Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

31 enero 2014

Una meditación en el amor altruista

Para cultivar el amor altruísta debemos primero hacernos plenamente conscientes de nuestro propio deseo de estar libres de sufrimiento y experimentar bienestar. Este paso es especialmente importante para aquellos que tienen una imagen negativa de sí mismos o que han sufrido tanto que sienten que no están hechos para ser felices.  Debemos generar una actitud cálida, tolerante y benevolente hacia nosotros y tomar una decisión de ser capaces de alcanzar lo que es realmente bueno para nosotros.

Una vez que hemos reconocido esta aspiración, debemos reconocer que es una aspiración compartida por todos los seres.  Es importante reconocer nuestra humanidad en común y hacernos conscientes de nuestra interdependencia.

Enfoquemos primero nuestra meditación en un ser querido

Es más sencillo el comenzar a entrenarnos en el amor altruísta si pensamos en alguien que es muy querido para nosotros.  Nos podemos imaginar a un pequeño niño que viene hacia nosotros, sonriendo, lleno de inocencia.  Permitimos, entonces, que fluya hacia él el amor incondicional, ternura y cariño, deséandole todo el bienestar que podamos: “que pueda contar con seguridad, salud y que su vida florezca.” Nutramos este amor y permitamos que inunde nuestro espacio mental.

Extiende tu meditación

Luego, extiende este amor benevolente más allá de tus seres queridos hacia extraños. Ellos también quieren ser felices, aunque, como nosotros, también se encuentran confundidos del como eludir el sufrimiento.  Finalmente, extiende tu benevolencia a aquellos que te han lastimado y a aquellos que han hecho daño a otros.  Esto no significa que queremos que tengan éxito en sus hazañas maliciosas.  En lugar de eso, les deseamos profundamente que el odio, crueldad, ambición o indiferencia que habitan su mente puedan sosegarse.  Obsérvalos como un doctor que trataría a alguien con una grave condición mental.

Finalmente, acoge a todos los seres sensibles, humanos y animales, con amor inconmensurable.

Matthieu Ricard


No hay comentarios:

Publicar un comentario