Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

27 abril 2015

Sobre la compasión

Cuando pensamos en todos los innumerables seres que han estado vagando impotentemente durante tanto tiempo, como ciegos que han perdido su camino; no podemos más que sentir una tremenda compasión por ellos.

La compasión por sí misma, sin embargo, no es suficiente; ellos necesitan ayuda. Pero en tanto que nuestras mentes estén limitadas todavía por el apego, el simplemente darles comida, vestimenta, dinero o simple afecto solo les traerá felicidad limitada y temporal. Lo que debemos hacer es encontrar la manera de liberarlos completamente del sufrimiento. Esto solo puede ser logrado si ponemos en práctica las enseñanzas que conducen a la iluminación.

La verdadera compasión se dirige de manera imparcial hacia todos los seres sensibles sin discriminar entre aquellos que son amigos y aquellos que consideramos enemigos. Con esta compasión constantemente presente en nuestra mente, debemos realizar cada acto positivo, así sea aún la ofrenda de una sola flor o recitar un solo mantra, con el deseo que pueda ser de beneficio para todos los seres vivientes sin excepción.

Los grandes maestros del pasado consideraban que la enseñanza más preciada es la de la inseparabilidad del vacío y de la compasión. Una y otra vez, cultivaban el amor, compasión, gozo y ecuanimidad – los cuatro pensamientos inconmensurables desde donde surge sin esfuerzo la habilidad para ayudar a otros. Reconocidos por practicar en absoluta adherencia a las enseñanzas, estos maestros se entrenaron a si mismos primero a través del cuidadoso estudio del Dharma y luego a través de la experiencia directa de la meditación.

Se dice que “El desear la felicidad para los otros, aún para aquellos que quieran dañarnos, es la fuente de la felicidad consumada.” Cuando alcanzamos este nivel, la compasión para todos los seres surge por si misma de una manera que es totalmente natural.

Todos los seres sensibles son iguales al desear querer ser felices y dejar de sufrir. La gran diferencia entre uno y los otros está en los números – solamente hay uno de mi pero hay incontables otros. Así que mi felicidad y sufrimiento es completamente insignificante comparado a la felicidad y sufrimiento del número infinito de seres. Lo que realmente importa es si los seres son felices o sufren.  Debemos desear más la felicidad de los otros antes que la nuestra y sobre todo hacia aquellos que percibimos como enemigos y que nos maltratan. De otra manera, ¿De que sirve la compasión?


Dilgo Khyentse Rinpoche

No hay comentarios:

Publicar un comentario