Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

17 abril 2013

Un momento de plena conciencia

En El Extranjero, Albert Camus nos habla acerca de un hombre llamado Meursault que está en la prisión.  Pero un día, desde su celda, Meursault es capaz de sentir la vida.  Tumbado boca arriba, mira hacia arriba y a través de una pequeña ventana cerca del techo, ve el cielo azul por primera vez en su vida.  ¿Cómo un hombre ya maduro puede ver el cielo azul por primera vez?  En realidad mucha gente vive de la misma manera, encarcelada en su cólera, su frustración, o en la idea de que la felicidad y la paz se hallan en el futuro.  A Meursault sólo le quedaban tres días para ser ejecutado.  En aquel momento de plena conciencia el cielo estaba realmente allí y fue capaz de sentirlo.  Vio que la vida tenía significado y empezó a vivir profundamente los momentos que le quedaban.  Los últimos tres días de su existencia se convirtieron en una vida auténtica.

El último día un sacerdote llama a la puerta de su celda para confesarle, pero Meursault se niega a ello.  Finalmente el sacerdote acaba por marcharse, frustrado.  En aquel momento Meursault describe al sacerdote como alguien que vive como una persona muerta.  Meursault descubre que no es él, sino el sacerdote quien necesita ser salvado.  Si observamos a nuestro alrededor descubriremos mucha gente que son como personas muertas, acarreando su cadáver sobre los hombros.  Debemos hacer cuanto podamos por ayudarlas.  Necesitan sentir algo -el cielo azul, los ojos de un niño, una hoja otoñal- para poder despertar.

Cuando era niño leí una novela sobre un cazador francés que se perdió en la jungla africana.  Creyó que iba a morir, porque no podía encontrar el camino de vuelta.  Pero se mantuvo inflexible respecto a que no rezaría a Dios.  De modo que hizo algo quera como medio rezar y medio jugar. "¡Dios, si existes, ven a salvarme!"  Al cabo de algunos minutos apareció un africano y le ayudó.  Más tarde escribió "Llamé a Dios, pero vino un negro".   No sabía que el africano era Dios.  En el caso de Meursault, Dios vino a rescatarle bajo la forma de un pedazo de cielo azul.  Quizá nos salve una flor, una piedrecita, un pájaro o un trueno.  Cualquier cosa puede traernos un mensaje del cielo.  Cualquier cosa puede despertarnos a la vida aquí y ahora mismo.  No deberíamos discriminar con nuestras ideas.

Cuando recogí la hoja vi que fingía nacer en primavera y morir a finales de otoño.  Nosotros también aparecemos, nos manifestamos para ayudar a los seres vivos, incluyéndonos a nosotros mismos, y después desaparecemos.  Tenemos un poder milagroso en nuestro interior, y si vivimos nuestra vida cotidiana siendo conscientes, si avanzamos siendo conscientes, con amor y cuidado, podemos producir el milagro de transformar nuestro mundo en un milagroso lugar para vivir.  Avanzar lentamente con plena conciencia es un acto de liberación.

Thich Nhat Hanh
(La esencia del amor)


2 comentarios:

  1. Leyendo la anécdota del cazador me he acordado de un chiste muy viejo pero muy ilustrativo y con el mismo mensaje final:

    Tras una terrible inundación, un hombre muy creyente estaba en el tejado de su casa orando. "Señor, sálvame de las aguas", rezaba. Minutos después llegó una lancha de Protección Civil para ayudarle, pero el hombre les dijo: "No se preocupen por mí, Dios me va a salvar, vayan a ayudar a otras personas que lo necesiten". Al poco llegó una lancha de la Guardia Civil y el hombre les contestó lo mismo. Después llegó una del Ejército, y el hombre se mantuvo en sus trece, ante la insistencia de los humanitarios. Estaba absolutamente seguro de que Dios lo salvaría, no necesitaba nada más que su fe. Mientras ocurria todo esto, seguía lloviendo a mares y el nivel del agua subía sin parar, hasta que al poco rato, como era previsible, el hombre murió ahogado... Cuando nuestro amigo llegó al Cielo, y se encaró con el Creador, le reprochó amargamente: "Yo tenía fe absoluta en que me ibas a ayudar, ¿por qué me abandonaste? ¿Así pagas mi devoción?". "¿Que yo te abandoné?", contestó el Señor... "¡Si te envié tres lanchas!".

    Y es cierto, a veces, hasta las personas más fervientemente piadosas, están tan ofuscadas por sus propias creencias, que son incapaces de "captar" las señales. No es algo que les ocurra sólo a los ateos, aunque en ellos es más "perdonable" :-)

    Gracias como siempre, por compartir sabiduría.
    Un beso en la Luz.

    http://frasesdedios.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. . COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
    EN LA CONDUCCION DIARIA

    Cada señalización luminosa es un acto de conciencia

    Ejemplo:

    Ceder el paso a un peatón.

    Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

    Poner un intermitente

    Cada vez que cedes el paso a un peatón

    o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


    Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


    Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


    Atentamente:
    Joaquin Gorreta 55 años

    ResponderEliminar