Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

22 enero 2014

¿Cómo ayudar?

Tal vez sea momento de dejar de tratar de "arreglar" a quienes están frente a ti, dejar de tratar de darles respuestas o resolver sus problemas. No eres muy bueno en eso, mi amigo. Tu naturaleza no es la manipulación, sino la presencia; no es la división, sino la totalidad.

Quizás sea tiempo de dejar de pretender que eres la autoridad que todo lo sabe, el maestro infalible, el experto sanado. Incluso con la mejor de las intenciones, podrías estar inconscientemente interfiriendo con el proceso natural de sanación de los demás. Podrías estarles generando una dependencia en ti, distrayéndolos de la profunda confianza en su experiencia de primera mano.

Recuerda, ellos podrían necesitar sentirse peor, antes de empezar a sentirse mejor. Podrían necesitar sentir aún más su dolor, antes de abrirse a la verdadera fuente de sanación. Puede que necesiten morir a lo que creían ser, antes de que puedan vivir de verdad. Cierto para ellos. Cierto para ti.

Esto, sin duda, es algo a considerar.

Así que relájate. Respira. Sal de todo el drama. Reconoce tu deseo de cambiar o arreglar o incluso calmar a los demás. Ahora, simplemente escucha sin juzgar y trata de comprender en dónde están en este momento. Ponte en sus zapatos. Mira claramente quién y qué está frente a ti.

Tal vez la mayor ayuda que puedas ofrecer en estos momentos es tu claridad y tu atención libre de prejuicios - tu compasión natural. Transmite eso, sé esa presencia, ofrece esa apertura. Mantente completamente abierto a las soluciones que aún no han nacido. Confía en el extraño proceso. Sé la intención silenciosa - y las palabras, acciones, intervenciones, decisiones correctas, llegarán sin esfuerzo.

Santifica su momento quedándote ahí. Refleja su propia capacidad de estar presentes. Confía en el ancestral misterio de sanación.

Quizás, la verdadera medicina pueda emerger cuando 'tú' dejes de interponerte. Sí, las drogas y los buenos consejos pueden aletargar o incluso eliminar los síntomas pero la invitación a una sanación espiritual mucho más profunda podría estar ansiosa por salir a la superficie.

Jeff Foster


No hay comentarios:

Publicar un comentario