Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

31 diciembre 2013

¡Feliz año¡

Me gustan estos días en que todos por alguna inercia extraña nos ponemos a hacer algún tipo de recuento de las bendiciones del pasado, y podemos iniciar un nuevo día, mes, año con nuevas metas y propósitos... con una hoja en blanco, totalmente nueva para nosotros... Creo que este ejercicio bien podemos hacerlo al concluir cada día, o cada ciclo de nuestra vida.

En lo personal agradezco a Dios por su cuidado y sus bendiciones, por la familia que se ha mostrado tan cercana, por la fortaleza, compañía y amor de Mamá y por los amigos que siempre están ahí, en las buenas y en las malas, gracias también por las nuevas amistades que se dieron, y que he disfrutado el tiempo que hemos compartido juntos, gracias por los viajes, y gracias también por el trabajo que siempre es de bendición, gracias por los ciclos concluidos y las despedidas de los cuales se aprende mucho, gracias por las risas, las platicas serias y no tan serias, los aprendizajes, los cursos, en fin hay un millón de cosas por las cuales estar agradecida. 

Brindo por un mejor año para cada uno de los que caminaron conmigo este 2013, deseo que haya muchos nuevos caminos que recorrer juntos en el 2014, con muchas nuevas oportunidades y sobre todo ENTUSIASMO (La sílaba EN significa 'dentro de' o 'poseído'; y THEOS significa 'Dios'. Así que la palabra entusiasmo literalmente significa 'llevar a Dios dentro).

Y como decía San Francisco de Asis... que Dios me permita siempre ser un instrumento de paz.

Un abrazo con mucho cariño a todos los que leen estas publicaciones, lo agradezco profundamente!


30 diciembre 2013

16 preceptos

1.- No seas idólatra ni te ates a ninguna doctrina, teoría o ideología. Todos los sistemas de pensamiento son medios de guía; no son la verdad absoluta.

2.- No creas que el conocimiento que tienes en este momento es la verdad inmutable, absoluta. Evita ser de mentalidad estrecha y atarte a los puntos de vista presentes. Aprende y practica el desapego de los puntos de vista para estar abierto a recibir los puntos de vista de los demás. La verdad se encuentra en la vida y no meramente en el conocimiento conceptual. Prepárate para aprender a través de toda la vida y a observar la realidad en ti mismo y en el mundo en todo momento.

3.- No fuerces a los demás, ni siquiera a los niños, por ningún medio en absoluto, a adoptar tus puntos de vista, ya sea por autoridad, amenaza, dinero, propaganda o incluso educación. Sin embargo, por medio del diálogo compasivo, ayuda a los demás a renunciar al fanatismo y la estrechez.

4.- No evites el contacto con el sufrimiento ni cierres tus ojos ante el sufrimiento. No pierdas la conciencia de la existencia del sufrimiento en la vida del mundo. Encuentra maneras para estar con aquellos que están sufriendo por todos los medios, incluyendo el contacto personal y las visitas, imágenes, sonido. Por tales medios, despierta tú mismo y a los demás a la realidad del sufrimiento en el mundo.

5.- No acumules riqueza mientras millones están hambrientos. No tomes como el objetivo de tu vida a la fama, el provecho, la riqueza o el placer sensual. Vive simplemente y comparte el tiempo, la energía y los recursos materiales con quienes están en necesidad.

6.- No mantengas ira u odio. Tan pronto como surgen la ira y el odio, practica la meditación sobre la compasión para comprender profundamente a las personas que han causado ira y odio. Aprende a ver a los otros seres con los ojos de la compasión.

7.- No te pierdas en la dispersión y en el ambiente que te rodea. Aprende a practicar la respiración para recuperar la compostura del cuerpo y la mente, para practicar la atención, y para desarrollar la concentración y la comprensión.

8.- No pronuncies palabras que puedan crear discordia y causar ruptura en la comunidad. Haz todos los esfuerzos para reconciliar y resolver todos los conflictos, aunque sean pequeños.

9.- No digas cosas falsas por el bien del interés personal o para impresionar a las personas. No pronuncies palabras que causen desviación y odio. No difundas noticias que no sabes si son ciertas.

10.- No critiques o condenes cosas de las que no estás seguro. Habla siempre verdadera y constructivamente. Ten el valor de hablar sobre situaciones de injusticia, aun cuando hacerlo pueda amenazar tu propia seguridad.

11.- No uses a la comunidad para ganancia o provecho personal, ni transformes tu comunidad en un partido político. Una comunidad religiosa debe, sin embargo, tomar una actitud clara contra la opresión y la injusticia, y debe esforzarse por cambiar la situación sin engancharse en conflictos partidarios.

12.- No vivas con una vocación que sea dañina para los humanos y la naturaleza. No inviertas en compañías que priven a los demás de su oportunidad de vivir. Elige una vocación que ayude a realizar tu ideal de compasión.

13.- No mates. No permitas que otros maten. Encuentra todos los medios posibles para proteger la vida y prevenir la guerra.

14.- No poseas nada que debería pertenecer a los demás. Respeta la propiedad de los demás pero evita que los demás se enriquezcan con el sufrimiento humano o el sufrimiento de otros seres.

15.- No maltrates a tu cuerpo. Aprende a manejarlo con respeto. No veas a tu cuerpo sólo como un instrumento. Preserva las energías vitales (sexual, respiración, espíritu) para la realización del Camino. La expresión sexual no debería ocurrir sin amor y compromiso. En las relaciones sexuales, sé conciente del sufrimiento futuro que pueda causarse. Para preservar la felicidad de los demás, respeta los derechos y compromisos de los demás. Sé plenamente conciente de la responsabilidad de traer nuevas vidas al mundo. Medita sobre el mundo al cual estás trayendo nuevos seres.

16.-No creas que yo siento que sigo todos y cada uno de estos preceptos perfectamente. Sé que fallo de muchas maneras. Ninguno de nosotros puede cumplir plenamente cualquiera de ellos. Sin embargo, debo trabajar hacia una meta. Esta es mi meta. Ninguna palabra puede reemplazar a la práctica, sólo la práctica puede hacer a las palabras.

Thich Nhat Hanh
(El Arte del Poder)





27 diciembre 2013

Los regalos de la Incertidumbre

La única certeza en la vida es que la incertidumbre será tu constante compañera. Lo único que no cambia es el cambio mismo. Y ni siquiera podemos estar seguros de ello.

La incertidumbre no es negativa ni errónea - es el camino. La mente no puede conocer el futuro - sólo puede adivinar, imaginar, soñar. Todo lo que parece tan sólido se pone en duda, sin previo aviso. ¡Ni siquiera sabemos si vamos a despertar mañana! Nuestros seres queridos morirán. El éxito puede convertirse en fracaso de la noche a la mañana. Repentinamente, nuestras relaciones cambian de forma. Los absolutos se relativizan a sí mismos en un abrir y cerrar de ojos. Las estructuras familiares, las cosas que dábamos por sentadas, los imaginarios mañanas, los planes y esperanzas a las que nos aferramos son sumamente frágiles, y el trauma se esconde bajo la superficie de las cosas en este universo contingente. La tendencia, especialmente en Occidente, es dar la espalda a esta incertidumbre, distraernos, ser indiferentes y calmarnos a nosotros mismos, llamar a la mitad de la vida 'negativa' u 'obscura' y huir lo más rápido que podamos. ¡Trabajar más duro! Drogas, alcohol, internet, sexo, incluso la espiritualidad es utilizada para calmar nuestras ansiosas y divididas mentes.

Pero en el centro de la incertidumbre se encuentra una poderosa enseñanza espiritual: una enseñanza universal de dejar ir, de salir de la 'historia' de nuestras vidas y poner atención a este momento sagrado, descubrir aquello que siempre está presente, aquí y ahora, más allá de la certidumbre, más allá de la duda.

Tu inmutable presencia, la presencia de Dios, el sabor familiar de la vida misma, la íntima Certeza que siempre has buscado en el 'mundo', está siempre aquí, brillando espléndidamente, mientras todo en tu vida cambia, como debe ser. La calma en medio del caos.

Jeff Foster


26 diciembre 2013

Mi trabajo es creer...

Cuando Dios da una palabra puedes creerla con el alma porque su fidelidad nunca falla porque el no se limita a tomar las circunstancias que si el dijo que lo hará así será.
Mi trabajo es creer y caminar bajo la fe y el de Dios es hacerlo el tiene poder
Porque el no improvisa el siempre tiene un plan y aunque los tiempos no se presten con todo y eso el lo hará
Mi trabajo es creer y abrazarme a la fe el trabajo de Dios es hacerlo el sabrá disponer los tiempos
Mi trabajo es mantener la calma en lo duro de la circunstancia el trabajo de Dios es abrir las puertas
y romper murallas
Mi trabajo es creer.....
Cuando Dios esta retando a creer en su palabra a pesar de que en el HOY no vez nada es porque el conoce todo lo que viene en el mañana y si El dijo que lo hará así será
Mi trabajo es creer y caminar bajo la fe y el de Dios sera hacerlo el tiene todo el poder
Porque el no improvisa el siempre tiene un plan y aunque los tiempos no se presten con todo y eso el lo hará
Mi trabajo es creer y abrazarme a la fe el trabajo de Dios es hacerlo el sabrá disponer los tiempos
Mi trabajo es mantener la calma en lo duro de la circunstancia el trabajo de Dios es abrir las puertas
y romper murallas
Mi trabajo es creer...


24 diciembre 2013

Árbol de buenos deseos


Ríe
Perdona

Relájate

Pide ayuda

Haz un favor

Delega tareas

Expresa lo tuyo

Rompe un hábito

Haz una caminata

Sal a correr

Pinta un cuadro. Sonríe a tu hijo

Lee un buen libro. Canta en la ducha

Escucha a un amigo. Acepta un cumplido

Ayuda a un anciano. Cumple con tus promesas

Termina un proyecto deseado

Sé niño otra vez. Escucha la naturaleza

Muestra tu felicidad. Escribe en tu diario

Trátate como un amigo. Permítete equivocarte

Haz un álbum familiar. Date un baño prolongado

Por hoy no te preocupes. Deja que alguien te ayude

Mira una flor con atención. Pierde un poco de tiempo

Apaga el Televisor y conversa. Escucha tu música preferida

Aprende algo que siempre deseaste

Llama a tus amigos por teléfono. Haz un pequeño cambio en tu vida

Haz una lista de las cosas que haces bien. Ve a la biblioteca y escucha el silencio

Cierra los ojos e imagina las olas de la playa. Haz sentir bienvenido a alguien

Dile a las personas amadas cuanto las quieres. Dale el nombre a una estrella

Sabes que no estás solo.

Piensa en lo que tienes.

Hazte un regalo.

Planifica un viaje.

Respira profundo.
Cultiva el amor. Y...

sobretodo esto...

Da gracias a Dios.

20 diciembre 2013

Aceptación

Aceptación no significa decir siempre 'Sí' a todo.

Aceptación no es tolerar. Cuando toleramos algo, estamos pretendiendo tener un 'sí' cuando, en secreto, sentimos un 'no'. Pretendemos aceptar con el fin de parecer ser agradables, o amables, o positivos, que estamos en control, o que estamos iluminados.

En la aceptación no hay pretensiones. La aceptación significa vivir como un gigante SÍ hacia la vida, un SÍ que puede incluir tanto un honesto 'sí' como un honesto 'no'. Ya no decimos un 'sí' sólo para agradar a los demás, o para ocultar nuestras dudas, o para dar la impresión de ser decisivos o valientes. Ya no decimos 'no' desde un sentido de miedo o de deficiencia.

Hablando con la verdad, ambos, un 'no' y un 'sí' son expresiones de un infinitamente más grande SÍ a la vida. El pequeño 'no' y el pequeño 'sí' se convierten en celebraciones de ese ilimitado e ininterrumpible SÍ que somos, y siempre seremos.

Jeff Foster



19 diciembre 2013

No lo entiendas, vívelo

Te amo" - dijo el principito...
-"Yo también te quiero" - dijo la rosa.
-"No es lo mismo" - respondió él...
..."Amar es la confianza plena de que pase lo que pase vas a estar, no porque me debas nada, no con posesión egoísta, sino estar, en silenciosa compañía.
Amar es saber que no te cambia el tiempo, ni las tempestades, ni mis inviernos.
Amar es darte un lugar en mi corazón para que te quedes como padre, madre, hermano, hijo, amigo y saber que en el tuyo hay un lugar para mí.
Dar amor no agota el amor, por el contrario, lo aumenta. La manera de devolver tanto amor, es abrir el corazón y dejarse amar."
-"Ya entendí" - dijo la rosa.
-" No lo entiendas, vívelo" - agregó el Principito.


Antoine de Saint-Exupéry


13 diciembre 2013

Armonía

El que sufre antes de lo necesario sufre más de lo necesario. Séneca

Si uno cultiva su paz interior mediante la práctica de la acción correcta, sentirá tal grado de confianza que cualquier anticipación acerca de lo mal que pueden ir las cosas, será interpretada por su mente profunda como un pensamiento virus y su disolución será automática. La anticipación negativa de acontecimientos dolorosos genera sufrimiento en el presente de lo que, paradójicamente, puede suceder o no en el futuro ¿Acaso no es mejor pensar que cuando las cosas sucedan, dispondremos de las soluciones consiguientes? En realidad, antes de que suceda lo que uno teme, lo más probable es que alguno de los elementos implicados haya sufrido alguna modificación ¿Acaso no puede suceder también que cuando llegue el mañana, pueda incluso ya darnos igual lo que hoy nos atormenta?

Existen personas que tienen un cierto grado de adicción a vivirse en el problema. Sus mentes tienen el hábito de crearse tensión e incertidumbre acerca de lo que llega. Es muy frecuente que el programa mental de anticipación y victimismo de estos sujetos haya sido fotocopiado de alguno de sus progenitores. Un aspecto que, si bien ayuda a comprenderlos, no les exime del trabajo de instalar nuevos programas mentales. Para conseguir tal reorientación positiva, primeramente conviene devenir consciente de los momentos cotidianos en los que sale a la luz nuestra parte negativa y crítica. Seguidamente, es aconsejable cultivar la atención sostenida al trazado de nuevas opciones de pensamiento más profundas y expansivas. De otro modo, las ideas estériles, además de intoxicar al propio psicocuerpo y al medio ambiente, angustian y atormentan.

Un día un malicioso ilusionista hizo correr la voz de que sería capaz de enseñar a un burro a hablar. Su habilidad en la creación de rumores era tal, que pronto llegó a oídos del Rey semejante idea. Cuando se presentó ante la corte, juró y perjuró al propio Rey que sería capaz de enseñar a hablar a cualquier burro si tan sólo le concedía tres años viviendo en palacio. Ante tal planteamiento el monarca le dijo: -“de acuerdo, pero si no lo logras al finalizar el plazo fijado mandaré cortar tu cabeza”-. El ilusionista aceptó y entre dientes musitó: -“y en tres años de manjares y de buen vivir, ¿no se morirá antes el rey, el burro o yo?”-

Las estadísticas más recientes señalan que el 90% de los sufrimientos que el ser humano padece son generados por cosas que no han sucedido ni van a suceder. El hecho de aprender a erradicar tales pensamientos virus de la corriente mental supone el verdadero yoga de atención. Cuando la mente es invadida por semejantes ideas, el sujeto se ve obligado a mantener un constante estado de alerta. Se trata de una gimnasia mental que, sin duda, fulmina los pensamientos inútiles e indeseables y ayuda a conocer los entresijos de la propia mente. Esta práctica también propicia a relativizar el mundo de las ideas y posibilita un salto en la expansión de consciencia.

Es frecuente observar como muchas madres tildadas de “buenas” se anticipan a imaginar desgracias en sus hijos mayores cuando éstos se retrasan en llegar a casa. Cuidado con ese aspecto de algunos seres que se preocupan “tanto” por los demás, cuando afirman que lo hacen porque los quieren y “necesitan”. Tal vez, dichos vínculos, en la mayor parte de los casos, tienen que más que ver con patrones patológicos de dependencia que con relaciones de amor y convivencia. Los hechos que acontecen en la vida son totalmente neutros. En realidad, es nuestra mente la que interpreta y da significado positivo o negativo a las cosas que pasan. Desde tal perspectiva, aprender a pensar bien lo que sucede es una de las más valiosas competencias de la persona.



12 diciembre 2013

Regalos gratis de Navidad (y de siempre)

1. Sonrisas. Es un excelente regalo; según un estudio de la Clínica Mayo en Rochester, las personas optimistas viven más tiempo que las personas pesimistas.

2. Abrazos. El contacto físico al abrazar a alguien incrementa los niveles de la oxitocina, también llamada “hormona del amor.”

3. Besos. Besar mejora la autoestima y el estado anímico en general, además de fortalecer el sistema inmunológico.

4. Compartir (tiempo, palabras). Mejorar la salud emocional, ya que se liberan ideas y se satisfacen inquietudes.

5. Agradecer. Ser agradecido fortalece las relaciones, desarrolla una actitud positiva e incrementa la felicidad.


Como siempre, las mejores cosas de la vida son gratis. ¡Recupera el verdadero sentido de la Navidad, pasando tiempo y disfrutando la compañía de tus seres más queridos!


11 diciembre 2013

Enfócate

La Real Academia de la Lengua Española señala que el término “enfocar” se refiere a “dirigir un foco de luz sobre algo o alguien para iluminarlo”. Y eso es necesario en nuestra vida: enfocarnos, iluminar el camino encendiendo la luz de la reflexión sobre lo que realmente queremos. Despejar las tinieblas de la negatividad, la indiferencia, la falta de sueños, y enfocarnos en lo que realmente estamos llamados a ser, encaminarnos en nuestra misión de vida.

¿Cuántos empleados existen trabajando en una empresa que no les gusta? ¿Cuántas personas están casadas con alguien con quien no quieren estar? ¿Cuántas personas tienen sueños guardados que no se animan a cumplir?

Enfocarnos es sentarnos a platicar con nuestro ser interior para descubrir qué nos mueve y luchar por ello, aunque al resto del mundo le parezca imposible.

¡Todavía estás a tiempo! sea cual sea el tamaño de tu meta, ¡atrévete a cumplirla, enfócate en lo que siempre has deseado!


02 diciembre 2013

Me doy permiso

Me doy permiso para separarme de las personas que me maltratan, de las que me tratan con brusquedad, con presiones o con violencia. No acepto la brusquedad ni mucho menos la violencia, aunque vengan de mis padres, de mi pareja, de mis hijos o de cualquier persona. Los individuos bruscos o violentos, desde este mismo momento, quedan fuera de mi vida.

Soy un ser humano que trata con respeto y consideración a los demás. Por tanto, merezco también consideración y respeto.

Me doy permiso para dejar de ser considerado el alma de la fiesta, el que pone el entusiasmo en las situaciones. Ya no quiero ser la persona de la que depende el calor humano en el hogar, la que está dispuesta al diálogo para resolver los conflictos cuando los demás ni siquiera lo intentan.

No he nacido para entretener y para dar energía a los demás a costa de agotarme yo. Estoy harto de prodigar estímulos con tal de que continúen a mi lado.

Mi propia existencia, mi ser, es de por sí valioso. Si quieren continuar a mi lado tienen que aprender a valorarme. Con que cuenten con mi presencia, ya es suficiente: no tengo que agotarme haciendo cosas para que adviertan lo que valgo.

Me doy permiso para no tolerar exigencias desproporcionadas. No voy a cargar con responsabilidades que les corresponden a otros que se desentienden de sus compromisos.

Me doy permiso para no agotarme intentando ser una persona excelente. No soy perfecto ─¡nadie es perfecto!─ La perfección es fastidiosa.

Asumo plenamente mi derecho a defenderme, a rechazar la hostilidad ajena, a no ser tan correcto como quieren. Asumo, también, mi derecho a poner límites; a establecer barreras que me protejan de algunas personas, sin sentirme culpable. No he nacido para ser víctima de nadie.

Me doy permiso para ser inmune a los elogios y a las alabanzas desmesurados: las personas que se exceden con sus lisonjas son abrumadoras. Dan tanto, porque quieren recibir mucho más a cambio. Prefiero las relaciones menos densas. Quiero vivir con levedad, sin cargas ni demandas excesivas. Definitivamente, ¡no entro en su juego!

Me doy permiso para dejar de sufrir angustia esperando una llamada por teléfono, una palabra amable o un gesto de consideración. Me declaro una persona no adicta a la angustia.

La valoración, la aceptación y el aprecio que deben existir hacia mi persona, me los reservo. Soy yo quien me valoro, me acepto y me aprecio a mí mismo. No necesito que esas consideraciones vengan del exterior. No viviré encerrado o recluido en ninguna casa, ni limitaré mi vida a ese pequeño círculo de personas de las que quieren que dependa.

Me doy permiso para rechazar las ideas que me enseñaron en la infancia, intentando que me amoldara a los esquemas ajenos; ideas que me obligaban a ser un hombre sin fisuras, rígidamente irreprochable; es decir… ¡inhumano!

Me doy permiso para no estar al día en muchos asuntos de la vida: no necesito tanta información, tantos programas de computadora, tantas películas, tantos periódicos, tantos libros, tantas músicas. A partir de hoy decido no absorber ese exceso de información. Me doy permiso de no querer saberlo todo y de no aparentar que estoy informado de todo o de casi todo.

Me doy permiso también, de saborear las cosas de la vida que mi cuerpo y mi mente pueden asimilar con un ritmo tranquilo. Estoy decidido a profundizar en todo cuanto ya tengo y en todo lo que soy. Con esas pertenencias me basta y aún me sobra.

Y me doy el permiso más importante de todos: el de ser auténtico. No me impongo la obligación de soportar situaciones y convenciones sociales que agotan y fastidian, que disgustan y que no deseo. Ya no me esforzaré por ser complaciente. Si alguien intenta presionarme para que haga algo que mi cuerpo y mi mente no quieren hacer, me afirmo tranquila y firmemente diciendo que no. Acostumbrarse a decir «¡No!» es algo sencillo y liberador.

A partir de hoy elijo sólo lo que me da salud y vitalidad. Me siento más fuerte y más sereno cuando expreso mis decisiones como una forma de decir lo que quiero y lo que no quiero; y no como una forma de aceptar las elecciones que otros hacen. No me justificaré: si estoy alegre, lo estoy; si estoy menos alegre, lo estoy; si un día señalado del calendario es socialmente obligatorio sentirse feliz, yo estaré como me dé la gana.

Me doy permiso para estar en una forma en la que me sienta bien conmigo mismo y no como me ordenan las costumbres, las tradiciones o como quieren que me sienta los que me rodean. De aquí en adelante, lo normal y lo anormal que se manifieste en mis estados emocionales, lo establezco yo.

Joaquín Argente
(Me doy permiso para…)

30 noviembre 2013

Cerrar la puerta

Si andas por la vida dejando "puertas abiertas" por si acaso, nunca podrás desprenderte ni vivir lo de hoy con satisfacción. ¿Noviazgos o amistades que no clausuran?, ¿Posibilidades de regresar? (¿a qué?), ¿Necesidad de aclaraciones? , ¿Palabras que no se dijeron?, ¿Silencios que lo invadieron? Si puedes enfrentarlos ya y ahora, hazlo, si no, déjalos ir, cierra capítulos. Dite a ti mismo que no, que no vuelven. Pero no por orgullo ni soberbia, sino, porque tú ya no encajas allí en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en esa oficina, en ese oficio.

Tú ya no eres el mismo que fuiste hace dos días, hace tres meses, hace un año. Por lo tanto, no hay nada a qué volver. Cierra la puerta, da vuelta a la hoja, cierra el círculo. Ni tú serás el mismo, ni el entorno al que regresas será igual, porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático. Es salud mental, amor por ti mismo, desprender lo que ya no está en tu vida. Recuerda que nada ni nadie es indispensable. Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo. Nada es vital para vivir porque cuando tú viniste a este mundo, llegaste sin ese adhesivo.

Por lo tanto, es costumbre vivir pegado a él, y es un trabajo personal aprender a vivir sin él, sin el adhesivo humano o físico que hoy te duele dejar ir. Es un proceso de aprender a desprenderse y, humanamente se puede lograr, porque te repito: nada ni nadie nos es indispensable. Sólo es costumbre, apego, necesidad. Por eso cierra, clausura, limpia, tira, oxigena, despréndete, sacúdete, suéltate.

Paulo Coelho



29 noviembre 2013

El Jugo de Frutas del Ahora

Nada ni nadie, ninguna circunstancia externa o acontecimiento, ninguna palabra o hecho, tiene la capacidad de causarte sufrimiento. El sufrimiento es siempre tu propia resistencia interna hacia Cómo-son-las-cosas-en-este-momento, tu negativa oculta a experimentar lo que estás experimentando. El sufrimiento siempre se origina desde un NO hacia el Universo tal y como es, un NO a la vida con todo su dolor y con toda su gloria.

Pero recuerda, la aceptación no significa que renuncies a la posibilidad de cambios futuros. La aceptación no es pasividad, ni implica que te desentiendas de la vida. ¡Para nada! Un real, inteligente, compasivo, creativo y a menudo inesperado cambio surge de un lugar de absoluta alineación con Cómo-son-las-cosas-en-este-momento, un compromiso profundo e íntimo con este jugoso momento tal y como realmente es, sin importar que lo etiquetes como 'malo'.

¡Prepárate un jugo de este momento y bébetelo!...

Jeff Foster


28 noviembre 2013

La gratitud es más que mera cortesía

Reconocer que alguien ha hecho algo bueno por nosotros, aumenta la felicidad y el bienestar.

Desde que un niño es pequeño, por lo general su madre o cuidadora principal se preocupa de que aprenda a dar las gracias. Si has viajado a un país en el que hablan un idioma que no conoces, seguramente has experimentado lo útil que es aprender a dar las gracias en ese idioma desconocido, aunque no sepas decir nada más. Decir “gracias” abre las puertas y facilita el trato, aun con quienes pertenecen a culturas muy diferentes a la nuestra. Pero más allá de los buenos modales, ¿qué efecto tiene ser agradecido? La gratitud es la virtud que nos hace reconocer todo lo que hemos recibido, el filósofo francés André Comte-Sponville señala “que nadie es causa de sí mismo, ni (por lo tanto) de su alegría”[1].


La palabra gratitud proviene del latín gratus, que significa agradable, agradecido. El Diccionario de la Real Academia Española la define como: “Sentimiento que nos obliga a estimar el beneficio o favor que se nos ha hecho o ha querido hacer, y a corresponder a él de alguna manera”. La gratitud, por tanto, suscita una emoción placentera que me lleva a una acción en favor de mi bienhechor.

En el tratado que clasifica las fortalezas de carácter, Chris Peterson y Martin Seligman ubican a la gratitud dentro de la virtudes trascendentes, que son las que nos conectan con los otros seres humanos, con el universo y con Dios, y contribuyen a dar sentido a nuestras vidas.

Agradecer es reconocer


Como fortaleza de carácter, la gratitud es una sensación de reconocimiento y alegría en respuesta a haber recibido un regalo, ya sea un beneficio tangible por parte de una persona concreta o un momento de paz evocado por la belleza de la naturaleza. Hay un reconocimiento de haber recibido algo —que incluso puede ser el regalo haber sido librado de algún mal, es decir, de haber sido protegido— así como aprecio y reconocimiento del valor de ese don. “La gratitud”, dice André Comte-Sponville, “es la alegría de la memoria”. George Simmel, un importante sociólogo de principios del siglo XX, señaló que la gratitud es “la memoria moral de la humanidad”, pues “si todo agradecimiento fuera eliminado de repente, la sociedad, al menos como la conocemos, se desintegraría”. La gratitud tiene entonces una importante función de cohesión social.

La gratitud nos ayuda a centrarnos en la bondad del presente, es lo contrario de la nostalgia o añoranza del pasado y elimina la angustia por el futuro. La gratitud no es una emoción monolítica, sino que tiene varias dimensiones:


Puede variar en intensidad, que tan agradecido me siento de acuerdo a cierta circunstancia;
Puede variar en frecuencia, si me siento agradecido varias veces al día o sólo de vez en cuando en la semana;
Puede variar en rango, algunas personas se sienten agradecidas por numerosas circunstancias de su vida (familia, trabajo, salud), mientras que otras sólo agradecen un aspecto;
Puede variar en densidad, es decir, por el número de personas hacia las que siento agradecimiento.

Robert Emmons, uno de los investigadores más importantes del tema de la gratitud, señala que esta virtud está ligada a “una sensación de asombro, agradecimiento y aprecio por la vida”.  Sin una perspectiva amplia de la vida, es difícil reconocer cómo los otros contribuyen para hacerla mejor. La gratitud se facilita cuando existe capacidad de reflexión y contemplación, de saborear las experiencias positivas de la vida y la habilidad de renunciar a la autosuficiencia, para reconocer las contribuciones de otros a nuestros éxitos o nuestro bienestar. La gratitud hace más grande el gozo y la alegría.

Tomado de: http://cienciasdelafelicidad.mx/blog/la-gratitud-es-mas-que-mera-cortesia/

27 noviembre 2013

maestria de la vida

La vida es así. Así eligió Dios que fuese. La gente nace y se muere, se encuentra y se despide, se enferma y se cura, se entristece y se contenta, contempla la luna y el sol, duerme y despierta, trabaja y descansa, envejece, cambia…y eso no cambiará. Sólo podemos gozarlo o sufrirlo: esa es nuestra elección…y esto tampoco cambiará, porque es el Regalo más grande que hemos recibido. Uno maravilloso: Elegir.
Así que todo esto es así, no puede ser de otra manera…

¿Dónde está entonces la Maestría de Nuestra Vida?
La Maestría de Nuestra Vida está en lo que hacemos; porque sin importar el jardín en el que nos tocó vivir, las semillas que sembremos hoy serán los árboles que veremos mañana.

Debemos sembrar sólo lo que queremos ver crecer; porque las semillas son muy pequeñas al principio, pero muy grandes después. Así que tenle paciencia a Dios y tente paciencia tú mismo. Si te alejaste de tu casa dando mil pasos a la izquierda y quieres volver a ella: cambia de dirección, pero no esperes estar en ella con el primer paso que des para volver. No esperes que todo el miedo se disipe la primera vez que decides mostrar tu Amor. Pero sabe que ése primer paso es milagroso. Sabe que pronto verás la victoria. Sabe que con la seguridad con la que el día sigue a la noche, la desdicha se transformará en Felicidad.

Ten paciencia y disfruta el viaje. Porque cuanto más te acercas mejor te sientes. Cada vez que sonríes en vez de llorar Dios goza contigo. Así que aquí no importa lo que recibes, porque ya lo tienes todo.



25 noviembre 2013

Los objetivos y el camino

Si la vida tuviera un objetivo, las cosas no serían tan hermosas, porque un día llegarías al final y después todo sería sencillamente aburrido. La vida aborrece la monotonía. En cuanto alcanzas cierto estado, la vida te da otro objetivo. El horizonte no deja de aparecer delante tuyo, jamás lo alcanzas, siempre estás “en el camino”… a punto de llegar. Y si entiendes eso, la tensión en tu mente desaparece, porque la tensión está, justamente, en buscar constantemente un objetivo, en llegar a alguna parte.

La mente continuamente anhela una llegada, mientras que la vida es una continua partida y llegada… llegar, para volver a partir, y así. No tiene una finalidad. Nunca es perfecta, y ésa es su perfección. Es un proceso dinámico, no algo muerto y estático.

La vida no se halla estancada… fluye, fluye y no hay otra orilla. Cuando comprendes esto, comienzas a disfrutar del viaje en sí. Cada paso es una meta, y no hay un objetivo. Esta comprensión, una vez que se asienta en tu interior, te relaja. Entonces no hay tensión porque no hay lugar a dónde ir, salvo hacia ti mismo.



14 noviembre 2013

Amigos

La psicología positiva propone que uno de los cinco componentes del bienestar son las buenas relaciones. Si en este momento te preguntaras acerca de lo más importante en tu vida, lo más probable es que trajeras a tu mente a tu familia o a una persona cercana. De hecho, gran parte de las personas que buscan ayuda en terapia lo hacen después de que han tenido problemas en una relación cercana.




Chris Peterson, uno de los fundadores de la psicología positiva, lo resumía en una frase muy clara: “Las otras personas también cuentan”. Sin embargo, es común que dediquemos poco tiempo a la amistad o la familia. Los estudios, el trabajo, el tráfico, nos ocupan gran parte del día. Y cuando estamos con ellos, alguna pantalla distrae nuestra atención: el celular, una tableta, la televisión… La cercanía física no garantiza que realmente estemos juntos, pues nuestra mente está en otro lado.
Siempre necesitamos amigos



Comenzamos a tener amigos desde los 3 o 4 años; son los compañeros de juego. El tipo de amistades va cambiando con la edad. Entre el 80 y 90% de los adolescentes dicen tener amigos y distinguen entre un “buen” amigo y el mejor amigo. Los adultos tienden a hacer amigos en el trabajo. Los adultos mayores hacen también amigos; describen la amistad como una relación de apoyo: “nos hacemos favores”.

Es cierto que también existen los malos amigos, aquellos que no nos escuchan, compiten con nosotros y nos agotan. Son los que no respetan la reciprocidad que fundamenta toda buena amistad.

Hace unos años, Chris Peterson y Tracy Steen realizaron una investigación para poder definir que constituye a un buen amigo. Entrevistaron a 289 personas adultas, que habían ido a la universidad. El 97% de los entrevistados tenía un buen amigo. Los respondientes describieron a sus mejores amigos como confiables, honestos, leales y comprometidos. También dijeron que eran amables, cariñosos, juguetones y divertidos. Frecuentemente dijeron que su amigo “hacía salir la mejor versión de ellos mismos”. Pocas veces consideraron que para la amistad fuera importante la salud, el atractivo físico, el nivel socioeconómico, las habilidades, las ambiciones o logros.
¿Cómo son los buenos amigos?

Tom Rath es otro psicólogo positivo que también ha estudiado las relaciones. En su libro Vital Friends describe los ocho roles vitales de los amigos:


1) Constructor. Te apoya para que logres el éxito, te ayuda a usar tus fortalezas de manera productiva. No compite contigo.
2) Porrista. Anima y apoya. Celebra contigo tus éxitos. Te defiende a ti a y a lo que crees.
3) Colaborador. Tiene intereses y ambiciones similares a los tuyos. Con él te sientes en tierra conocida.
4) Compañero. Está ahí siempre, en todas las circunstancias. Arriesgaría la vida por ti.
5) Conector. Te ayuda a conocer nuevas personas, amplía tu red de relaciones.
6) Energizador. Es el amigo divertido; con él siempre te la pasas bien.
7) Revelador. Expande tus horizontes, hace buenas preguntas, amplía tu perspectiva.
8) Navegador. Sabe dar consejos y te ayuda a mantenerte en la dirección adecuada. Es la persona ideal para compartir metas y sueños.

¿A quienes de tus amigos identificas con estos roles? ¿Cómo eres tú como amigo? Si quieres fortalecer tus relaciones personales, conviene dedicarles tiempo y atención. Deja de mirar a las pantallas que te rodean y céntrate en la persona. Así podrán cultivar una relación de mutuo apoyo, confianza y cariño.

Tomado de http://cienciasdelafelicidad.mx/blog

13 noviembre 2013

El arte de estar solo

"La gente se apega, y cuanto más te apegas a la otra persona, más se asusta la otra persona, más ganas tiene de escapar, porque hay una gran necesidad interior de ser libres. El deseo de libertad es mucho mayor que cualquier otro deseo, es mucho más profundo que cualquier otro deseo. De ahí que uno pueda sacrificar incluso el amor, pero no pueda sacrificar la libertad, no forma parte de la naturaleza de las cosas. De ahí que la auténtica dicha sólo pueda ocurrir en tu soledad.

La soledad es un arte, todo el arte de la meditación. Estar completamente centrado en tu propio ser sin ansiar a la otra persona; estar en tal profundo reposo contigo mismo que no necesitas nada más, eso es la soledad. Te proporciona dicha eterna.

Si primero estás arraigado en tu ser y luego te diriges a una relación, el fenómeno es completamente distinto. En este caso puedes compartir, puedes amar y también puedes disfrutar este amor. Incluso cuando es momentáneo, puedes danzar, puedes bailar, y cuando desaparece, desaparece; no miras atrás. Eres capaz de crear otro amor, de modo que no hay necesidad de apegarse. Das gracias a tu amante, das gracias al amor que ya no está ahí porque te enriqueció y te proporcionó algunos atisbos de la vida, te hizo más maduro.

No obstante, esto sólo será posible si estás algo arraigado en tu ser. Si el amor es todo lo que tienes, sin ninguna base meditativa, sufrirás, cada relación amorosa tarde o temprano se convertirá en una pesadilla. Aprende el arte de estar solo, y dichosamente solo; entonces, todo será posible".


11 noviembre 2013

Hacia una sociedad más altruista

Este pasado mes de Septiembre fue publicado en francés el libro de 920 páginas en el que he estado trabajando intensamente por los últimos 5 años “Un Caso para el Altruismo" (Plaidoyer pour l’altruisme) (la edición en inglés está programada para Enero 2015).

La cooperación, escribió Martin Nowak, es "el arquitecto de la creatividad a través de la evolucion: desde las creaturas unicelulares hasta las multicelulares y desde los montículos de hormigas a pueblos y ciudades. Sin cooperación no puede haber ni construcción ni complejidad en la evolución".

Parece que, hoy en día, necesitamos pasar al siguiente nivel de cooperación para ser capaces de enfrentar los muchos retos de nuestros tiempos. Cada uno de estos retos tiene su temporalidad y prioridad. Una gran dificultad consiste en reconciliar las tres diferentes escalas de tiempo y los tres tipos de preocupaciones: La economía a corto plazo, la satisfacción de vida a mediano plazo y el medio ambiente a largo plazo.

La economía y finanzas están evolucionando a un ritmo acelerado. La satisfacción de vida se mide de manera proporcional a un proyecto de vida, una carrera, familia, generación y duración de una vida. La evolución del medio ambiente es medida en términos de milenia y eras pero el ritmo de velocidad en cuanto a cambios ambientales se ha acelerado considerablemente.

No debemos, sin embargo, renunciar a la idea de reconciliar estas tres escalas de tiempo. El altruísmo es el hilo conductor vital que puede enlazar y armonizar sus requerimientos. El altruísmo no es meramente un sentimiento noble, ni un ideal ingenuo sino, hoy más que nunca, algo necesario.

Si tenemos más consideración hacia los otros, no caeremos en especulaciones egoístas con los ahorros de aquellos que han confiado en nosotros.

Si tenemos más consideración hacia los otros, nos preocuparemos por la calidad de vida de aquellos que nos rodean y nos aseguraremos que su situación mejore.

Finalmente, si tenemos más consideración por las generaciones futuras, no sacrificaremos ciegamente este mundo que habremos que heredarles en pos de nuestros gustos y deseos de corto plazo.

El altruísmo es por tanto, nuestra clave para sobrevivir y el factor determinante de la calidad de nuestra existencia actual y futura. Debemos tener la perspicacia para reconocerlo y la audacia para decirlo.

En su esencia, el altruísmo es un “estado mental benevolente”, que consiste en la preocupación por el destino de aquellos que nos rodean y deséandoles el bien, fortalecido por nuestra determinación de actuar para su beneficio. El “valorar a los otros” es el estado mental fundamental para la generación del altruísmo. Cuando estamos en nuestra zona de comfort mental, se expresa a si mismo como benevolencia hacia cualquiera que pueda acercase al campo de la atención de uno y se traduce como buenos deseos, prestanza y voluntad. Como ha sido demostrado por el psicólogo Danuel Batson, cuando se percibe una necesitad en los otros, desarrollamos rapidamente una preocupación empática que trae consigo la urgencia de satisfacer esa necesidad. Cuando la necesidad se relaciona con el deseo de ser feliz, el valorar a los demás y la benevolencia darán cabida a la realización de esta aspiración. Cuando la necesidad está relecionada con el sufrimiento, el valorar a los demás y la compasión nos llevará a querer remediar su sufrimiento y sus causas.

A nivel individual, la colaboración entre los neurocientíficos y los contemplativos han demostrado que el altruísmo y la compasión son herramientas que pueden ser cultivadas a través de un entrenamiento. Estos estudios han distinguido las diferencias entre empatía (la facultad de resonar con los sentimientos de otros), el amor-bondadoso (el deseo que otros puedan ser felices) y la compasión (el deseo que puedan estar libres dels ufrimiento).

A nivel de sociedad, las investigaciones en este campo de la evolución cultural también han demostrado que los valores culturales humanos pueden cambiar más rapidamente que nuestros genes y traer consigo una transformación importante en nuestras sociedades.

¿Cómo podemos provocar un cambio hacia una cultura más compasiva y altruísta? Primero necesitamos reconocer la importancia del altruísmo. Luego tenemos que cultivarla a nivel individual y desde ahí detonar los cambios culturales. Las culturas y los individuos se moldean mutuamente tanto como dos cuchillos se pueden usar para afilarse uno al otro.

Matthieu Ricard (2013)
(Plaidoyer pourl’altruisme. Nil Editions)


02 noviembre 2013

Presencia eterna

Amigo, cuando te sientas destrozado, perdido, lejos de casa, cuando estar alineado parezca algo completamente lejano y las palabras de los sabios se asemejen más bien un cuento de hadas, cuando sientas que las respuestas no llegan y que las dudas te consumen como el fuego...

Detente. Respira. Recuerda, nada está saliendo 'mal'. Un sueño está muriendo, eso es todo, un sueño de segunda mano acerca de cómo 'debería' ser este momento...

Cuando todo ese desorden llame tu atención, cuando las dudas entonen su loca melodía, cuando las historias se dejen venir como cascadas, recuerda que esa misma nostalgia que tratas de eliminar te está realmente invitando hacia tu verdadero Hogar, al Aquí y al Ahora, lejos de todos los 'hogares' terrenales.

Un problema es algo que anhela tu dulce atención. Una crisis es un momento decisivo. La enfermedad es una invitación a un profundo descanso y a la liberación. Un trauma es la invitación a ese tipo de aceptación que nunca antes imaginaste. Esas dudas que te carcomen son explosiones de la suprema inteligencia, haciéndote un llamado para que confíes profundamente en tu propia experiencia de primera mano, es un llamado para que te dejes caer en el constante abrazo de lo Desconocido.

Aún cuando todo parezca ir mal, detente, toma un respiro y recuerda que nada puede salir 'mal' en el inmenso campo de tu presencia eterna.

Jeff Foster




31 octubre 2013

Coraje

Muchas pequeñas derrotas conducen a la gran victoria. -Chuang Tzu

El mayor coraje que una persona puede expresar, ocurre cuando, tras sufrir una gran derrota, mantiene en alza su nivel de autoestima. Cuando el ser humano no permite que el error o el fracaso quiebren su ánimo y fortaleza, está haciendo gala de un íntimo coraje que le posibilitará reflexiones competentes e inspirados ajustes para oportunidades venideras. Tal vez, para ganar y conservar la sensatez y la templanza haya que aprender previamente a perder.

La verdadera victoria no está en el resultado cuantificable a corto plazo sino en el aprendizaje obtenido. En realidad, el gran propósito que resume todos los pequeños objetivos de la vida se centra en evolucionar y crecer como seres con alma. La derrota no existe, ya que todos los acontecimientos con aroma de frustración que uno experimente, suponen enseñanzas. La finalidad del laberinto iniciático que recorre el ser humano en la vida, consiste en desarrollar el conocimiento del sí mismo y expandir ad infinitum la consciencia.

No hay derrotas, hay tan sólo experiencias que señalan el camino que se nos invita a recorrer con sus luces y sus sombras. El gran objetivo es devenir lo suficientemente lúcidos como para aprender de los errores mientras recorremos la existencia. No hay culpas ni castigos, sino una totalizadora u holística interacción del Universo entre las redes que tejen el destino de cada persona. Cuando alguien siente frustración porque no le es concedido un trabajo al que opta, puede tener la tentación de “tirar la toalla” y olvidar que nada es casual. El que cree en sí mismo sabe que hay un lugar en el mundo para él, sabe que la vida le depara un proceso que, más largo o más corto, vivenciará con todas las sinuosidades emocionales que conlleva.

“La perseverancia trae ventura” dijo el I-Ching hace 4.000 años. Un Principio que ya fue captado por los antiguos filósofos chinos al primar la perseverancia como una capacidad de la inteligencia. Cuando uno persevera, observa los errores pasados y registra eficazmente las propias acciones que rechaza. El control de la ansiedad anticipativa comienza por el aprender a amar la acción por la acción, independientemente del resultado. Cada paso, cada movimiento, cada gesto, por pequeño y funcional que éste sea, supone un fin en sí mismo y merece toda nuestra atención y consciencia.

La victoria final es uno mismo. La Victoria de las victorias supone integrar la experiencia vivida en un núcleo consciente de apertura. Somos mucho más que una noria de ilusiones y decepciones. Somos Luz en plena amnesia de opacidad que, a lo largo de la vida, misteriosamente, deviene consciente de sí misma. El camino es largo y a la vez corto, ya que en última instancia no hay nada que buscar porque uno ya es lo que busca. ¿Por qué no nos lo creemos? El Gran Olvido forma parte del juego del vivir que, en cierto modo, es el juego de recordar. Cuando la cortina de niebla comienza a retirarse, uno comprende que el mundo es perfecto tal cual es, incluidos nuestros deseos de cambiarlo. Y en realidad, cuando uno mira la campaña de la vida ya vivida, sabe que pase lo que pase, en el fondo de sí mismo, sabe nunca ha pasado nada.

Tal vez una mañana no muy lejana, al abrir nuestros ojos, sintamos que hemos despertado de algo más que del sueño habitual de cada noche. Tal vez sintamos que, de pronto, hemos despertado del gran sueño del yo separado. Uno entonces comprende que está inmerso en la gran aventura de la conciencia cuyo despertar es la verdadera victoria.




28 octubre 2013

Mujer completa

Que nadie haya sido tan afortunado de darse cuenta de la mina de oro que tú eres, no significa que brilles menos.
Que nadie haya sido lo suficientemente inteligente como para darse cuenta que mereces estar en la cima, no te detiene para lograrlo.
Que nadie se haya presentado aún para compartir tu vida, no significa que ese día esté lejos.
Que nadie haya venido a alejar la soledad con su amor, no significa que debas conformarte con lo que sea.
Que nadie te haya amado con esa clase de amor que has soñado, no quiere decir que tengas que conformarte con menos.
Que aún no hayas recogido las mejores cosas de la vida, no significa que la vida sea injusta.
Que Dios esté pensando en un hermoso príncipe para ti, no significa que tú no seas ya reina.
Sólo porque la situación no parece estar progresando por ahora, no significa que necesites cambiar nada. Sigue brillando, sigue corriendo, sigue esperando, sigue viviendo, sigue siendo exactamente como tú eres: ¡Una mujer completa!

La falta de amor y reconocimiento en las mujeres, como así también la falta de valorización y agradecimiento, de cariño, y de otras ternuras y gestos, nos hace sentir poco valiosas, poco importantes…
Pero la falta de pareja en la mujer hace que sienta como que no vale lo suficiente para tenerla, entonces su autoestima se ve día a día lastimada y deja de reconocerse como una gran mujer, para sentirse sola y hasta incluso abandonada…
Siente por momentos que la felicidad del gran amor no es posible, y en esa confusión, en un determinado momento, se prepara para seguir estando sola toda la vida… Y no es así, todo llega en el momento justo, ni antes ni después.

Todo se logra, pero es importante aprender a quererse, a asumirse y a sentirse bien con una misma.
Si logramos estar bien en soledad, si una a una todas las partes de nuestro cuerpo crean una armonía perfecta, si dejamos de lado ciertas obsesiones para dar paso a la vida, y no esperamos, sólo nos dejamos llevar y no buscamos, sólo abrimos el corazón y el alma dispuestas a dar lo mejor de nosotras…Todo parece se encuentra sin ninguna explicación lógica… porque sí… porque se dio… Porque de pronto alguien detuvo la mirada en nosotras y en esos ojos vimos un camino por el que transitaríamos nosotros… los dos…luego.

No somos menos si estamos sin un compañero…tal vez podríamos tener muchos y no ser felices con ninguno.
No somos menos porque en este momento estemos sin pareja, o por que un hombre nos abandonó…
No somos menos si habiendo amado mucho, un hombre no supo valorar ese amor.

Claro que no somos menos, somos importantes en la vida, en la lucha diaria, en el abrazo, sólo merecemos amores de verdad, de aquellos que nos contienen, que nos respetan, que nos llevan de la mano, pero que siempre y en todo momento nos permiten ser, sentir y crecer…

Hay diferentes tipos de amor que muchas veces no lo son, parecen serlo pero nada más.
Hay personas que tienen pareja pero se sienten tan solas y vacías como si no las tuvieran.
Hay otras que por no esperar deciden caminar al lado de alguien equivocado, y en su egoísmo no permite que ese alguien se aleje, aun sabiendo que no le hace feliz.
Hay personas que sostienen matrimonios o noviazgos ya destruidos, por el simple hecho de pensar que estar solos es difícil e inaceptable.
Hay personas que deciden ocupar un segundo lugar tratando de llegar al primero, pero ese viaje es duro, incómodo y nos llena de dolor y abandono.

Pero hay otras personas que están solas y viven y brillan y se entregan a la vida de la mejor manera. Personas que no se apagan, al contrario, cada día se encienden más y más. Personas que aprenden a disfrutar de la soledad por que las ayuda a acercarse a sí mismas, a crecer y a fortalecer su interior. Esas personas son las que un día sin saber el momento exacto ni el por qué se encuentran al lado del que las ama con verdadero amor y se enamoran de una forma maravillosa.

Una mujer completa no necesita muletas, vive y se entrega día a día, y cuando se enamora se entrega a ese amor sin dejar de ser ella misma".

Madre Teresa de Calcuta


25 octubre 2013

Lo que eres se refleja en todas partes

"... cuando estás lleno de paz, todos se comportarán de manera diferente contigo. Serán más cariñosos y más amables, menos duros, más abiertos, más íntimos. Hay un imán. La paz es el imán. Cuando tienes paz, la gente se acerca más a ti; cuando estás alterado, todos se sienten repelidos. Y éste es un fenómeno tan físico que lo puedes observar fácilmente. Siempre que estés en paz notarás que todos quieren estar más cerca de ti, porque esa paz se irradia, se vuelve una vibración en torno a ti. Hay círculos de paz a tu alrededor, y todos los que se acercan quieren estar aún más cerca de ti; igual que quieres ponerte bajo la sombra de un árbol y relajarte allí.

Una persona que tiene paz interna tiene una sombra a su alrededor. Dondequiera que va, todos quisieran estar más cerca de él, abiertos, confiados. Una persona que tiene agitación, conflicto, angustia, ansiedad, tensión internos, repele a la gente. Todos los que se acercan se asustan. Eres peligroso. Estar cerca de ti es peligroso, porque darás lo que tienes. Estás dándolo constantemente. De modo que puede que quieras amar a alguien, pero si estás muy alterado por dentro, incluso tu amante se sentirá repelido y querrá escaparse de ti, porque agotarás su energía y no se sentirá feliz contigo. Y siempre que te vayas, le dejarás cansado, agotado, porque no tienes una fuente vivificadora, sino una energía destructiva dentro de ti.
Así es que no sólo te sentirás diferente, los demás también sentirán que eres diferente.
Todo tu estilo de vida puede cambiar si te acercas un poco más al centro... y todo el punto de vista y todos los resultados. Si estás en paz, el mundo entero se vuelve pacífico para ti. Es sólo un reflejo. Lo que eres se refleja en todas partes. Todo el mundo se vuelve un espejo".

Osho


24 octubre 2013

El héroe del metro

El 2 de enero del 2007, un hombre de unos veinte años llamado Cameron Hollopeter, esperaba un tren en la estación del metro en la ciudad de Nueva York cuando sufrió un ataque. Cayó de la plataforma a los rieles justo cuando un tren aceleraba hacia la estación.

De pie cerca estaba un trabajador de la construcción y veterano de la armada de 50 años, llamado Wesley Autrey, quien se encontraba esperando su propio tren, preparándose para llevar a sus dos hijas al hogar después del trabajo.

Cuando Autrey vio al joven convulsionar y colapsar súbitamente corrió al borde de la plataforma de donde había caído el joven y rápidamente valoro la situación. Podía ver las luces del tren conforme se acercaba rápidamente a la estación así que saltó sobre los rieles. Rápidamente acomodo al joven entre los rieles y se lanzó sobre él para controlar sus convulsiones al tiempo que oraba para que hubiera suficiente espacio entre ellos y el tren que pasaría por encima, ya que este iba demasiado rápido para detenerse a tiempo, aunque el conductor lo intentara.

Cinco vagones pasaron sobre ellos antes de que el tren se detuviera. Los vagones siseaban tan cerca de la cabeza de Autrey que dejaron un surco de grasa sobre su gorra. Cuando se dio cuenta de que ambos estaban bien, grito a los sorprendidos pasajeros de pie sobre la plataforma del metro.

“Estamos bien aquí, Pero tengo dos hijas allí. Díganles que su padre está bien”. El aplauso estalló mientras los testigos se maravillaban por el acto de valentía y amor que presenciaron.

Bajo el tren el joven que había sido salvado preguntó: “¿Estoy muerto?”
“No, estamos bajo el tren”, replicó Autrey y entonces pellizco a Hollopeter y le dijo “¿Sientes que te estoy tocando? Estamos muy vivos”.


La acción decidida y valiente de Wesley Autrey salvó a vida del joven y lo hizo famoso. Sin embargo, ante las preguntas de la prensa respondió diciendo “que no había sido nada”. Todos sentiríamos temor ante una situación de esta naturaleza, e incluso muchos se paralizarían y nadie los culparía por no haber hecho nada por salvar a otro ser humano.

Autrey se sobrepuso a su temor e hizo algo heroico. Yo no sé usted, pero para mí ser valiente es una oportunidad que todos tenemos diariamente, pero que a menudo dejamos que se apague por vivir seguros en nuestras zonas de comodidad y desamor.

Hoy hay toda clase de trenes rápidos viniendo hacia nosotros, todo tipo de caos, toda clase de historias inconclusas. No estamos en el mundo solo para nacer, crecer y morir. Dios no nos puso en este mundo para retirarnos de la vida y esperar su regreso escondidos en una iglesia o un monasterio. Estamos aquí para dejar huella, hacer una diferencia, abrazar la vida que Dios nos ha prestado, aprovecharla para hacer lo correcto, para amar, para perdonar y poder algún día dar cuentas ante un Dios justo y amoroso.

No nos encojamos de hombros, no seamos simplemente testigos en la plataforma del tren, venzamos nuestros miedos.  Hagamos como Autrey, saltemos. Hagamos la única cosa a la que fuimos llamados “Amar como los he amado”.

Una vida sin amor no vale la pena vivirse

Todos podemos ser héroes. No por la fama que pueda acompañar un acto heroico, sino por aprovechar nuestras vidas para hacer lo correcto y amar como Dios nos amo. No piense en los grandes actos de valor. Empieza por los pequeños e incondicionales actos de amor que lenta pero consistentemente cambian las vidas de quienes nos rodean diariamente. Sonríe, saluda, escucha, apoya, ama, perdona.

Recuerda todos podemos ser héroes.


23 octubre 2013

Lo intangible, el amor, altera lo tangible

La fuerza más grande del universo es invisible e impalpable.

La primera vez que Ulay vio a Marina ella estaba desnuda en público y se dibujaba con una cuchilla un símbolo comunista en su vientre. Era 1976, en Amsterdam. Fue más que un amor a primera vista. Ella era serbia, él alemán. Ambos nacieron un 30 de noviembre de años distintos. Se dedicaban, de alma, a hacer performances locas y marginales. A los dos les interesaban los humanos. Comprometidos íntimamente con lo simbólico, cuando su relación se acercaba al final, realizaron una última performance titulada Los amantes: Marina y Ulay empezaron por separado a caminar en los dos extremos de la Gran Muralla China. Después de una larga caminata, se abrazaron y dejaron de verse durante 23 años.

Muchos años después ella expuso en el MoMa y presentó su muestra “‘El artista está presente”, donde tenía que mirar durante un minuto, en silencio, a todos los que se sentaban frente a ella. Siguiendo con los símbolos inalterables, demostraron cómo el amor, cuando es real, no puede ocultarse, ni destruirse por el paso del tiempo. Vean, por favor, este video que muestra cómo las miradas con amor son eternas a través de los años. El vinculo emocional entre dos seres humanos, trasciende las ideologías, las religiones, las filosofías, las geografías. El espacio y el tiempo. Es infinito. Porque el amor es la fuerza más poderosa del universo y porque el amor todo lo puede, esto es, queridos amigos, lo que pasó entre él y ella cuando Ulay llegó:



22 octubre 2013

Si pudieras

Si pudieras ver más allá de lo que miran tus ojos
Comprender que tus meses son peldaños
Los días, eslabones de las horas
Y tus años la suma de pensamientos y emociones

Si pudieras darte cuenta de las realidades encontradas
Regalarle sonrisas a la ausencia
Lograr que tus lágrimas sean fecundas
Y tus noches luminarias del sendero

Si pudieras soltar lo que en apariencia te sostiene
Despedirte de las cosas que nunca llegaron
Pensar en libertades, no en barreras
Y tratar de vislumbrar un nuevo horizonte

Si pudieras abrazar el desencanto
Celebrar la divergencia
Reír en la tormenta
Y jugar de vez en cuando

Si pudieras recostarte en la hierba
Disfrutar el milagro de la naturaleza
Desarrollar un renovado amor por el ser humano
Y permitir que tu alma siga buscando al Creador

La agitación daría pasó al sosiego
Las desilusiones migrarían hacia el olvido
Las pérdidas serían inversiones a futuro
Y la depresión caería presa de la esperanza

“Te aseguro que si tuvieras fe… ¡nada te sería imposible"




17 octubre 2013

El estrés

El estrés es esa tensión que se da entre 'lo que es' en este momento y tu imagen acerca de lo que este momento debería ser. El estrés es un enfoque que se reduce a una lista mental de 'cosas por hacer', una carga imaginaria de 'todos los pendientes por resolver'. El estrés siempre implica pensar en el futuro. Cuando cambiamos nuestro enfoque de lo que no está presente a lo que sí está presente, cuando cambiamos nuestro estado de 'limitación' para reconocer lo que hay aquí en abundancia; cuando en lugar de querer completar una aparente lista de asuntos interminables, hacemos lo que tenemos que hacer con toda nuestra atención, con toda nuestra pasión, las listas se resuelven sin esfuerzo, sin estrés, e incluso si no lo hacen, las soluciones creativas llegarán oportunamente. Relájate. Tú no eres el hacedor.

Jeff Foster


10 octubre 2013

Llamar a las cosas que no son como si fueran

Este principio es poderoso para alcanzar las cosas que deseamos obtener en el futuro.

No trabajes de acuerdo a lo que ganas, trabaja de acuerdo a lo que quieres ganar.

No trabajes de acuerdo a la posición que ocupas, trabaja de acuerdo a la posición que quieres ocupar.   No te comportes de acuerdo a lo que eres, compórtate de acuerdo a lo que quieres ser.

No te desempeñes de acuerdo al negocio que tienes, desempeñate de acuerdo al negocio que deseas tener.

Porque si actúas de acuerdo a lo que recibes, ¿por qué deberías recibir más? No te olvides que primero se siembra y después se cosecha.

Hay personas que dicen: “Cuando me paguen más, voy a trabajar mejor”.  Cuando en realidad uno debe trabajar mejor, para que le paguen más.

Para que un jugador de fútbol juegue en la Selección Nacional, primero debe jugar bien en el club de su barrio, porque si no juega bien en el club de su barrio, nunca estará en la Selección Nacional.

Para recibir más, primero uno debe hacer más, por eso la Biblia enseña que debemos llamar a las cosas que no son como si fueran, y actuar en consecuencia. (“Y llama las cosas que no son, como si fuesen”  Romanos 4:17b)

Daniel González


09 octubre 2013

Senderos

Yang Dse era un maestro muy sabio. Uno de sus vecinos perdió una oveja y no sólo envió a todos sus sirvientes a buscarla, sino que le rogó al maestro le cediera el suyo para colaborar en la búsqueda. El maestro preguntó:
—¿Pero no le basta con todos sus sirvientes para buscar una simple oveja?
El vecino repuso:
—Es que hay muchos senderos y es muy difícil saber cuál ha tomado.
Durante muchas horas se buscó a la oveja, pero sin ningún resultado positivo. El vecino regresó desolado y el maestro Yang Dse preguntó si habían encontrado al animal.
—Imposible —dijo apenado el vecino—. Hay demasiados senderos. Como un sendero nos llevaba a otro, y así sucesivamente, ya no supimos ni cuál tomar. Hemos fracasado en la búsqueda.

El maestro permaneció muy pensativo y silencioso durante horas, sin que sus discípulos comprendieran por qué. Todos estaban extrañados. ¿Por qué esa rara actitud de su maestro?
Pero había un lúcido hombre llamado Sindu Dse, que explicó:
—No os extrañe la actitud de silencio y grave seriedad que ha tomado el gran maestro Yang Dse. 

Habéis comprobado que cuando hay demasiados senderos, conduciendo unos a otros, no hay manera de encontrar ni siquiera una oveja. El maestro se ha quedado pensativo dándose cuenta de que muchos discípulos se dedican a demasiadas cosas y siguen así muchos senderos, perdiendo su tiempo y su meta.


Leyenda de China.



01 octubre 2013

El cambio comienza por ti

¿Quieres adelgazar? Tú primero. No tienes por qué comprar productos procesados ni comer papas fritas cada vez que quedas con tus amigos. Camina más.

¿Quieres una sociedad más ecológica? Tú primero. Recicla, reduce, come mejor, escoge bien tus compras.

¿Quieres que no haya tanto tráfico? Tú primero: deja el coche, sal del tráfico. Tú también generas la caravana, como el resto de vehículos. Si no quieres caravana, no la provoques. Ve en bici o metro.

¿Quieres mejores noticias? Tú primero. No te enganches con el periódico, comunícate más con los demás, cuenta cosas agradables.

¿Quieres que dejen de emitir telebasura? Tú eres el primero. Deja de verla.

¿Quieres que bajen los precios? Tú primero. No compres a cualquier precio. El consumidor pone el precio de los productos y su poder es infinito.

¿Quieres que tus hijos lean más? Tú eres el primero. Apaga la TV y lee más, lee solo, lee con los demás, a los demás, pide a los demás que te lean.

¿Quieres que la gente te conozca? Tú primero. Trata de conocer a más gente, interésate por ellos.

¿Quieres más alegría en el mundo? Tú primero. ¡Sonríe!

¿Quieres más amor? Tú eres el primero. Quiérete más a ti mismo y quiere más a los demás. No tengas miedo de mostrar tus emociones.


30 septiembre 2013

La tristeza

La tristeza puede convertirse en una experiencia tremendamente enriquecedora. Has de trabajarla. Es muy fácil escapar de tu tristeza. Todas las relaciones son, generalmente, formas de escapar de ella; procuras evitarla. Y siempre está ahí, oculta… la corriente continúa. Incluso emerge en numerosas ocasiones en tus relaciones. Entonces tratas de arrojar la responsabilidad sobre el otro, pero eso no es lo que ocurre. Es tu tristeza, tu soledad; aún no la conoces, y por tanto una y otra vez emergerá.

Puedes escapar de ella trabajando, puedes escapar de ella estando ocupado, con tus relaciones, con la sociedad, con esto y lo otro, viajando, pero no desaparecerá porque forma parte de tu ser. Todos nacemos solos; estamos en el mundo, pero solos; nacemos a través de nuestros padres, pero estamos solos. Y todos morimos en soledad; salimos de este mundo solos. Y entre esas dos soledades, nos engañamos. Está bien acumular valor y adentrarte en esta soledad. Por muy difícil y duro que resulte al principio, te compensará enormemente. Una vez que la conozcas, una vez que la disfrutes, una vez que la percibas, no como soledad, sino como silencio, una vez que comprendas que no hay escapatoria, te relajarás.

No puedes remediarlo, de modo que, ¿por qué no disfrutar de ella? ¿por qué no entrar en sus profundidades y saborearla, descubrir qué es? ¿Por qué tienes miedo innecesariamente? Está ahí y es una realidad; es existencial, no accidental. ¿Por qué no conocerla? ¿Por qué no entras en ella y descubres qué es?

Siempre que te sientas triste, siéntate en silencio y deja que esa tristeza te invada; no trates de escapar de ella. Siéntete lo más triste que puedas. No la evites.

Recuerda ésto. Llora al máximo, tírate por el suelo, revuélcate… y deja que desaparezca por sí misma. No la expulses; se irá, porque nada permanece para siempre.

Cuando se vaya, te sentirás descargado, absolutamente aliviado, como si toda fuerza de gravedad hubiera desaparecido y pudieras volar, sin peso alguno. Es el momento de entrar en ti mismo. Primero, ábrete a la tristeza. Corrientemente, no te abres a ella; buscas sistemas para poder fijarte en otras cosas; vas al restaurante, te reúnes con amigos, lees un libro o vas al cine, o tocas la guitarra; haces algo para poder sumirte en ello y distraer tu atención.

Has de recordar esto : Cuando te sientas triste, no te pierdas la oportunidad. Cierra las puertas, siéntate y siéntete tan triste como puedas, como si el mundo entero fuera un infierno. Sumérgete en ella, profundiza en ella. Deja que cualquier pensamiento de tristeza te invada, deja que la emoción te agite. Y llora, gime, exprésate… en voz alta… no tienes por qué preocuparte.

En primer lugar, vive esa tristeza durante unos días, y cuando la tristeza desaparezca te sentirás muy calmado, tranquilo, como tras una tormenta. En ese momento siéntate en silencio y disfruta del silencio que está apareciendo en ti. No lo has provocado; te abriste a la tristeza. Cuando la tristeza desaparece, en ese espacio, surge el silencio.

El ser humano todavía no aprende a conocer las bellezas de la soledad. Siempre está ansiosamente buscando estar con alguién…para olvidarse de que esta solo…nació solo, morirá solo y, no importa lo que haga, vive solo. La soledad es algo tan esencial a su ser que no hay manera de evitarla. Todos los esfuerzos….fallaron y fallarán porque son contrarios a los fundamentos de la vida….es necesario tornarse consciente de la soledad. Y es tan lindo sentirla porque te libera de la multitud, del otro. Soledad significa simplemente ser completo. Tú eres entero, no necesitas a nadie para completarte. Así, intenta descubrir tu centro más profundo donde siempre estuviste solo y tan lleno, tan completo y tan desbordante con todas las savias de la existencia que, habiendo probado tu soledad, el dolor del corazón desaparecerá siendo reemplazado por un nuevo ritmo de inmensa suavidad, paz, alegría y bienaventuranza. Esto no significa que una persona centrada en su soledad no pueda hacer amigos. En realidad sólo ella puede hacer amistades, porque ahora eso no es mas una necesidad, es simplemente un compartir.

Osho.


26 septiembre 2013

El mar

Se trataba de un hombre que nunca había tenido ocasión de ver el mar.

Vivía en un pueblo del interior de la India. Una idea se había instalado con fijeza en su mente: “No podía morir sin ver el mar”. Para ahorrar algún dinero y poder viajar hasta la costa, tomó otro trabajo además del suyo habitual. Ahorraba todo aquello que podía y suspiraba porque llegase el día de poder estar ante el mar.

Fueron años difíciles. Por fin, ahorró lo suficiente para hacer el viaje. Tomó un tren que le llevó hasta las cercanías del mar. Se sentía entusiasmado y gozoso. Llegó hasta la playa y observó el maravilloso espectáculo. ¡Qué olas tan mansas! ¡Qué espuma tan hermosa! ¡Qué agua tan bella! Se acercó hasta el agua, cogió una poca con la mano y se la llevó a los labios para degustarla. Entonces, muy desencantado y abatido, pensó: “!Qué pena que pueda saber tan mal con lo hermosa que es!”

Por ignorancia, cuando tus expectativas no son satisfechas, te desencantas. El ser liberado sólo espera aquello que ocurre.


Leyenda de India.


23 septiembre 2013

13 consejos que contribuyen a alcanzar la felicidad

La felicidad es el anhelo de cualquier persona, pero muchas veces no se sabe cómo alcanzarla.

Por esto, la Universidad de Harvard diseñó un curso que ayuda a conseguir ese estado, cátedra que se ha convertido en una de las más populares de esa prestigiosa casa de estudios.  La clase se llama “Mayor felicidad” y es dictada por Tal Ben-Shahar, un israelí experto en psicología positiva. A pesar de ser un curso electivo, cada semestre 1.400 alumnos de diferentes carreras se inscriben en él.

La cátedra está fundamentada en encuestas y estudios de campo sobre las características y componentes que permiten vivir felizmente.

En ella Ben-Shahar, también conocido como el gurú de la felicidad, entrega 13 consejos que contribuyen a alcanzarla.

Son tips bastante sencillos y fáciles de seguir. Aquí están:

1.- Realiza algún ejercicio:
Los expertos aseguran que hacer actividad física es igual de bueno que tomar un antidepresivo para mejorar el ánimo. Treinta minutos de ejercicio es el mejor antídoto contra la tristeza y el estrés.

2.- Toma desayuno:
Algunas personas se saltan el desayuno porque no tienen tiempo o porque no quieren engordar.
Estudios demuestran que desayunar ayuda a tener energía, pensar y desempeñar exitosamente las actividades.

3.- Agradece a la vida todo lo bueno que tienes:
Escribe en un papel 10 cosas que tienes en tu vida que te dan felicidad.
Cuando hacemos una lista de gratitud nos obligamos a enfocarnos en cosas buenas.

4.- Sé asertivo:
Pide lo que quieras y di lo que piensas.
Está demostrado que ser asertivo ayuda a mejorar la autoestima.
Ser dejado y aguantar en silencio todo lo que te digan y hagan, genera tristeza y desesperanza.

5.- Gasta tu dinero en experiencias no en cosas:
Un estudio descubrió que el 75% de las personas se sentía más feliz cuando invertía su dinero en viajes, cursos y clases.
En tanto, sólo el 34% dijo sentirse más feliz cuando compraba cosas.

6.- Enfrenta tus retos:
No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy.
Estudios demuestran que cuanto más postergas algo que sabes que tienes que hacer, más ansiedad y tensión generas.
Escribe pequeñas listas semanales de tareas a realizar y cúmplelas.

7.- Pega recuerdos bonitos, frases y fotos de tus seres queridos por todos lados:
Llena tu refrigerador, tu computador, tu escritorio, tu dormitorio, en fin, tu vida de recuerdos bonitos.

8.- Siempre saluda y sé amable con otras personas:
Más de 100 investigaciones afirman que sólo sonreír cambia el estado de ánimo.

9.- Usa zapatos que te queden cómodos:
Si te duelen los pies es seguro que te pondrás de mal genio, asegura el doctor Keinth Wapner, Presidente de la Asociación Americana de Ortopedia.

10.- Cuida tu postura:
Caminar derecho con los hombros ligeramente hacia atrás y la vista hacia el frente ayuda a mantener un buen estado de ánimo.

11.- Escucha música:
Está comprobado que escuchar música te despierta deseos de cantar y bailar, lo que alegra la vida.

12.- Aliméntate bien:
Lo que consumes tiene un impacto importante en tu estado de ánimo.
Por esta razón, lo recomendables es comer algo ligero cada tres o cuatro horas para así mantener los niveles de glucosa estables; no saltarse comidas; evitar el exceso de harinas blancas y el azúcar; comer de todo y variar los alimentos.

13.- Arréglate y siéntete atractivo(a):
El 41% de la gente dice que se siente más feliz cuando piensa que se ve bien.


19 septiembre 2013

Sonreir

Sonreír es....
avanzar con gratitud cada paso,
abatir la pena y la desesperanza,
aceptar confiadamente lo que el hoy depare,
abrazar un proyecto y ponerle ganas.

Sonreír es...
alimentar la esperanza cada amanecer,
andar por la vida con alegría y entusiasmo,
acompañar en silencio y mostrar solidaridad,
aplacar los resentimientos y perdonar de corazón.

Sonreír es...
abrir la ventana del alma a tu niño interior,
agradecer cada instante de vida,
atreverte a decirle a la vida que la disfrutas,
acoger a los demás con cariño y calidez.

Sonreír es...
albergar buenos sentimientos en el corazón,
acariciar con la mirada y transmitir amor,
abrigar el buen humor en cada momento,
afirmar que en ti habita la capacidad de ser feliz...


16 septiembre 2013

La pobreza

Los pobres son la esperanza del mundo porque nos proporcionan la ocasión de amar a Dios a través de ellos. Son el don de Dios a la humanidad, para que nos enseñen una manera diferente de amarlo, buscando siempre la manera de dignificarlos y rescatarlos.

Ellos son el signo de la presencia de Dios entre nosotros, ya que en cada uno de ellos es Cristo quien se hace presente.

Por eso, Él no nos preguntará cuántas cosas hicimos, sino cuánto amor pusimos en ellas.

Seamos los servidores del pobre. Hemos de brindar al pobre un servicio generoso, sincero. En el mundo, a la gente se le paga por su trabajo. Sintámonos pagados por Dios.


11 septiembre 2013

Hubo un tiempo en que...

Pensé que no podía,
y no pude;
Creí que no sabía nada,
y nada supe;
Pensé que no tendría fuerzas,
y flaqueé;
Creí que era demasiada la carga,
y me caí;
Subestimé mi capacidad,
y no fui capaz.

Luego aprendí....

Que si creo que puedo.....Puedo;
Que sé más de lo que siquiera imagino;
Que tengo las fuerzas que decido tener;
Que no hay carga que mis hombros no puedan soportar;
Que puedo llegar adonde yo me lo proponga.


05 septiembre 2013

Los cafés pendientes

¿Sabes lo que son los “cafés pendientes”? Es un movimiento que nació en Europa y hoy te lo queremos contar mediante esta breve historia:

“Entramos en un pequeño café, pedimos y nos sentamos en una mesa. Luego entran dos personas y dicen:

- Cinco cafés. Dos son para nosotros y tres “pendientes”.

Pagan los cinco cafés, beben sus dos cafés y se van. Después de un tiempo, vienen tres abogados y piden siete cafés:

- Tres son para nosotros, y cuatro “pendientes”.

Pagan por siete, se toman los tres y se marchan. Después un joven pide dos cafés, bebe sólo uno, pero paga los dos. Pregunto:

- ¿Cuáles son esos “cafés pendientes”?

- Espera y verás.

De repente, en la puerta aparece un hombre vestido muy pobre y pregunta en voz baja:

- ¿Tienen algún café pendiente?

Este tipo de caridad apareció por primera vez apareció en Nápoles. La gente paga anticipadamente el café a alguien que no puede permitirse el lujo de una taza de café caliente. Allí dejaban en los establecimientos de esta manera no sólo el café, sino también comida. Esa costumbre ya ha salido de las fronteras de Italia y se ha extendido a muchas ciudades de todo el mundo.

¡Una muy buena idea! ¿No te parece?