Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

03 febrero 2012

Espejito, espejito

Tener un pequeño albergue y vivir en una zona por la cual paran mochileros de todos los rincones del mundo significa encontrarse con mucha gente bendita de las miles de variedades de sus propias formas de ser.

Seguramente nos ha pasado a todos; con algunas personas nos sentimos conectados de inmediato y otras, por alguna razón, nos irritan y nos queremos alejar de ellas. Quería averiguar a qué se debe esta sensación de incomodidad inexplicable, ya que soy una de estas personas a que le gusta llevarse bien con todo el mundo, no lo soporto cuando hay tensión en el aire.

¿Cómo es posible que una persona a la que apenas conozco me provoque emociones negativas de este tipo?

Observando mis reacciones con mayor atención, me di cuenta que dichas personas suelen tener un rasgo de personalidad pronunciado del cual me gustaría tener una ración extra para mí misma. Otras tienen caracteres tan parecidos al mío y descubro que de hecho son las fachadas de mi propia forma de ser que menos me gustan, que se reflejan en el otro.

En mi percepción personal destacan por ejemplo las personas súper extrovertidas y seguras de sí mismas, las que están tan disciplinadas que me mareo al observarlos y las que son extremadamente perfeccionistas. ¡Yo quiero un extra cacho de esto!

Una vez albergaba a un huésped, que tenía que comentar cada cosita y cada movimiento que hacía en voz alta. Me estaba volviendo loca, era como tener una radio en el fondo que emitía un debate que no me interesaba para nada. La radio se puede apagar apretando un botón, pero a una persona no. ¡Que risa cuando un día descubrí que a menudo hago exactamente la misma cosa, sobre todo cuando hay otra gente alrededor!

Todo el mundo es perfecto tal como es y estoy convencida de que cada uno hace las cosas lo mejor posible. Soy yo la que deja surgir mi conflicto interior, por juzgar y así frenar la opción de aceptar al otro tal como es. Así que las personas con las que no conecto en un principio son unos de mis mejores maestros. Me ofrecen aprender algo nuevo sobre mí misma, poder trabajar en ello y en algunos casos se han convertidos en íntimos amigos míos.

El otro día una amiga me dijo que tenía razón, que la disciplina no era precisamente mi lado fuerte, pero que yo era muy espontánea y que esto valía mucho. ¡Ojalá hubiera algo como la disciplina espontánea! Voy a poner manos a la obra para averiguar cómo se pueden combinar las dos cosas.

Como dicen aquí en la India:
¡Sabkuch Milega! – ¡Todo es posible!


Escrito por Isabelle Collmer, vivo en la India donde me llaman Uma.
Tomado de sloyu.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario