Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

11 diciembre 2015

Esto también pasará

Un rey hizo crear para él un anillo en el que quería ocultar un mensaje que le ayudara en momentos de desesperación tanto a él como después a sus herederos.

Sabios y eruditos de palacio buscaron y buscaron un mensaje que con solo dos o tres palabras sirviera de tal ayuda, pero finalmente fue un anciano sirviente quien le dijo: "No soy sabio, ni erudito, pero conozco el mensaje".

El anciano lo escribió en un diminuto papel, lo dobló, se lo dio al Rey y añadió: "No lo leas. Mantenlo escondido en el anillo y ábrelo sólo cuando todo lo demás haya fracasado, cuando no encuentres salida a la situación".

Ese momento no tardó en llegar. El país fue invadido y el rey perdió el reino. Sus enemigos le perseguían, estaba solo y el camino se acababa, no había salida.

De repente, se acordó del anillo. Lo abrió, sacó el papel y allí encontró el pequeño y valioso mensaje: “ESTO TAMBIÉN PASARÁ”.

Mientras lo leía sintió que se cernía sobre él una paz y un gran silencio. Los enemigos que le perseguían debían haberse perdido en el bosque, o debían haberse equivocado de camino, pero lo cierto es que poco a poco dejó de escuchar el trote de los caballos.

Tras ello reunió sus ejércitos y reconquistó el reino, celebrándolo en una gran fiesta con música, bailes y un gran banquete. Se sentía victorioso y orgulloso de sí mismo, y entonces el anciano se acercó nuevamente a él: "Vuelve a leer el mensaje". El Rey no entendía por qué. Y el anciano siguió:

Este mensaje no es sólo para situaciones desesperadas; también es para situaciones placenteras. No es sólo para cuando estás derrotado; también es para cuando te sientes victorioso. No es sólo para cuando eres el último; también es para cuando eres el primero.

Recuerda que todo pasa. Ninguna cosa ni ninguna emoción son permanentes. Como el día y la noche, hay momentos de alegría y momentos de tristeza. Acéptalos como parte de la dualidad de la naturaleza porque son la naturaleza misma de las cosas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario