Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

23 enero 2013

El virus de Verdi

De la vida del compositor de óperas Giuseppe Verdi hay una historia de una noche en que él realizó un recital de piano en el teatro Scala, en Milán, Italia. Después de la última pieza, los espectadores entusiasmados pidieron más. Verdi, entusiasta del aplauso, eligió una composición sonora y grandiosa, con la cual sabía que iba a emocionar al público, aunque fuera, artísticamente hablando, de menor calidad.

Al final, el público se puso en estridente aprobación. Verdi disfrutaba de los prolongados aplausos, cundo vio en la galería a su mentor de toda la vida, que sabía exactamente lo que él acababa de hacer. El mentor no se levantó ni aplaudió. Su cara estampaba una expresión de frustrada decepción. Verdi casi podía oírle decir: "Verdi, Verdi, ¿cómo puede hacer eso?

Podríamos llamar a eso de "virus de Verdi" - el deseo de controlar, necesidad de aprobación. El filósofo alemán Friedrich Nietzsche lo describió así: "Cada vez que subo un peldaño en la vida, soy seguido por un perro llamado ego." El ego se infla regado de elogios ávidos de poder y éxito, nunca satisfecho, no importa cuánto reciba de esas cosas.

Eso es muy común en las empresas modernas y sofisticadas y en el mundo profesional. Hombres y mujeres luchan por atención, aspiran por adulación, intrigan para tener el control e imponer su voluntad. Todos los días escuchamos o leemos acerca de líderes que han sucumbido a las tentaciones de egos hambrientos. Esas actitudes no son nuevas.

¿Cómo evitar las trampas del orgullo y del egocentrismo? Tenga en cuenta la lección de 1 Pedro 5:5-6: "Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos unos a otros, revestíos de humildad; porque Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes. Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo."



No hay comentarios:

Publicar un comentario