Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

03 abril 2015

La pantalla

Imagina una pantalla perfecta. Nunca desaparece. Siempre está presente. Permitiendo que todo tipo de películas se proyecten en ella - películas de guerra, de terror, comedias, suspenso. Películas tristes, películas alegres - la pantalla ofrece un hogar para cada una de ellas. Las películas vienen y van, pero la pantalla siempre está ahí. La pantalla nunca es lastimada o dañada, ni siquiera por la película más violenta o intensa.

Cuando estás viendo una película, y estás absorto en su historia, nunca estás consciente de la pantalla. Eres arrastrado por el drama. Las ubicaciones cambian, los paisajes varían, viajas hacia el pasado y hacia el futuro. Los personajes nacen y mueren. Se libran batallas, se derraman lágrimas, se hacen y se deshacen conexiones. Todo esto sucede en una pantalla que nunca cambia, que nunca se mueve, que nunca viaja en el tiempo, que nunca nace y nunca muere. Lo único que es esencial - la inmutable pantalla - jamás forma parte de la historia. Y así, sin pantalla, no podría haber película, para empezar.
Cuando sales de la sala de cine, podrías pensar que estuviste viendo una película toda la noche, pero en realidad lo único que estuviste viendo fue una pantalla que nunca se movió. Estuviste viendo algo que jamás cambió, que jamás hizo nada, algo que no tiene ninguna historia. Y sin embargo, al mismo tiempo, tienes la sensación de que emprendiste un viaje maravilloso. Esta es la paradoja de la vida humana. Los sueños acerca de 'mi vida' se proyectan en la pantalla de la consciencia que está siempre despierta.

La pantalla es lo que eres. Pura conciencia, anterior a cualquier concepto. Una presencia constante. La película es la interminable danza de conceptos, pensamientos, sensaciones, sonidos, imágenes, recuerdos, percepciones, todo apareciendo y desapareciendo en tu aceptación atemporal. La película se mueve constantemente, pero tú siempre te mantienes aquí, nunca eres parte de la película, pero siempre permites su presencia; enraizado profundamente en el aquí y ahora, radicalmente abierto a la siguiente escena, sea la que sea.

Jeff Foster

No hay comentarios:

Publicar un comentario