Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

20 septiembre 2016

La vida es un regalo


Había una chica ciega que se odiaba por ser ciega. Odiaba a todos, excepto a su amoroso novio. Él siempre estaba allí para ella. Un día ella le dijo a su novio,
-"Si tan sólo pudiera ver el mundo, me casaría contigo."

Un día, alguien donó un par de ojos para ella. Cuando por fin retiraron el vendaje de sus ojos, fue capaz de verlo todo, incluyendo a su novio.

Él le preguntó:
-"¿Ahora que ya puede ver el mundo, ¿quieres casarte conmigo? “

La niña miró a su novio y vio que era ciego. La apariencia de sus párpados cerrados la impresionó. Ella no se lo esperaba así. La idea de mirarlo el resto de su vida así la llevó a negarse a casarse con él.

Su novio la dejó bañado en lágrimas y días más tarde escribió una nota a ella diciendo:
-"Cuida bien de tus ojos, mi amor, porque antes de ser tuyos, fueron míos."



Un estudio reciente sobre las mujeres sometidas a cambios extremos en su apariencia financiadas mediante programas televisivos ha arrojado un deprimente aunque no sorpresivo resultado: 9 de cada diez participantes al verse hermosas físicamente han abandonando a sus maridos no tan atractivos.

Esto no tiene que ver con el género, sino con el vacío de nuestra alma. Vivimos con un alma enferma, por lo que los cambios cosméticos externos aunque visibles no soportan las carencias, rechazo y vacíos de una vida sin Dios y sin propósito. A veces no se requiere una operación para aumentar los senos, el trasero, quitar las arrugas, reducir la grasa o el abultado abdomen para actuar con la misma superficialidad y egoísmo.

La fama, el prestigio, el dinero, y el poder son tanto o más atractivos que la apariencia física en un mundo que adora lo superficial y las frases publicitarias. La verdad es que el mejor regalo que uno puede dar a su familia, amigos y compañeros (as) de jornada es una vida saludable que se alimenta de un alma emocional y espiritualmente madura.

La mayoría de nosotros hemos sido expuestos tempranamente al abuso, la injusticia y el egoísmo por lo que si carecemos de mentores maduros, amigos auténticos y una relación con Dios, es muy seguro que profundizaremos en este mortal vacío existencial que nos lleva a cubrir con posesiones y externalidad lo que falta en el interior.

Pero podemos cambiar. Dios está en el negocio de la transformación diaria, si cedemos nuestro control para que Él empiece a cooperar con decisiones sabias y sanas diariamente que traiga un fruto eterno. ¿Por qué no consideras algunas de las opciones que citamos a continuación para empezar a dar pequeños pasos de bebé en la dirección correcta?

- Hoy antes de decir una palabra no amable - Piensa en alguien que no puede hablar.
- Antes de que te quejes sobre el sabor de la comida - Piensa en alguien que no tiene nada que comer.
- Antes de quejarte de tu esposo o esposa - Piensa en alguien que está clamando a Dios por un compañero(a).
- Hoy antes de quejarte de la vida - Piensa en alguien que se fue demasiado pronto al cielo.
- Antes de que te quejes de tus hijos - Piensa en alguien que desea hijos, pero es estéril.
- Antes de discutir sobre tu casa sucia a alguien por no limpiarla - Piensa en las personas que viven en las calles.
- Antes de quejarte por las distancias que manejas- Piensa en alguien que camina la misma distancia con los pies.
- Y cuando estés cansado y te quejes de tu trabajo - Piensa en los desempleados, los discapacitados y los que desearían tener tu trabajo.
- Pero antes de pensar en señalar con el dedo o condenar a otros -Recuerda que ninguno de nosotros está libre de pecado y todos daremos respuesta a un mismo Creador.
- Y cuando los pensamientos deprimentes quieran derribarte - Pon una sonrisa en la cara y da gracias a Dios que estás vivo y alrededor de otros aún.

Puede que no puedas cambiar tus circunstancias pero si tienes el poder de decidir cómo responder ante ellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario