Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

25 junio 2012

El valor del desastre

Las instalaciones de la compañía del inventor Thomas Alva Edison en West Orange, New Jersey, fueron seriamente dañadas por un incendio una noche a finales de 1914. Edison perdió cerca de un millón de dólares en equipo, junto con muchos documentos conteniendo el detalle de sus invenciones.

Caminando entre los restos carbonizados de sus sueños y esperanzas la mañana siguiente, el inventor de sesenta y siete años dijo,

-"Hay valor en el desastre. Todos nuestros errores fueron consumidos por el fuego. Ahora podemos comenzar de nuevo."


Casi todos nos hemos enfrentado a la calamidad y al desastre en distintas áreas de mi vida en varias ocasiones. No recuerdo, sin importar cuán dolorosa que haya sido la situación, que haya decidido rendirme. Pero el trabajo de comenzar de nuevo nunca estuvo exento de un periodo de duelo y hasta de depresión.

Cuando fracasamos el mundo de repente se nos viene abajo, nuestro optimismo es anulado y tratamos de encontrar culpables. Si hemos aprendido de los fracasos anteriores seguramente culparemos menos las circunstancias y las personas para concentrarnos más en nosotros antes de echar a andar de nuevo.

Sin embargo, he aprendido algo mas por experiencia espiritual y a través de creyentes como Edison que sufrieron grandes embates en sus carreras y vidas personales. Dios puede hacer una gran diferencia, no necesariamente para prevenir el fracaso, eso equivaldría a usarlo como superstición, sino para aprender y crecer a través de esos desastres.

Hoy quiero compartir con usted tres de esas lecciones brevemente:
- Acepte su cuota de responsabilidad por lo ocurrido, pero no se atormente culpándose,
- No culpe a nadie, menos a Dios, mas bien ore para que Dios le enseñe lo que tiene que aprender y
- No mire más atrás, enfóquese en el siguiente paso y empiece de nuevo a edificar.

Sin importar cual sea el desastre o fracaso que haya experimentado, recuerde que nadie tiene éxito en nada, sin haber pasado y aprendido del fracaso. Cualquiera que sea la crisis que esté pasando, Dios nos da la capacidad de comenzar de nuevo. Disfrute el viaje. No se ate al pasado que no puede cambiar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario