Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

09 junio 2012

La leyenda de Hanasaka

Hace mucho, mucho tiempo, en una aldea de Japón, un viejo campesino que vivía con su mujer en una casa humilde se encontró con un perrito blanco. El viejo, que era una persona muy honesta y sincera, acogió al perrito y le dio de comer. Un día, el perro se puso a ladrar en medio del campo en el que estaba labrando el viejo: cavó y empezaron a salir monedas de oro.

El vecino del viejo, un hombre mentiroso y malvado, al verlo, se llevó al perrito, lo llevó al campo y le hizo buscar oro.

Cuando el perro se puso a labrar en un lugar determinado, el mentiroso empezó a cavar, y lo que salió fueron serpientes y sapos. El mentiroso se enfadó y mató al perro.

El viejo labrador estaba tan abatido por la perdida del perro, que se lo llevó y plantó un arbol junto a su tumba. El arbol brotó rapidamente y con la madera hizo un mortero en el que preparar pastelitos de arroz que eran los favoritos del perro. Pero para su sorpresa, los pastelitos se empezaron a convertir en monedas de oro. Cuando se enteró el mentiroso, le robó el mortero, sin embargo, en lugar de convertirse en monedas de arroz se convertía en lodo. El mentiroso, enfurecido quemó el mortero, y el viejo labrador, de nuevo apenado, se llevó las cenizas y las tiró sobre un campo de rabanos que también le gustaba al perrito para que crecieran sanos y fuertes, pero una racha de viento se lo llevó a un cerezo muerto.

Y sucedió otro milagro, el cerezo cobró vida y empezaron a brotar flores de un rojo intenso. El rumor de que había un viejo que revivía cerezos con unas cenizas magicas llego hasta el oido del emperador, que le mando a llamar al viejo labrador. Cuando el viejo iba a mostrar las cenizas al emperador el mentiroso apareció y le robó algunas cenizas. Se anticipó al viejo y fue a enseñarle las cenizas al emperador. Cuando el emperador le dijo que hiciera una demostración el mentiroso, con las prisas, se tropezo y le tiró las cenizas al emperador.

El emperador, como castigo de su insolencia le ordenó que lo pagará con su vida.

*El envidioso es el único que sufre por su envidia.

Leyenda de Japón.


No hay comentarios:

Publicar un comentario