Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

31 marzo 2016

Persectiva poética


Un campesino cansado de la rutina del campo y de tanto trabajo duro, decidió vender su finca. Como sabía que su vecino era un destacado poeta, decidió pedirle el favor de que le hiciera el aviso de venta.

El poeta accedió gustosamente. El aviso decía:

- "Vendo un pedacito de cielo, adornado con bellas flores y verdes árboles, hermosos prados y un cristalino río con el agua más pura que jamás hayan visto".

El poeta tuvo que marcharse por un tiempo, pero a su regreso decidió visitar a sus nuevos vecinos, pensando que aquél hombre del aviso se había mudado tras cerrar la venta de su finca. Su sorpresa fue mayúscula al ver al campesino trabajando en sus faenas.

El poeta le preguntó:
-"¡Amigo! ¿No se iba de la finca?"

El campesino con una sonrisa le respondió:
-"No mi querido vecino, después de leer el aviso que usted me hizo, comprendí que tenía el lugar más maravilloso de la tierra y que no existe otro mejor..."

Uno de los problemas cruciales en la vida y los negocios es la falta de perspectiva. Cuando vivimos enfocados principalmente en los pequeños detalles diarios con sus tensiones y desafíos, es fácil llegar a dudar de todo. Dudamos de nuestra identidad, capacidad, propósito, llamado, destino y misión. Es fácil perderse en el laberinto de las dudas, especialmente cuando pasan los años y perdemos el gozo por lo que somos y hacemos.

Aunque a veces cambiar de contexto ayuda a crecer y vivir plenamente, especialmente cuando respiramos ambientes relacionalmente tóxicos y disfuncionales, la mayor parte de las veces la felicidad de se encuentra más cerca de lo que pensamos, incluso donde ya nos encontramos.

Bien escribía el filosofo y viajero Ralph Waldo Emerson "aunque viajemos por el mundo en busca de la belleza, debemos llevarla con nosotros o no la hallaremos". En otras palabras uno encuentra lo que tanto busca donde ya se encuentra. No es el lugar, o la cultura la que me define, sino mi capacidad para percibir la belleza, para decidir ser feliz a pesar de todo. Pero, para ello, debemos ganar perspectiva.

No es posible apreciar la pequeñez de nuestros problemas, sin una perspectiva a 30.000 pies de altura. Cuando volamos ocurre exactamente eso. Las cosas adquieren su verdadera dimensión, y cuando regresamos a ellas, ya no son tan amenazantes ni imposibles de enfrentar.

Dios me concedió ese regalo, pero necesito a veces un poeta que me recuerde la belleza, el amor, la felicidad que entraña vivir en este mundo creado por Dios para que madure, y sirva conforme a Su propósito mientras este aquí.

Te invito a iniciar esta semana con perspectiva. Haz un alto antes de tus tareas y proyectos, y medita en todo lo que Dios te ha dado para ser fructífero en esta tierra. Descubre el ritmo de Dios en todo y decide vivir con agradecimiento y ser feliz de tener un propósito supremo para tu vida. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario