenta de esas elecciones.

(555 Joyas de la sabiduría)


No hay comentarios:

Publicar un comentario