Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

04 noviembre 2014

Consuelo

El consuelo es el arte de hacer la más hermosa pregunta, acerca de nosotros mismos, de nuestro mundo o de los demás, en el momento más salvajemente difícil y poco bello. El consuelo es lo que debemos buscar cuando la mente no es capaz de soportar el dolor, la pérdida y el sufrimiento que a la larga, afecta cada vida y cada esfuerzo; cuando el anhelo no da fruto en una forma que podamos reconocer, cuando las personas que amamos desaparecen, cuando la esperanza debe tomar una forma completamente diferente de la que habíamos concebido.

El consuelo es el hermoso e imaginativo hogar que construimos en donde la decepción puede llegar para ser rehabilitada. Cuando la vida, de ninguna manera parece sumar nada, debemos poner atención a esa parte de nosotros que jamás ha deseado una vida de simples cálculos. El consuelo lo encontramos al permitir que la sabiduría innata del cuerpo pase a un primer plano, la parte de nosotros que ya sabe que es mortal y que debe realizar su partida como todo lo demás, llevándonos, cuando la mente no puede soportar lo que se está viendo o escuchando, hacia el canto de las aves del árbol que está por encima de nuestras cabezas, incluso si se nos está avisando de alguna muerte, cada nota es la esencia de una desdicha y de un  amanecer; de la corriente de una vida que sigue adelante, pero que de alguna manera, y muy bellamente, sobrelleva, soporta e incluso celebra la vida que se acaba de perder. Una vida que no podríamos ver ni apreciar hasta que haya sido arrancada de nosotros. Ser consolado es ser invitado a la terrible tierra de la belleza en donde aguarda nuestra inevitable desaparición, a una voz que no calma falsamente, sino que toca el epicentro de nuestro dolor o articula la esencia de nuestra pérdida, para después emanciparnos tanto en la vida como en la muerte como un mismo derecho de nacimiento.

El consuelo no es una evasión, tampoco una cura para nuestro sufrimiento, ni un estado de mente bien confeccionado. El consuelo es ver y participar directamente, la celebración de la belleza que va y viene, la aparición y la desaparición de la cuál siempre hemos sido parte. El consuelo no pretende ser una respuesta, sino una invitación, a través de la puerta del dolor y la dificultad, a la profundidad del sufrimiento y la belleza simultánea en el mundo en donde la ingeniosa mente, por sí misma, no puede entender ni dar sentido. Buscar consuelo es aprender a hacer preguntas más agresivas y exquisitamente precisas que re-definan nuestras identidades y nuestros cuerpos y nuestra relación con los demás. Mantenernos de pie ante la pérdida pero sin sentirnos abrumados, nos convierte en útiles, generosos,  compasivos, e incluso divertidos compañeros para los demás. Pero el consuelo también nos hace preguntas muy directas y contundentes. En primer lugar, ¿cómo soportar lo inevitable? ¿Cómo soportarlo a través de los años? Y, sobre todo, ¿cómo dar forma a una vida igual de bella y sorprendente a la de un mundo que te dio nacimiento, te llevó hacia la luz y después te hizo desaparecer?

David Whyte
(Solace: The Art of Asking the Beautiful Question)


No hay comentarios:

Publicar un comentario