Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

02 julio 2012

¿Qué piensan de mí?

Esta es la fuente de muchas preocupaciones en algunas personas.

Vivir pendiente de ¿qué piensan los demás de mí? es vivir en el vacío. Vivir en la inseguridad del vacío.

La inestabilidad del estado de ánimo de muchas personas es como la volubilidad del pensamiento.

¿Me quieren? ¿Me aprecian? ¿Piensan bien de mí? ¿Sí? Pues estoy contento.

¿No me quieren? ¿No me aprecian? ¿Piensan mal de mí? Todo parece malo y hasta parece que la vida ni merece vivirse.

Esta es la causa por la que tantas personas pasan de un estado de alegría y euforia a un estado lamentable de depresión y tristeza. Su estado de ánimo depende de dos cosas muy volubles: su pensamiento y el pensamiento de los demás.

No siempre que tú piensas que los demás piensan bien de ti, es cierto.

Ni tampoco lo contrario.

A veces piensas que los demás están sintiendo o pensando mal de ti y no es cierto tampoco.

Cuanto más nos preocupamos de que nos vean bien los demás, menos solemos preocuparnos de serlo realmente. Cuanto más nos preocupamos de "caer bien" a los demás peor nos caemos a nosotros mismos. Porque interiormente no nos podemos engañar y nos damos cuenta que con el afán de "caer bien" dejamos de ser sinceros.

Y ese malestar interior tarde o temprano saldrá hacia afuera y a la larga caeremos también mal a los demás.

Muchas personas disfrazan la preocupación de caer bien a los demás con esta pregunta: Tú ¿cómo me ves? o "Dime cómo soy".

No es que en realidad tengan mucho interés en saber cómo son. Eso lo sabrían si se analizasen con calma. Lo que en realidad quieren saber es cómo los ve esa persona, qué piensa esa persona de ellos.

Estar a la moda, cambiar de automóvil, cambiarse a una vivienda elegante, adornarse, engalanarse... suelen ser distintas formas de estar preocupados de "caer bien" a los demás. Como en todas las cosas, hay un término medio normal y hay excesos.

Queremos que los demás nos tengan por buenos, generosos, inteligentes, simpáticos... y dedicamos nuestros mayores esfuerzos en conseguir que piensen así, en lugar de esforzarnos en ser realmente buenos, simpáticos... despreocupándonos si lo piensan o no.

Nos preocupamos de aparecer y dar testimonio de algo a los demás en lugar de SER realmente eso que queremos que los demás vean.

El "no sólo hay que ser bueno sino parecerlo" se me antoja como una mal disimulada y orgullosa forma de no interesarse tanto en ser bueno como en que los demás lo vean y lo sepan.

No te preocupes. El buen ejemplo surge de ser bueno de verdad.

Hay muchos "buenos ejemplos" que son sólo buenos en apariencia y para la apariencia. Y pronto dejan de ser ejemplos.

Si todo el esfuerzo que se pone en dar testimonio y dar ejemplo se emplease en ser realmente testimonio sin preocuparse en darlo, habría más testimonios y más ejemplos de vida.

No te preocupes qué piensan los demás de ti.

Preocúpate de qué eres.
Eso es lo verdaderamente importante.
No te empeñes en alimentarte de las migajas de la alabanza voluble.
Lo que piensan los demás es eso: su pensamiento.
Lo que tú eres es tu realidad.
Esa es la verdad. No lo otro.
Si amas la verdad, preocúpate de qué eres y no de lo que piensan los demás de ti.


Dario Lostado
(Alegría de ser tu mismo)

1 comentario:

  1. Excelente pensamiento Edith! Gracias por compartir.
    ‎"El concepto que tienes de mi nunca va a cambiar lo que soy... pero si puede cambiar mi concepto que tengo de ti" Dr. House

    Ariel Ruiz

    ResponderEliminar