Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

10 noviembre 2015

Sobre la meditación

Cuando uno empieza a explorar las profundidades interiores, todos los esquemas que sostienen la cuadrícula del universo semántico que habitas, se desploman. Una buena analogía es el túnel.

Imagina que te encuentras en un contexto de escenario de utilería, iluminado con las luces diseñadas para crear ciertos efectos, y que, con esa calidad de luz, se pueden convertir todas las falsedades en plausibilidades, el "trance cultural" peculiar de cada quién. De súbito te encuentras, en ése escenario de utilería cosmogónica, ante la entrada de un túnel, que intuyes te pueda conducir hacia la verdad. Te introduces en el túnel y la luz de tus paradigmas culturales queda a tus espaldas, y poco a poco se oscurece el camino. En las sombras se confunden las seudo-realidades con las falsedades. Llega un momento en que todo está patas para arriba. Sigues caminando y llegas a la oscuridad y el silencio. Te sientes perdido porque no hay puntos de referencia, ni parámetros, ni comprobaciones. Solo sabes que quién te animó a pasar por el túnel te ama y te ayuda. Él ya pasó por allí. Su vida misma anuncia el hecho de que la realización del "Siendo", es posible. 

La inmensa mayoría llegan a un punto y se desesperan, o se atemorizan. Se regresan, desandan el camino y al estar afuera, se exhiben como prueba de la futilidad del intento, advirtiendo a otros a no dejarse engañar por los falsos maestros. o se declaran trascendidos y se montan la máscara del beato, del asceta, del intelectual, del clérico, del filósofo, del esotérico, del místico y se comportan acorde a las tradiciones, del Consenso del Gentío. Otros persisten, avanzan, se cansan y descansan... unos cuantos son más resolutos y al cruzar un puente lo destruyen, al salvar un abismo en liana, la cortan, después de utilizar una nave la queman. 

Me encontré siendo de estos últimos. Esto lo hacemos como estrategia para coartar cualquier intento de retorno. No hay más camino que seguir de frente. Uno se acostumbra a la oscuridad, a la soledad y al silencio del túnel. Y en un instante sagrado saboreas tu siendo oscuridad, soledad, y silencio... En ese momento que se pasa el punto de no retorno. Ya no es factible regresar. De ese punto en adelante se está más cerca de la verdad, entendiendo la verdad como la salida al otro lado del túnel. La verdad tiene luz propia, no la iluminan los reflejos de esta teoría, de aquel dogma, de esta otra doctrina. La verdad se presenta auto evidente. No necesita argumentos, no necesita demostraciones, no necesita confirmaciones. Se proclama a si misma, se revela. Al desplomarse toda la falsedad queda tan sólo la realidad impoluta.

Donnato de la O 

No hay comentarios:

Publicar un comentario