Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

22 febrero 2012

Arriesgar

Cuenta La Odiesea que durante una travesía de Ulises, su nave debía pasar forzosamente cerca de la isla donde monstruos devoradores de hombres capturaban a los marineros para comérselos.  La forma en que los monstruos obtenían su alimento era tan astuta como malévola:  éstos adoptaban el aspecto de hermosas sirenas que cantaban sobre las rocas una melodía tan bella que los que la escuchaban no podían resistir la tentación de acercarse, aunque supieran que era peligroso...

Ulises no puede elegir otra ruta si quiere llegar a tiempo para salvar a Ítaca de sus enemigos.  Él es un héroe, en el sentido mitológico, pero no es tonto, y conoce sus limitaciones.  Su espíritu rebelde y aventurero se niega a renunciar, por lo que decide escuchar por lo menos una vez el famoso y magnético canto de las sirenas, aunque su deseo de volver a los brazos de Penélope lo impulsa a no renunciar a la loca idea, por lo que arma un plan para alcanzar lo que tanto anhela.

Entonces ordena a los marineros que lo aten con sogas al palo mayor de la nave y les exige que, pase lo que pase y sin tener en cuenta lo que vean que él haga, no lo suelten hasta no estar en mar abierto.  Por último, obliga a todos los miembros de la tripulación a ponerse tapones de cera en los oídos hasta que hayan dejado, muy atrás, las islas.  Las órdenes se cumplen y la nave cruza el estrecho.  A bordo, una tripulación completamente sorda ve a lo lejos a las hermosas sirenas que los llaman y ven a Ulises retorciéndose entre las sogas que lo sujetan, vociferando insultos que nadie escucha y dando órdenes que nadie acata, pidiendo que lo desaten para poder ir hacia las sirenas...

Una vez lejos, los marineros desatan a su capitán y éste les quita la cera de los oídos.  Ulises ha corrido un riesgo por escuchar el canto, ha sufrido y disfrutado de la travesía pero, sobre todo, conseguirá llegar a tiempo para cumplir con su destino, reunirse con su amada Penélope y salvar su reino.

Me emociona la pasión impuesta en la decisión de Ulises.  Apostando todo a la vanidad y a la tentación de escuchar el canto de las sirenas, sin hacer oídos sordos a su destino y responsabilidad.  Definitivamente se hará cargo de ser quien es y no huirá de la posibilidad que le propone la vida de transitar espacios que nadie ha recorrido antes.  Espacios tan fascinantes como riesgosos, tan agradables como dolorosos.  Yo nunca he sido un héroe ni querría serlo, pero creo encontrar en este planteo mitológico un reflejo de la historia de muchos.  Soy de los que no quieren conformarse con mirar la vida por televisión ni quieren abandonar a los demás a su suerte sabiendo que quizás pueden hacer algo para ayudar, aunque sea un poco.


Si después del camino recorrido, lleno de satisfacciones y sinsabores, uno sabe que ha podido escuchar el hermoso canto de saber que a algunos ha servido y sigue con vida, deberá concluir que correr el riesgo de ser herido ha valido la pena.

Jorge Bucay


No hay comentarios:

Publicar un comentario