Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

03 agosto 2015

EVOLUCIÓN: 5 Lecciones de Vida Que Ya Debería Haber Aprendido.

Más que dinero, fama, amor…denme Verdad”.- Thoreau

Tengo una relación de amor y odio con las Resoluciones, Listas y Manifiestos.
Me encanta escribirlos. Odio sentir su peso sobre mis hombros. Reactivan mi Trastorno Obsesivo Compulsivo y me hacen sentir asfixiada por los ‘podría’, ‘debería,’ etc. … pero vaya, la Vida siempre se deja venir inesperadamente.

Así que en lugar de resoluciones, de unos años para acá, he hecho Evoluciones. Me siento tranquilamente con una taza de té y nostalgia en mis manos cada cumpleaños, o en la víspera de Año Nuevo, o cualquier día que mi alma necesita ser escuchada y hago una revisión de mí misma por una breve hora (o tres). Trato de auscultar los murmullos de mi corazón y le pregunto cosas. Ella no responde de inmediato, se toma su tiempo.

Y después le pregunto a la Mente, que todo lo sabe, una más predecible supercomputadora que de inmediato arma (en una hoja de cálculo cósmica que incluye costos, beneficios y pérdidas) unas cuantas lecciones (creo) que ya tendría/debería haber aprendido - las duras y malditas formas en las que por lo general me salgo con la mía.

Plenamente conscientes de que la sabiduría es como el agua, paradójica por naturaleza, así como somos 60% agua + tiempo + sangre + agonía, y que el No-Saber es a menudo, el territorio más poderoso en el que podemos pararnos, hay, sin embargo, un exquisito placer en querer representar esta evolución a través de números. Somos fabricantes de significados, después de todo, así que ¿por qué tener miedo a señalarlo? Resumir 21,000 momentos ajá en unos cuantos puntos es imposible. Pero bueno, ¡nosotros somos posibles!
Entonces, regálame sólo unos minutos para invitarte una taza de té con especias y galaxias.

1. Tu propósito no es Sobrevivir, es Vivir.

Es muy difícil no ser tragado por lo ordinario, es agotador luchar contra ello y aún más difícil aprender un nuevo lenguaje, uno que te ayude a contar nuevamente la cansada historia del mundo con tu voz original.

Es difícil volver a cablear tantos cientos de años de soledad y separación de la naturaleza, de nosotros mismos y de nuestros otros, y creer, realmente creer, que el universo no conspira contra ti, sino contigo, que no estás solo, que alguien, algo - más grande que tú - te protege y el mismo hecho de que no encajes en la ecuación de la vida es porque seguramente tienes que encajar en otro lugar.
Entonces, si no has podido leer el libro que quieres, tienes que escribirlo. Si no has encontrado tu País de las Maravillas, tienes que construirlo. No hay de otra. Tú eres tu camino, tu verdad y tu vida. Tú no eres una víctima, ni siquiera un sobreviviente. Tú eres un creador.
Como George Bernard Shaw, mi fantástico abuelo de la sabiduría dijo:

"LA VIDA NO SE TRATA DE ENCONTRARTE A TI MISMO.
LA VIDA SE TRATA DE CREARTE A TI MISMO”.

Hay una inmensa sensación de libertad, superpoderes ilimitados, y una responsabilidad creativa casi épica para con tu vida e indirectamente la vida de aquellos a quienes tocas, una vez que comprendes esto.

2. Respétate a ti mismo. Amarte, a veces se queda corto.
Amarte a ti mismo se ha convertido en un término diluido y en un cliché emperifollado con cintas color de rosa. Respetarte a ti mismo es el nuevo negro. Básicamente significa: ponte de pie y consíguete un nuevo par de cojones para la vida, porque cualquier cosa que estés creando comienza contigo mismo, lo que te convierte en el activo más importante y también, en la responsabilidad más arriesgada.

Respétate lo suficiente como para exigir lo que crees merecer - ya sea que se trate de dinero, actitud, sueños, deseos, necesidades, gente… Esta lección no me hizo clic a mí hasta hace poco, cuando me di cuenta que realmente nunca obtengo lo que quiero, sino lo que sinceramente creo merecer - y esta resultó ser una película de terror y humillación. Pero me obligué a mí misma a sentarme a verla y llevé a cabo una especie de cirugía de mente y corazón, y todavía duele y aún estoy pagando las facturas del hospital.

La cosa es que nada ni nadie es tu dueño. No estoy segura de quién te haya fundado pero sin una maldita duda tú eres el Director General de tu vida. No esperes que nadie más venga a salvarte, establece tú tus propios límites, limpia todo tu desastre o mágicamente arregla tu vida. No va a suceder solo. Nadie más puede hacerlo, incluso si alguien quiere hacerlo. Tú eres el único que tiene la llave y la puerta hacia Ti.

Así es que organiza de nuevo tus oficinas, comienza a hacerte cargo del negocio de tu vida y realínea la brújula de tu corazón para que lo que sinceramente creas merecer coincida con lo que quieres y buscas activamente - y viceversa. Todo es uno y lo mismo.
"La clase más importante de libertad es ser lo que realmente eres. Estás cambiando tu realidad por un rol. Estás cambiando tu sentido por un acto. Renuncias a tu capacidad de sentir, y a cambio, te pones una máscara. Jamás habrá una revolución a gran escala hasta que haya una revolución personal, a  nivel individual. Primero tiene que darse dentro".  - Jim Morrison
3. El amor no es una palabra de cuatro letras (¡Maldita sea!).

Durante mucho tiempo creí que así era, y no sólo cuatro, sino blanco o negro, par o impar, caliente o frío, húmedo o seco. Sin embargo, nuestros corazones son políglotas. Por dentro hablamos 100 lenguas, pero no podemos entender racionalmente el 99.9 por ciento de ellas. Y al igual que la vida, el amor es un arte, y realmente nunca nos enseñaron cómo amar, ¿o sí? La mayoría de nosotros no hemos tenido ni la más mínima visión de cómo se siente un amor sano y vivificante (no mortificante).
Resulta casi gracioso que en la escuela nos hayamos visto obligados a memorizar los nombres de nuestros presidentes y los de sus esposas y amantes; que nos hayan forzado a recordar las fechas exactas de los asesinatos en masa y a respetar y temer a los asesinos, o a aprender cada detalle de cómo el 1% ha decidido, en un momento u otro de la historia, simplemente robar, conquistar y dividir el 99% de nuestros recursos naturales y esclavizar a nuestra humanidad, mientras estábamos/todavía estamos obligados a observar, y nos seducen para aceptar - ¿y ni siquiera un solo curso o dos acerca del amor, la vida, la alimentación? ¡Vamos Humanidad, puedes hacer algo mucho mejor que eso!
¿Se espera de nosotros que sepamos lo que dijo Rainer Maria Rilke?
"Que un ser humano ame a otro: esa es quizá la más difícil de todas nuestras tareas, la más grande, la última prueba, el trabajo para el que todo el demás trabajo no es más que una preparación".
O que,
"El amor es la única manera de comprender a otro ser humano en el núcleo más íntimo de su personalidad. Nadie puede llegar a ser plenamente consciente de la esencia misma de otro ser humano hasta que lo ama. A través de su amor tiene la capacidad de ver los rasgos esenciales y las características en la persona amada; y aún más, ve lo que es potencial en ella, que aún no está actualizado pero debe ser actualizado. Además, por su amor, la persona que ama permite a la persona amada actualizar esas potencialidades. Al hacerla consciente de lo que puede ser, y de aquello en lo que debe convertirse, hace que esas potencialidades se hagan realidad".- Viktor Frankl
Y, ¡oh, Dios mío, Amelia Earhart, con esto!
"Por favor, no interfiramos en el trabajo o juego de los demás, ni permitamos que el mundo vea nuestras alegrías o desacuerdos privados. En esta conexión debo contar con un lugar al cuál ir y ser yo misma, de vez en cuando, porque no puedo garantizar soportar en todo momento los encierros de una jaula, por más atractiva que ésta sea".
Idea para un Artículo Nuevo: ¿Cómo desaprender nuestra idea (tipo cóctel hecho-en-Hollywood) acerca del amor y reemplazarla con lo que el amor es podría ser…  ¿alguien-sabe?

4. Juega con más ganas. Trabaja más inteligentemente. Sé aquí. No desanimes a tu niño interior.

Había estado trabajando durante años como una loca, poseída por la ansiedad, como un robot zombie alienígena - basada en la falsa creencia de que la vida es dura, que primero debía matarme a mi misma para después (algún día) vivir, que todo estaba en mi contra y que esto era una revolución, nena, que debía matar de hambre a mi corazón para poder correr un poco más de prisa. Y que así lograría hacer las cosas, ¡pero mentira, mentira, mentira!

En toda esta paradójica carrera a muerte por la vida, creo que perdí la maravilla, Rango* — o parte de ésta, por lo menos. Ella salió de mi corazón sin advertírmelo, en silencio, despacito, discretamente, de puntillas, como el viento de verano - como cuando vino por primera vez. Y ahora mis pies están fríos y no puedo descifrar el canto del pájaro.

Así que del costo de esta pérdida, he aprendido que el viaje es el destino, que el medio es el mensaje y que tus medios determinan tu fin. Y que tienes que hacer un alto y oler las flores, dejar que los perros te laman, y abrazar a las personas, incluso si ‘apestan’. Abre tus ventanas, deja las puertas abiertas.

No esperes hasta tu lecho de muerte para disfrutar de la vida que no viviste y lamentar lo que no dijiste - mañana o dentro de cincuenta años, nadie está a salvo. Dilas ahora. Hazlas ahora. Sé eso ahora. Y quién sabe, tal vez en el Ahora es cómo vivas para siempre.

5. Suelta el control. (O, ¿por qué deberías dejar de ser un loquillo neurótico estresado?)

La necesidad del control proviene de la inseguridad acerca de tu propio poder y  de la débil conexión que sientes con el resto del universo, la naturaleza, la gente, las circunstancias… No confías en ti mismo, entonces, como resultado, no puedes confiar en nadie más, en nada más. Y esa falta de confianza está enraizada en la creencia de que no eres suficiente.

Una parte de ti sabe que Eres y es consciente de todo tu potencial, pero se ha visto condicionada por años de auto-flagelación a través de la familia, la cultura, la religión, la sociedad, los medios de comunicación, las amistades, las instituciones (lo que sea) para creer lo contrario. Hay un ataque colectivo repetitivo en nuestros corazones, tratando de convencernos de que no somos lo suficiente, que necesitamos más de lo que está fuera de nosotros: cosas, gente, sensaciones, situaciones, con el fin de ser más completos y más nosotros mismos.

Pero mira, tú eres suficiente. Siempre lo has sido. Es matemáticamente imposible ser más o menos que suficiente, justo aquí y justo ahora y justo tú. Hay una hermosa rendición cuando comprendes que no necesitas nada - ni dinero, ni fama, ni poder, ni cosas, ni siquiera “amor”… porque ya ERES esas cosas, sentimientos, gente, sensaciones, pura vida y potencial - esperando ocurrir. Separarnos a nosotros mismos de lo que deseamos y/o creemos que “necesitamos” es una ilusión.

Lo que deseamos es una extensión de lo que ya somos en una dimensión aún no materializada. De lo contrario, no lo desearíamos. Cuando deseamos algo, hacemos eco de lo que ya hemos visto con los ojos del corazón. Entonces, si lo podemos ver… debe ya existir en alguna dimensión. Desear “eso” es el paso necesario para traerlo a la existencia.

Como Ralph Waldo Emerson, mi libre y muerto-pero-más-vivo-que-yo Coach de Vida, querría agregar:
"No hay nada caprichoso en la naturaleza y la implantación de un deseo indica que su satisfacción está en la constitución de la criatura que lo siente".
Así que cuando vives aislado de tus deseos - y desde un lugar de necesidad más que de ser, dejas de confiar en ti mismo. Esto genera inseguridad y una desconfianza general en la vida que te rodea, y como resultado tratas de forzar esta vida para que se dé en la forma que crees que debe darse, sin una desviación, sin un latido, sin una coma…

Para aliviar tu miedo a la oscuridad, le das a la vida un puñetazo en el estómago antes de que ella te dé uno a ti y así es como interrumpes el flujo natural y la alineación de las cosas, la gente, las circunstancias y los acontecimientos que el Universo, en forma natural,  te entregaría, si tan sólo le permitieras hacer su trabajo.

Si quieres que tu mente vuele un poco más allá con la maravilla de esta comprensión, regálale a Alan Watts 3 minutitos mágicos para que te lo explique:

Entonces, de tus avances de dos pasitos para adelante y uno para atrás últimamente ¿cuáles son tus mejores 5, Querido Humano?

Me encantaría escucharlo. Si no, por lo menos tómate una taza de té contigo mismo y anótalos en tu diario. Te dará una perspectiva más amplia de tu propia evolución única y de tu sentido de propósito, y quizá añada un tono extra de sentido épico a tu aventura con la vida.
Como Anaïs Nin tan bellamente lo expresó:
"No crecemos absolutamente, cronológicamente. Crecemos a veces en una dimensión, y no en otra; en una forma desigual. Crecemos parcialmente. Somos relativos. Somos maduros en un ámbito, infantiles en otro. El pasado, el presente y el futuro se mezclan y nos empujan hacia atrás, hacia delante, o nos ponen en el presente. Estamos hechos de capas, células, constelaciones".

CONVIRTÁMONOS EN LO VERDADERO Y NUESTROS SUEÑOS SIMPLEMENTE NOS ENCONTRARÁN

*Rango: Un Alien Imaginario al que me refiero, en ocasiones, cuando es necesario contar con  atención o aprobación adicional.

Andréa Balt

No hay comentarios:

Publicar un comentario