Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

02 julio 2015

Mantén los ojos en la meta

La cosa más importante
es recordar la cosa más importante.

¿Cuáles son las cosas más importantes para ti? ¿En tu vida como un todo? ¿En una interacción particular con alguien? ¿En este preciso instante?

Las cosas más importantes son a menudo dejadas de lado. Lo urgente desplaza a lo impotante. La vida moderna está llena de distracciones, desde los mensajes de texto y e-mails hasta las vitrinas de los malls. Los otros te tironean con sus prioridades – que quizá no son las tuyas. Y puede ser atemorizante admitir qué es lo que realmente te importa, decírselo a los demás e ir realmente por ello: las voces temerosas susurran en el trasfondo de la mente: ¿Y si no lo logras?

Pero si no haces un santuario para lo que es importante, simplemente va a ser desplazado por prioridades menores..

¿Cómo?
Conoce tu propósito en la vidaEscríbelo en una palabra, frase u oración. De verdad. La primera vez que alguien me sugirió hacer esto, pensé que estaba un poco loco. Pero luego me abrí a un tipo de conocimiento sobre qué era lo más importante para mí, y lo escribí. Está bien si eso cambia, o si no tienes las palabras exactas de inmediato. Puedes corregirlo después. Ponlo en términos positivos y en tiempo presente; por ejemplo “Soy amoroso” es mejor que “Voy a dejar de enojarme tanto con la gente”. Dilo en voz alta y ve cómo te sientes. Encuentra palabras con las que conectes.

Mantén tu propósito cercano a tu corazón; cuídalo ya que puede sentir temor. Si hablas de él, hazlo con auto-respeto, no con auto-desconfianza. Y luego, cada día, tan pronto lo recuerdes, vuelve a comprometerte con tu propósito vital: nómbralo nuevamente para ti y entrégate nuevamente a él.

Clarifica tus prioridades. Identifica los objetivos clave de tu vida en estos días en una palabra o una frase, tales como: Salud. Amistad. Finanzas. Aprender nuevas cosas. Carrera. Pareja. Espiritualidad. Divertirme. Ser padre.  Expresión Creativa. Explorar la vida. Servicio. Quizá puedas dividir algún propósito en dos o tres distintos; por ejemplo “finanzas”, podría convertirse en “rentabilidad”, “ahorrar para la jubilación” y “ganar dinero, incluso, generar riqueza”

Luego haz un pequeño ejercicio como experimento: rankea estos objetivos en orden de importancia,  sin permitir empates. Si pudieses lograr un solo objetivo, ¿cuál elegirías? Esa es tu mayor prioridad.

Luego saca ese objetivo de la lista, mira a los objetivos restantes, y hazte la pregunta de nuevo : Si pudiese cumplir sólo uno de estos objetivos restantes, ¿cuál elegiría? Luego repite el proceso hasta que hayas acabado. Recuerda tu objetivo en la vida. A medida que avanzas, quizás quieras revisar la manera de expresarlos en palabras, o dividir alguno en dos o tres distintos. Cuando acabes, pasa en limpio la lista de prioridades en el orden escogido; si sientes que está bien, déjala en algún lugar en que la puedas ver, tal vez sólo tú, cada día. Reflexiona a diario en tus verdaderas prioridades, siente su peso; deja que tus prioridades más altas te orienten en su dirección.

Pon primero las piedras grandes en el balde. Observa tus prioridades que acabas de crear, y luego pregúntate: ¿Estoy invirtiendo mi tiempo, atención y energía proporcionalmente a mis prioridades? Y siéntate con la respuesta por un rato.No te apures hacia la necesidad de cambiar tu vida. Es usual que hayan ciertos conflictos entre tus prioridades y tus acciones; no despaches rápido esa tensión. Sigue dejando que tus verdaderas prioridades te hablen… ¿Qué te dicen?

Es normal tener comprometido grandes bloques de tiempo haciendo cosas que son necesarias pero que no son grandes prioridades per se, tal como el tiempo que usas en  transporte o en hacer las tareas domésticas. Considera cómo podrías entretejer una o más de tus prioridades más altas con estas actividades relativamente poco prioritarias. Por ejemplo, escuchar una charla inspiradora mientras vas en el bus, o prestar atención plena a la respiración mientras lavas los platos.

También observa qué cambios realistas puedes ir introduciendo en tu horario, en la gente que ves, en dónde pones tu atención, en cómo gastas tu plata. Integra tus prioridades en tu agenda diaria y en tu presupuesto mensual. Por ejemplo, comienza tu día con un tiempo de reflexión, meditación, una lectura inspiradora, yoga, arte o ejercicio. O cuando pagues las cuentas, escribe tu primer cheque para tu cuenta de ahorros, aunque sea por un solo dólar.

Mantente focalizado en tus prioridades en las interacciones importantes.Muchas interacciones van un poco de un lado a otro, y está bien. Pero a veces hay un tema importante en la mesa, como identificar algo clave en tu trabajo, o decirle a tu pareja lo que realmente sientes, o establecer un plan de tareas para tu hijo. En estos casos, es común que la conversación se vaya por las tangentes, o sea saboteada emocionalmente, o caer en un lavaplatos lleno de asuntos relacionados – pero entonces el punto principal no se resuelve. En cambio, mantente focalizado en el resultado que quieres obtener de la interacción. No tiene que ser algo tan grande: a veces es mejor enfocarse en algo concreto y manejable que sea alcanzable. No muerdas los anzuelos de los comentarios irritantes o distractores de los otros; sigue volviendo al punto central; puedes referirte a las cosas anexas después – si hace falta. Obviamente, mantente abierto a descubrir si aparece algo que puede ser incluso más importante de hablar que lo que habías pensado antes. Pero siempre ten en mente cuáles son tus prioridades, incluso si cambian..

Cuídate a ti mismo. Esto es algo definitivamente importante – quizá los más fundamental de todo. Como dicen en los aviones, “Póngase primero su propia mascarilla de oxígeno”. O como dijo el Buda tiempo atrás: "Si alguien entra a un río y es arrastrado por la corriente - ¿cómo puede ayudar a cruzar a los demás?"

Rick Hanson

No hay comentarios:

Publicar un comentario