Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

24 abril 2017

Nunca te adaptes a lo que no te hace feliz

A veces lo hacemos, nos adaptamos a lo que no nos hace feliz como quien se calza un zapato a la fuerza pensando que es su talla, y al poco, descubre que es incapaz de caminar, de correr, de volar…La felicidad no duele y por tanto no debe oprimir, ni rozar ni quitar el aire, sino permitirnos ser libres, ligeros y dueños de nuestros propios caminos.

Hace unos años una marca de jabones que comercializaba su producto para entornos laborales lanzó al mercado una gama en concreto que obtuvo bastante éxito. Impresa en la propia pastilla de jabón aparecía la frase “Happiness is Busyness” (felicidad es estar ocupado).

El mundo prefiere sabiamente la felicidad a la sabiduría -Will Durant-

Si bien es cierto que líneas como el concepto de “flujo” Mihaly Csikszentmihalyi enfatiza la idea de que concentrarnos en una tarea en cuerpo y alma puede darnos la felicidad, en esta ecuación debe añadirse sin duda el factor que hace referencia a si esa tarea nos es significativa o no.  De hecho, muchos trabajadores veían con triste ironía el eslogan de esos jabones, porque no todos se sentían felices por llevar a cabo una tarea que, si bien les aportaba una remuneración económica, lo que no tenían era bienestar psicológico.

Podríamos decir, casi sin temor a equivocarnos, que una buena parte de nosotros nos adaptamos casi a la fuerza a muchas de nuestras rutinas cotidianas, incluso siendo conscientes de que no nos hacen felices (o utilizando el símil de los zapatos, que nos hacen ampollas). Es como ir en el interior de una noria que nunca para de girar. El mundo, la vida, acontece nerviosa y perfecta ahí abajo, inaccesible y risueña, mientras nosotros seguimos cautivos de nuestras rutinas …
Nos adaptamos para sentirnos seguros

De niños nuestros padres nos ataban con un doble nudo los zapatos o zapatillas para que no se desataran y no tropezásemos. Nos arropaban bajo las mantas y la colcha con sumo cariño, subían hasta arriba las cremalleras de nuestros abrigos y chaquetas para que estuviéramos bien calentitos, atendidos, cuidados.

Muchas de esas veces estábamos algo incómodos por toda esa presión corporal, pero si había algo que sentíamos era seguridad. A medida que nos hacemos mayores y adquirimos responsabilidades de adultos, esa necesidad por sentirnos seguros sigue muy presente. Sin embargo, esta indefinible pulsión por la búsqueda continua de seguridad muchas veces no dirige nuestro comportamiento desde nuestra consciencia.

Por curioso que parezca, el más sensible frente a esta necesidad es nuestro cerebro. No le agradan los cambios, los riesgos ni aún menos las amenazas. Es él quien nos susurra aquello de “adáptate aunque no seas feliz, porque la seguridad garantiza la supervivencia”. Sin embargo, y esto debemos tenerlo claro, la adaptación no siempre no va de la mano de la felicidad; entre otras razones porque esta adaptación muchas veces no se produce.

Hay quien sigue manteniendo el vínculo de su relación de pareja sin que exista un amor real, sin que haya una complicidad auténtica ni aún menos felicidad. Lo importante para algunos es escapar de la soledad y para ello no dudan en adaptarse a la talla de un corazón que no va con el suyo.

Lo mismo ocurre a nivel laboral. Son muchas las personas que optan por mostrar lo que se conoce como “un perfil bajo”. Alguien dócil, manejable, alguien que llega a bajar méritos y estudios cuando redacta su currículum porque sabe que es el único modo de adaptarse a determinadas jerarquías empresariales.

Es como si en nuestra mente existiera un nuevo eslogan grabado, como el de la empresa de jabones citada al inicio: “Adaptarse o morir, renunciar para subsistir”.

Ahora bien… ¿de verdad merece la pena morir de infelicidad?

Para ser feliz hay que tomar decisiones

A pesar de que nuestro cerebro sea resistente al cambio y nos invite elegantemente a permanecer en nuestra zona de confort, está diseñado genéticamente para hacer frente a los desafíos y sobrevivir ante ellos. De hecho, hay un dato relacionado con esto mismo que nos invita a la reflexión.

La felicidad no está en el exterior, sino en el interior, de ahí que no dependa de lo que tengamos sino de lo que somos -Pablo Neruda-

Los investigadores Richard Herrnstein y Charles Murray definieron hace unos años un concepto denominado “Efecto Flynn”. Se ha observado que año a año las puntuaciones del cociente intelectual siguen subiendo. Esto se debe, entre otros factores, a que la vida moderna actual está cada vez más llena de estímulos: tenemos más acceso a la información, interactuamos más y nuestros niños de ahora procesan cada vez más rápido todos estos datos, todos estos estímulos relacionados con las nuevas tecnologías.

Ahora bien, hay un aspecto esencial del que psicólogos, psiquiatras, sociólogos y antropólogos son muy conscientes: un CI elevado no siempre va de la mano de la felicidad. Parece que eso de ser feliz y disponer de un entramado neuronal más extenso y fuerte no siempre garantiza nuestro bienestar psicológico. Es extraño y desolador a la vez.

¿Qué está pasando entonces? Nos hemos adaptado a esta sociedad de la información pero a la vez, nos recluimos en nuestras zonas de confort como quien mira la vida pasar, inventando un sucedáneo felicidad, una marca blanca que ha instantes caduca y nos aboca al estrés y la ansiedad…

Se nos olvida, tal vez, que para ser feliz hay que tomar decisiones, que hay que librarnos de los zapatos ajustados y atrevernos a caminar descalzos, se nos olvida que el amor no tiene por qué doler, que la docilidad en el trabajo nos acaba quemando y que a veces, hay que hacerlo, hay que desafiar a quién nos somete y salir por la puerta de entrada para crear nuestro propio camino. Nuestra propia felicidad.

¿Qué tal si empezamos hoy mismo?

Valeria Sabater


22 abril 2017

La desaparición de la realidad

John Lennon afirmó que la vida es lo que sucede mientras hacemos otros planes. La sustancia del acontecer se nos escapa; vivimos más en la evocación del pasado o el anhelo del futuro que en las fugitivas exigencias del presente. Los dibujos en las cuevas de Altamira demuestran que al ser humano nunca le ha bastado cazar un bisonte: necesita representarlo. Calentarse las manos en el fuego es un acto tangible que sirve para pensar en otra cosa.

Durante milenios, la res cogitans ha sido la especie más distraída del planeta. Esta capacidad de evasión explica que Cervantes haya concebido el Quijote en una cárcel y que Newton haya pensado algo especial al ver caer una manzana. Pero también nos mete en apuros; cuando tu pareja dice la alarmante frase "tenemos que hablar", en vez de concentrarte en lo que dice, piensas en Messi. Aunque así ejerces la mayor destreza de la "cosa pensante", eso sólo acarrea problemas.

La lengua inglesa inventó un refrán amable para que los abstraídos regresen al mundo: "A penny for your thoughts". Hoy en día es imposible usarlo sin caer en bancarrota. Pagar un penique cuando los otros se evaporan sólo puede llevarnos a la ruina. La realidad ha sido relevada por lo que ocurre en las pantallas.

El documental Ronaldo aborda la vida relativamente privada del célebre delantero del Real Madrid que también responde a un apodo alfanúmerico de cyborg: CR7. Una escena de la película captura el sentido de la fe en la era mediática. Cristiano asiste a una iglesia para bautizar a su sobrino. Se trata de un acto familiar, sin mayores lujos. El sacerdote preside la liturgia hasta revelar al verdadero Dios: pide fotografiarse con CR7.

En 2013, el Diccionario Oxford eligió a selfie como palabra del año. De este modo definió a una época donde lo importante no es vivir un suceso sino registrarlo. La gente no va al Louvre a ver la Gioconda sino a fotografiarla o, para ser exactos, a fotografiarse al lado de ella. La identidad, que desde Parménides dependía de lo que eres en forma indivisible, se ha convertido en simulacro.

El año pasado recorrí en Seattle los lugares icónicos del rock en el coche de una mujer que organiza tours privados. Comenzamos en el sitio donde Nirvana tocó por primera vez y terminamos en el restaurante donde Kurt Cobain cenó por última vez, pasando por la tumba de Jimi Hendrix y el auditorio donde se consagró Pearl Jam. En cada escala, ella se decepcionó de que yo no tomara fotos. Habíamos congeniado por una de esas "señales" de la trivia rocanrolera (Jeff Beck nos parecía el mejor guitarrista de todos los tiempos), pero ni siquiera esta complicidad frenó su desilusión. En una banca junto a la casa de Kurt Cobain, donde la gente deja toda clase de exvotos, dijo con pesadumbre: "Esto no está funcionando". Entonces le tomé una foto. Salió con cara triste, como si yo acabara de quemar el legendario suéter blanco del poeta Grunge.

De manera emblemática, otras palabras del año escogidas por el Diccionario Oxford aluden a la evanescente condición de la realidad. En 2014, la seleccionada fue vape, que se refiere al vapor inhalado en un cigarro electrónico, es decir, a un falso tabaco. En 2015, triunfó emoji, nombre japonés de los emoticones, que resumen el despecho con un corazón partido y la ternura con un koala. Este proceso de separación filológica de lo real tenía que desembocar en la palabra de 2016: "posverdad". No hay nada nuevo en que se digan mentiras o en que se distorsionen los datos; lo sorprendente es la condición dominante de las simulaciones, comenzando por los tuits de Donald Trump. ¿La "cosa pensante" se disoció de la verdad para ser la "cosa virtual" que pronto será la "cosa delirante"?

Ante la representación hegemónica de la verdad creada por la cultura dominante, Foucault encomió el papel emancipador del pensamiento, señalando que la lucha contra la representación es la lucha contra la repetición hegemónica. Una apuesta de la diferencia en contra de la semejanza.
Cuando las niñas de hoy sean abuelas, ¿tendrán nietas capaces de ver los millones de selfies de su infancia? ¿Existirá la especie más allá de sus imágenes?

La vida se transforma en lo que no sucede mientras hacemos otras cosas.


Juan Villoro

21 abril 2017

El amor y la muerte

El amor está compuesto de contrarios pero que no pueden separarse y que viven sin cesar en lucha y reunión con ellos mismos y con los otros.

Estos contrarios, como si fuesen los planetas del extraño sistema solar de las pasiones, giran en torno a un sol único. Este sol también es doble: la pareja. Continua transmutación de cada elemento: la libertad escoge servidumbre, la fatalidad se transforma en elección voluntaria, el alma es cuerpo y el cuerpo es alma. 

Amamos a un ser mortal como si fuese inmortal. Lope lo dijo mejor: a lo que es temporal llamamos eterno. Sí, somos mortales, somos hijos del tiempo y nadie se salva de la muerte. No sólo sabemos que vamos a morir sino que la persona que amamos también morirá. 

Somos juguetes del tiempo y sus accidentes: la enfermedad y la vejez, que desfiguran al cuerpo y extravían al alma. 

Pero el amor es una de las respuestas que el hombre ha inventado para mirar de frente a la muerte. Por el amor le robamos al tiempo que nos mata unas cuantas horas que transformamos a veces en paraíso y otras en infierno. De ambas maneras el tiempo se distiende y deja de ser una medida.

Octavio Paz


20 abril 2017

No podemos leer la mente

Si quiero o necesito algo,
Siempre puedo pedirlo.
Tengo derecho a pedirlo.
Pedir no es ser egoísta, poco amistoso o narcisista.
Pedir puede ser una expresión de amor, también.
Una forma de conectarme a través de mi vulnerabilidad.

No espero que alguien más me lea la mente,
que mágicamente sepa lo que quiero, necesito o siento,
que me satisfaga automáticamente,
sin que yo tenga que expresarlo.

No confundiré amor con ‘leer la mente’.
(Esta es una herida profunda que proviene de nuestra infancia).
Siempre puedo pedir.
Pedir no es lo mismo que exigir.
(Independientemente de lo que hayamos aprendido).
Al pedir, le doy a la otra persona la libertad
de que me proporcione lo que quiero, o no.
De que me escuche, o no.
De que me tome en serio, o no.
De que sea empático y cariñoso, o de que me avergüence por ello.

Al pedir, descubro a la otra persona.
Puedo conocerla más profundamente.
Al exigir, existe la amenaza de un castigo.
Al exigir, hago de la otra persona mi esclavo.
Al pedir, hay espacio.
Cabida para el sí y el no.

Al pedir, hay amistad, respeto, confianza.
¡Y yo no pretendo leer la mente!
No pretendo que puedo saber mágicamente
lo que alguien más siente, quiere o necesita.
En lugar de eso, puedo investigar.
Ofrecer mi respeto a través de preguntar.
O propiciar el espacio para que el otro se pueda expresar.
De cualquier manera, puedo escuchar sus deseos.
Incluso si provocan algún malestar en mí.
Y acepto que a veces puedo estar atascado
en mis propias proyecciones.

No leo la mente.
Así que no debo sentirme culpable
por no comprender enteramente
la experiencia de alguien más.
Por mucho que realmente me importe.
Y nadie más lee tampoco la mente.
Así que no debo castigar a nadie,
o tratar de hacerlo sentir mal,
por no verme, conocerme, cumplirme.
¡Qué alivio!
Ser plenamente responsable de mi propia felicidad.
Y de expresar la verdad.
Y estar completamente abierto
para ponerlo en práctica.


Jeff Foster


10 abril 2017

Caminaba entre todos los demás

Caminaba el hombre entre todos los demás, con tal dignidad que le es propia a quien en la confianza de ser hijo del Altísimo, cumple cabalmente su destino.

Ante el dolor del látigo y las espinas, mostraba su mensaje: “no soy carne, no soy cuerpo y tampoco Ustedes lo son”, vayamos un paso adelante, que protegidos estamos en cualquier umbral.

Ante una mente que sabe de juicios injustos, ofensas y desatinos ajenos, mostraba también: “no soy mente, no soy ninguna idea, ni Ustedes lo son” sigamos hacia arriba, donde reside el corazón.

Ante las lágrimas de una Madre y el desconcierto de sus discípulos, siguió mostrando: “no soy sentimientos que terminan en esta tierra, ni apegos que hagan sufrir, ni Ustedes lo son”, continuemos el ascenso con certeza en la luz y el reencuentro.

Ante la soledad de la más sublime entrega total, mostró el mayor de los ejemplos “Yo soy espíritu, el divino, el incorruptible e inmortal”, Padre: "en tus manos encomiendo mi espíritu y el de Ustedes también".

“Y uno de los malhechores que estaban colgados, le injuriaba, diciendo: Si tú eres el Cristo, sálvate a ti mismo y a nosotros. Y respondió el otro, reprendiéndole: ¿Ni aun tú temes a Dios, estando en la misma condena? Nosotros, la verdad, justamente padecemos; porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos: mas éste ningún mal hizo. Y le dijo á Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. Entonces Jesús le dijo: De verdad te digo, que hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lucas 39-43).

"No he venido a traer mensajes de dolor, he venido a mostrarles la luz en el camino de la vida"



03 abril 2017

Despertar

¿Has notado la luz reflejándose en la hierba seca?
¿Has escuchado el viento cantando entre las ramas del árbol?
¿Has sentido el viento en tu rostro, la luz del sol en tu cuerpo?
¿Has notado cómo tu mente estaba en silencio, aunque fuera sólo un momento, y cómo al hacerlo la sensación de Vida se hacía más y más intensa?

¿Has notado cómo hasta los objetos más pequeños y normales dejan de serlo, y brota de ellos la luz del Ser, la luz de la Vida?
¿Has notado cómo desaparece el yo, y todo es Vida y energía, júbilo e intensa Presencia?
¿Has notado cómo, aunque la mente vuelva con su cháchara, hay algo que ha cambiado de forma profunda e inexplicable?
No necesitas estar ante un lugar de pasmoso asombro.
La mente es una gran devoradora adicta al asombroso continuo.
Sólo es necesario estar serena y plenamente alerta y consciente.
Sólo es necesario Despertar. Aunque sea por breves instantes.
El sueño irá siendo cada vez menos pesado.
La conciencia cada vez más lúcida y clara.
El proceso de despertar no puede detenerse cuando llega la mañana.
Sólo la fiebre o la enfermedad nos mantendría dormidos.

Está amaneciendo.
Abramos los ojos a la Vida.

© Yolanda Calvo Gómez