Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

13 noviembre 2015

Sacrificio


Cada año en Alaska, hay una carrera de trineos con perros de 1,000 kilómetros donde el ganador sale con un premio de mucho dinero y prestigio. Lo que pocos saben es que esta carrera conmemora una carrera original para salvar vidas.

En Diciembre de 1924, en el pueblo de Nome, Alaska, Richard Stanley, un niño de seis años, mostró señales de difteria, una enfermedad que suele ser tan rápida que acaba en pocas horas con el enfermo. Un día después murió el niño y a los pocos días murieron otros tres. La dotación de anti-toxina para la difteria había caducado por lo que el único médico del pueblo, Dr. Curtis Welch , no se atrevía aplicarla a los pacientes. Ya lo había intentado sin éxito.

El 22 de enero de 1925, Welch envió un radiotelegrama y alerto a las mayores ciudades de Alaska incluyendo al gobernador en Juneau sobre el riesgo del brote de difteria para la salud pública. Para entonces ya 50 personas habían sido diagnosticadas con difteria.

En su mensaje, el Dr. Welch decía:
"Una epidemia de difteria es casi inevitable aquí. Necesito con urgencia un millón de unidades de antitoxina para la difteria..."

El 24 de enero una junta médica propuso una carrera de relevos con trineos guiados por perros, usando dos equipos. Uno comenzaría en Nenana y el otro en la ciudad de Nome y se encontraría en el pueblo de Nulato. El viaje entre Nulato y Nome normalmente tomaba 30 días, aunque la marca era de 9 días. El Dr. Welch calculó que el suero solo podría durar seis días bajo las brutales condiciones de la ruta terrestre.

El noruego Leonhard Seppala, fue seleccionado para el recorrido de ida y vuelta de 1,014 km de Nome a Nulato. El había previamente hecho esa ruta en un tiempo record de cuatro días, ganando la competencia "Toda Alaska" tres veces y convirtiéndose en una leyenda, por su habilidad atlética y conexión con sus perros siberianos huskies. Su perro líder de 12 años se llamaba Togo y era igualmente famoso por su liderazgo y habilidad para detectar el peligro.

Operando en relevos, un trineo empezó desde Nome mientras el otro, cargando el suero, empezó desde Nenana. A pesar de la congelación parcial de sus dedos y orejas – a pesar de su fatiga y agotamiento – estos hombres siguieron forzosamente sobre suelos helados con vientos huracanados y temperaturas de menos 46 grados Celsius para lograr llevar el suero antidiftérico a Nome.

Juntos los dos equipos cubrieron 1,085 km, en 127 horas y media lo cual fue considerado una marca mundial, increíblemente lograda en temperaturas bajo cero y con vientos llenos de granizos y huracanados. Varios perros murieron en el trayecto.

Como resultado de este gran sacrificio, solo murió una persona más. El sacrificio de estos hombres extraordinarios proporcionó el regalo de la vida a un pueblo entero.


Sabemos por experiencias y testimonios que cuando todo marcha bien es fácil aparentar coraje y seguridad, pero sólo en medio de las crisis se prueba el verdadero carácter y fe de las personas, indistintamente de su lugar de origen o formación. En la crisis personas ordinarias hacen cosas extraordinarias por otras que a menudo ni conocen. No ambicionan fama ni popularidad, su recompensa es interior y permanente.

Mucha gente considera erróneamente que quienes sobreviven a conflictos como las guerras o los cataclismos son héroes. Nada más lejano a la historia. Los verdaderos héroes son aquellos que rinden sus vidas para la salvación de otros, mientras que los que sobreviven son, a menudo, los beneficiarios de sus actos de fe y coraje.

A menudo los medios de comunicación y la cultura contribuyen a trivializar el significado del heroísmo e incluso deciden arbitrariamente quien es héroe y quién no. No debe extrañar que a pesar de que Leonhard Seppala, con sus perros liderados por Togo hicieron el mayor de los sacrificios y llevaron el mayor peso del esfuerzo, el crédito internacional y los monumentos se dieron a otro participante y a su respectivo perro.

Seppala cuando se enteró por los periódicos sintió pena por su perro, más que por haber sido ignorado. El ya había recibido su mayor recompensa con las vidas salvadas por el suero que logro llevar a tiempo.

¿Es la humanidad desagradecida y olvidadiza? Con demasiada frecuencia ese es el caso. Cuando pasan las crisis la mayoría vuelve a aparentar que tiene el control, hasta que una nueva crisis emerge.

¿Le recuerda esta historia lo que hizo Dios por nosotros?, Dios entregó a su hijo Jesucristo para que toda la humanidad recibiera salvación eterna mediante su sacrificio. Los verdaderos héroes pueden ser ignorados pero sus acciones tienen repercusiones eternas.

Héroe es quien se sacrifica desinteresadamente por la salvación de otros


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario