Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

31 enero 2012

El día mas feliz

Un investigador japonés, especialista en la risa, tomó parte en una reunión con el Dalai Lama y un grupo de científicos y filósofos organizada por el Instituto de Mente y Vida del cual soy miembro. Este investigador destacado estaba programado para hacer su presentación en el quinto y día final de la reunión. Durante la semana rara vez intervino y casí nunca sonreía. Así que estábamos todos muy entusiasmados y curiosos por escuchar su presentación. Resultó que el academico tiene un extraño sentido del humor. Explicó que un grupo de cien personas con diabetes fueron invitados a la presentación de uno de los cómicos más populares en Japón. Todos experimentaron una dosis de carcajadas por más de una hora. Les tomaron muestras de sangre al final del show y estas mostraron un descenso significativo en los niveles de una proteína sanguínea relacionada con los síntomas de diabetes.

Al día siguiente el mismo grupo de personas fue invitado a escuchar una presentación académica de un profesor universitario. Cuando tomaron las muestras de sangre al final de la conferencia, la proteína sanguínea no solo no había disminuído sino que se había incrementó ligeramente.

El científico japonés dictambió su veredico muy seriamente: “La conclusion de este estudio es: ¡Si tienes diabetes, no escuches una presentación académica!” Como escribió Marcel Pagnol: “La risa es algo que Dios le dio a los hombres para consolarlos por ser inteligentes.”

Concluyó con una pregunta para el Dalai Lama: “¿Su Santidad, nos puede decir cual fue el momento más feliz de su vida?” Un silencio expectante cayó sobre la habitación compuesto por una docena de científicos, algunos académicos budistas y meditadores y un ciento de invitados. El Dalai Lama pausó por un momento, volteó hacia el espacio como buscando una respuesta dentro de sí, y de repente se inclino hacia adelante y le dijo al profesor japonés con una voz sonora, “¡Creo que … este momento!"

El cuarto irrumpió en carcajadas alegres y terminó la reunión. Encantado, el academico Japonés estaba riendo a carcajadas.

Matthieu Ricard
Del nuevo libro fotográfico 108 Sonrisas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario