Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

23 septiembre 2016

Ciego por la falta de visión

Por los años de 1880, George Eastman inventó un proceso para la aplicación de emulsión fotográfica en películas flexibles. Pronto apareció una simple cámara, que él llamó "Kodak ", para tomar ventaja de esa nueva película para fotografías. La pequeña cámara cambió el mundo al permitir que todos hiciesen fotos y, en el proceso, hizo nacer la industria de la revelación que prosperó durante décadas.
Casi cien años después, el emprendimiento que lleva su nombre - The Eastman Kodak Company - inventó la fotografía digital. En ese momento, sin embargo, visionarios como George Eastman ya estaban muertos. En lugar de darse cuenta del alcance de esa nueva tecnología y cómo podría desarrollar la industria fotográfica, Kodak enfrentó la imagen digital como una amenaza a su "actividad principal" que era la fabricación de películas.

Obviamente carecían de visión y sabemos el final de la historia. No sólo las cámaras digitales, sino también smartphones con cámaras de alta calidad son los descendientes virtuales de la primera cámara Kodak. Aunque sencillos y fácil de usar, el creador de la fotografía digital no ha sacado provecho de ello.

A veces se utiliza el término "dormir en los laureles" para describir a las personas o empresas que no generan o no van en busca de nuevas ideas. Pero el problema es aún mayor. Tiene que ver con estar tan enamorados del pasado que no podemos o no estamos dispuestos a avanzar hacia el futuro.
Varios oradores de la reciente convención de "World Photoshop", en la que participé, destacaron la forma en que los logros del pasado pueden bloquear nuestra capacidad de hacer grandes cosas en el futuro. En mi negocio, por ejemplo, excelentes fotógrafos siguen admirando las maravillosas fotografías que hicieron hace veinte años, e insisten en la producción de las mismas imágenes. Lo mismo ocurre en la música, otra área a la que he dedicado gran parte de mi tiempo. Algunos músicos continúan escuchando sus canciones viejas y no pueden ni siquiera pensar en tocar algo más.

En otras palabras, podemos aferrarnos a lo viejo, lo familiar, y no reconocer las promesas y posibilidades de probar nuevas y diferentes maneras en el futuro. He observado una verdad básica para cualquier tipo de negocio: cuanto más grande es la empresa, más grande es la probabilidad de que su liderazgo demuestre la falta de imaginación y creatividad para ver o apreciar algo que no sea lo que ya hicieron.

Lo mismo puede ser cierto en el reino espiritual. Cómodos y satisfechos con las prácticas tradicionales, rituales y tradiciones religiosas, reaccionamos a considerar algo nuevo, cegándonos por la falta de visión. Pero el Dios de la Biblia tiene mucho que ver con lo "nuevo"

Nuevas personas. Dios conoce nuestras luchas, debilidades y limitaciones. Él quiere que seamos nuevas personas, que seamos totalmente equipados para servirle a Él y a los demás. "De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas." (2 Corintios 5:17)

Nuevas cosas. Comprendiendo los problemas de insuficiencia e imperfección, Dios nos ofrece un futuro nuevo y diferente. "No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. He aquí que yo hago cosa nueva" (Isaías 43:18-19).

Nuevas razones. Sabiendo que muchas veces no vivimos como queremos, Dios nos ofrece la posibilidad de vivir para Él "Ponte la nueva naturaleza creada por Dios, que es similar a su propia naturaleza y eso se nota en la vida real, lo cual es correcto y dedicado a Él." (Efesios 4:24).

Jim Mathis

 

20 septiembre 2016

La vida es un regalo


Había una chica ciega que se odiaba por ser ciega. Odiaba a todos, excepto a su amoroso novio. Él siempre estaba allí para ella. Un día ella le dijo a su novio,
-"Si tan sólo pudiera ver el mundo, me casaría contigo."

Un día, alguien donó un par de ojos para ella. Cuando por fin retiraron el vendaje de sus ojos, fue capaz de verlo todo, incluyendo a su novio.

Él le preguntó:
-"¿Ahora que ya puede ver el mundo, ¿quieres casarte conmigo? “

La niña miró a su novio y vio que era ciego. La apariencia de sus párpados cerrados la impresionó. Ella no se lo esperaba así. La idea de mirarlo el resto de su vida así la llevó a negarse a casarse con él.

Su novio la dejó bañado en lágrimas y días más tarde escribió una nota a ella diciendo:
-"Cuida bien de tus ojos, mi amor, porque antes de ser tuyos, fueron míos."



Un estudio reciente sobre las mujeres sometidas a cambios extremos en su apariencia financiadas mediante programas televisivos ha arrojado un deprimente aunque no sorpresivo resultado: 9 de cada diez participantes al verse hermosas físicamente han abandonando a sus maridos no tan atractivos.

Esto no tiene que ver con el género, sino con el vacío de nuestra alma. Vivimos con un alma enferma, por lo que los cambios cosméticos externos aunque visibles no soportan las carencias, rechazo y vacíos de una vida sin Dios y sin propósito. A veces no se requiere una operación para aumentar los senos, el trasero, quitar las arrugas, reducir la grasa o el abultado abdomen para actuar con la misma superficialidad y egoísmo.

La fama, el prestigio, el dinero, y el poder son tanto o más atractivos que la apariencia física en un mundo que adora lo superficial y las frases publicitarias. La verdad es que el mejor regalo que uno puede dar a su familia, amigos y compañeros (as) de jornada es una vida saludable que se alimenta de un alma emocional y espiritualmente madura.

La mayoría de nosotros hemos sido expuestos tempranamente al abuso, la injusticia y el egoísmo por lo que si carecemos de mentores maduros, amigos auténticos y una relación con Dios, es muy seguro que profundizaremos en este mortal vacío existencial que nos lleva a cubrir con posesiones y externalidad lo que falta en el interior.

Pero podemos cambiar. Dios está en el negocio de la transformación diaria, si cedemos nuestro control para que Él empiece a cooperar con decisiones sabias y sanas diariamente que traiga un fruto eterno. ¿Por qué no consideras algunas de las opciones que citamos a continuación para empezar a dar pequeños pasos de bebé en la dirección correcta?

- Hoy antes de decir una palabra no amable - Piensa en alguien que no puede hablar.
- Antes de que te quejes sobre el sabor de la comida - Piensa en alguien que no tiene nada que comer.
- Antes de quejarte de tu esposo o esposa - Piensa en alguien que está clamando a Dios por un compañero(a).
- Hoy antes de quejarte de la vida - Piensa en alguien que se fue demasiado pronto al cielo.
- Antes de que te quejes de tus hijos - Piensa en alguien que desea hijos, pero es estéril.
- Antes de discutir sobre tu casa sucia a alguien por no limpiarla - Piensa en las personas que viven en las calles.
- Antes de quejarte por las distancias que manejas- Piensa en alguien que camina la misma distancia con los pies.
- Y cuando estés cansado y te quejes de tu trabajo - Piensa en los desempleados, los discapacitados y los que desearían tener tu trabajo.
- Pero antes de pensar en señalar con el dedo o condenar a otros -Recuerda que ninguno de nosotros está libre de pecado y todos daremos respuesta a un mismo Creador.
- Y cuando los pensamientos deprimentes quieran derribarte - Pon una sonrisa en la cara y da gracias a Dios que estás vivo y alrededor de otros aún.

Puede que no puedas cambiar tus circunstancias pero si tienes el poder de decidir cómo responder ante ellas.

19 septiembre 2016

¿Te consideras una persona culta?

¿Qué significa, exactamente, ser una persona culta? Hay muchos hábitos e inquietudes culturales que podríamos identificar con este grupo de personas, y en ocasiones no está muy claro si estas características nos hablan realmente de la manera de pensar de alguien o son, simplemente, una descripción de las maneras en las que se expresa su soberbia o vanidad.

En ocasiones, lo que conocemos como personas cultas no son más que miembros de las clases altas que han tenido el privilegio de poder tener acceso a libros, películas y otros productos culturales demasiado lujosos como para ser costeados por la mayoría del pueblo. En otras, lo que llamamos cultura es una simple fachada que se usa para conseguir poder de influencia.

Ambas opciones eran despreciadas por el joven Antón Chéjov, nacido en 1860, que de mayor sería uno de los escritores rusos más importantes de la historia. Sin embargo, Chéjov sí creía en la existencia de las personas realmente cultas, y en una de sus cartas a su hermano Nikolái habló sobre las ocho características que, según él, las definen.

Las verdaderas personas cultas según Antón Chéjov
Nikolái, que en el momento en el que su hermano menor Antón le escribió la carta tenía 28 años, empezaba a ser un pintor reconocido y las personas con estudios comenzaban a interesarse por él. Debido a este hecho, Antón Chéjov incluyó en una de sus misivas a Nikolai un listado de las que, para él, son las características que definen a las personas cultas, para que su hermano viese hasta qué punto él no pertenecía a ese tipo de círculos.

De este modo, Antón Chéjov intentaba animar a su hermano a emprender el estilo de vida de las personas verdaderamente cultas, alejadas de cualquier rastro de vanidad y superficialidad, y a empezar a trabajar cada día para formarse en esa dirección.

Más allá de las intenciones que el Antón de Chéjov de 26 años tenía en el momento de escribir este texto (que puede ser encontrado en el recopilatorio de cartas de Chéjov), cualquier persona puede encontrar en este listado de características una manera razonable de identificar a las personas cultas. A continuación queda resumido.

1. Son amables y respetan a los demás
Chéjov sostenía que, por defecto, todo el mundo es tratado con respeto y amabilidad por las personas cultas. Eso significa que nunca llegan a prejuzgar a quienes no conocen y que se muestran educadas con todo el mundo, sin llegar a hacer favores solo a las personas que pueden devolverlos.

2. Muestran simpatía no solo por mendigos y gatos
Las personas cultas toman la iniciativa para ayudar a los demás y se preocupan por las personas con las que han establecido poco o ningún contacto.

3. Respetan la propiedad de los demás
Las personas cultas saben que robar no es el único modo de dañar las propiedades de los otros, y por lo tanto pagan todas sus deudas.

4. Huyen de la mentira
Las personas cultas no mienten ni siquiera en los detalles más ínfimos. Consideran la mentira como una falta de respeto hacia el interlocutor y se muestran en la calle tal y como son en su casa.

5. No manipulan ni se dejan manipular por la compasión
No tienen miedo de despertar compasión ante los demás, y tampoco intentan producir compasión para aprovecharse del favor de otros.

6. No abrazan la vanidad
Las personas cultas no intentan relacionarse con otras personas por el simple hecho de que son populares o poderosas. Tampoco se pavonean para especular con su propia imagen pública.

7. Cultivan sus talentos
Si tienen un talento, las personas cultas se esfuerzan por desarrollarlo, y sacrifican por él los placeres inmediatos.

8. Desarrollan intuición estética
No se preocupan solo por vivir la vida a través de un sentido pragmático de la utilidad, sino que piensan en lo que hacen en términos estéticos. Por lo tanto, especialmente si son artistas, rechazan algunos hábitos simplemente por las apreciaciones estéticas que tienen sobre ellos.

Otra concepción de la cultura
En su carta, Chéjov enfatizó el hecho de que el hecho de transformarse o no en una persona culta es una cuestión de actitud, más que de acceso a libros.

Por lo tanto, la cultura queda definida como la propiedad de interiorizar los elementos más positivos y socializadores de la cultura en la que una persona vive, no en aislarse de los demás a través de la barrera elitista del acceso a los lujos. Es una idea que, hoy en día, podríamos reivindicar más.

¿Cómo te sientes? ¿Eres culto realmente según estas concepciones?

Arturo Torres -Psicología y mente-

15 septiembre 2016

México celebra

El 16 de septiembre se celebra en México el día de la independencia, y los Mexicanos celebran.
¿Pero qué celebramos?

Podría decirse que el nivel de inconformidad de los mexicanos con las autoridades, con las injusticias, con las reformas a las leyes, con la impunidad, la impotencia de ver cómo nos roban y con la corrupción en general, ha llegado a un límite, la gente no solo está cansada, sino que también empieza a despertar, a defenderse, a reclamar, a informarse, a unirse … pienso que como cada 100 años aprox. en este país se han gestado grandes movimientos, también empieza a gestarse un movimiento de cambio que no tarda mucho en dar a la luz; un cambio consciente, un cambio con herramientas muy diferentes a hace 200 ó 100 años, pero un cambio al fin. Tenemos derecho a un país más libre, más justo, más prospero.

Cuando pienso en la riqueza que tenemos en nuestro país, no puedo dejar de reconocer que el valor principal es la gente, en nuestro país existe gente maravillosa y es la mayoría, gente muy trabajadora, creativa, que da su vida en las causas, que luchan por dejar un mejor hogar, una mejor ciudad, un mejor país y que cada día abren los ojos con el objetivo de vivir mejor y dejar un mejor lugar para las generaciones venideras.

Yo creo que sí, debemos celebrar, y precisamente recordarles a esas generaciones que vienen detrás de nosotros, que tenemos un gran país por el cual luchar, que no siempre fue como hoy lo vivimos, que antes de la independencia estábamos sometidos a la voluntad de otro país (que también nos saqueo), y hoy es un país libre y soberano, pero sabiendo que hay aún mucho por hacer.
Han visto el emblema nacional, un águila y una serpiente luchando, donde aún ninguno es ganador, no es un emblema estático, nos muestra que la lucha continúa, que no ha terminado, que siempre hay dos fuerzas en lucha, pero nos invita a no darnos por vencidos tan fácilmente… Lo que vuela contra lo que se arrastra en una lucha constante.

La celebración inicia la noche del 15 de septiembre (gracias Don Porfirio) donde recordamos el discurso del Cura Don Miguel Hidalgo que hace el llamado a la lucha, y donde gritó por primera vez “viva México”… Hoy en día, se celebra con una alegre fiesta, los mexicanos nos reunimos a degustar muy ricos platillos y es que no es para menos, la comida mexicana es de las mejores del mundo, además cuando hablamos de compartir el alimento, lo vinculamos con familia, amigos, con cercanía, amistad, hermandad, amor, satisfacción… Tomemos este tiempo para disfrutar nuestros sabores, aromas y colores, agradezcamos por la familia, por los amigos, por la libertad que tenemos caminar hacia donde nos plazca, veamos a los ojos de los mexicanos y reconozcamos el gran valor que tienen las personas a nuestro derredor.

Celebremos qué como nuestro emblema lo muestra, la lucha continúa, esta historia aún no se ha terminado y a cada uno de nosotros nos toca hacer de éste un mejor país.


Edith Reyna

Photo by Edith Reyna

14 septiembre 2016

¿Mis palabras te parecen duras, amigo?

A veces las crudas verdades duelen.

Es bastante comprensible que nos sintamos incómodos cuando nuestros conceptos y creencias más preciadas son sacudidas. Pero, a veces, esa es exactamente la medicina que necesitamos.

Recuerdo que hace una década lancé ‘El Poder del Ahora’ hasta el otro lado de la habitación, lleno de enojo y frustración. Mis conceptos más sagrados acerca de 'mí mismo’ se estaban sintiendo amenazados. El ego se rebeló.

A veces, un médico se ve en la necesidad de quitar con una sierra un pie gangrenado para salvar una pierna. Parece muy cruel, pero la intención es amorosa. A veces, sanar duele como el mismo infierno.

Si algo de lo que digo te suena desagradable, asegúrate de revisar si algunas de tus sagradas creencias se sienten amenazadas.

Esto no es una excusa para ser cruel ni para ser poco amable de manera intencional, por supuesto. Pero a veces el amor tiene que ensuciarse las manos. A veces, el amor es un desafío. A veces, el amor es descaradamente honesto, hasta el riesgo de perderlo todo.

Quizás yo sea el único a quien le importas lo suficiente como para no hablarte con toda esa mierda espiritual y sin la necesidad de agradarte. No tengo ninguna imagen del 'agradable tipo espiritual’ que defender. Sólo me importa tu libertad.

El amor no siempre es reconfortante. Pero siempre es real.

Jeff Foster


13 septiembre 2016

Pobres

En este mundo hay dos tipos de gente pobre: los que tienen dinero y los que no tienen dinero. Pero no hay diferencia en su pobreza; ambos son pobres.

Entonces, ¿quién es rico?
Sólo es rica la persona cuyo horizonte está exactamente bajo sus pies, no lejos ni distante. Esto significa satisfacción absoluta, aquel cuya línea de horizonte está bajo sus pies, que ve el horizonte donde sus pies están plantados, que dice: "Ahí donde pongo el pie es donde el horizonte toca la Tierra, en ninguna otra parte". Cuando una persona está colmada de este sentimiento, este estado o sentimiento, uno está libre de todo deseo, en un estado de total satisfacción... Esta persona está libre de la prisa, ha dejado de correr. Está libre de la locura de ir cada vez más allá.

Osho


12 septiembre 2016

El pez dorado


Probablemente usted jamás ha escuchado sobre un pez dorado llamado Jonás. El o ella - es difícil decirlo con seguridad cuando se trata de un pez dorado - pasaba todo el día nadando en círculos en una pequeña pecera, sin poder ir a ninguna parte porque no había otro lugar a donde ir.

Es debatible que Jonás se aburriera, dado que se supone que los peces dorados tienen una limitada memoria de tres segundos. Ellos no pueden aparentemente ver hacia el pasado y le dan poco pensamiento al futuro.

Jonás no recuerda nada ahora, pero un día su propietario decidió limpiar su pecera. Para mantener al pez vivo durante el proceso de limpieza, el propietario llenó su bañera con unas cuantas pulgadas de agua y liberó temporalmente a Jonás en el largo cuerpo de agua.

Poco más de una hora después, el propietario regresó y encontró a su pez dorado mascota en una esquina de la bañera, nadando en un círculo no más grande que su pecera. 




Hay un bombardeo constante de la cultura y los medios para llenar los espacios que antes nos obligaban a pensar y meditar. Las redes sociales han eliminado el concepto de aburrimiento, creando un sentido de ocupación permanente, donde nuestro cerebro y sentidos deben ser continuamente estimulados para no experimentar el vacío y la soledad de una sociedad conectada pero profundamente superficial y solitaria.

Como el pez dorado no tenemos memoria del pasado, ni preocupación por el futuro. Vivimos corriendo en pequeños círculos en la pecera existencial, repitiendo los mismos pasos sin ganar por ello profundidad o conocimiento de nosotros mismos. Y cuando todo falla, llenamos todo vacío con la adicción de moda. No tenemos problemas, solo los dopamos.

El pez dorado no sueña, ni medita, ni tiene necesidad de conocerse a si mismo. No tiene sentido de la historia, y le despreocupa el mañana, porque su vida carece de propósito y vive solo para sí mismo.

Hay muchos tipos de Jonás, pero uno en particular figura en la Biblia, y refleja nuestro comportamiento más común: negarse a vivir de acuerdo a su llamado y cumplir su propósito en este mundo dejando un legado que haga una diferencia en las vidas de los demás.

Jonás fue llamado por Dios, y él lo sabía. Sin embargo, optó por tomar un barco y navegar en sentido contrario a su destino. Su desobediencia casi la cuesta la vida a la tripulación. Tras ser arrojado al mar es tragado por un gran pez y practicamente muere por tres días, para finalmente ser expulsado en una playa. Resignado cumple su misión, pero se enoja cuando Dios finalmente tiene compasión y perdona a Nínive.

Como el pez dorado llamado Jonás, y los muchos "Jonases" que encontramos a diaria, podemos seguir haciendo pequeños círculos en una esquina de la bañera que es nuestra vida, o hacer un alto, meditar, cambiar de rumbo y nadar en aguas más anchas y profundas. Puede que nos critiquen, o que como Jonás nos enojemos con Dios por Su compasión por la humanidad, pero al final del viaje habremos cumplido aquello para lo cual fuimos diseñados. Tomamos riesgos con base en nuestras más profundas creencias y valores para complacer al único que siempre ha creído en nosotros y nos ama incondicionalmente.

No se tú, pero yo no deseo vivir confinado en mi llamado y propósito a una pecera donde hago círculos incesantes sin recordar porque hago lo que hago. Dios nos llamo a desarrollar vidas con sentido, plenas y dignas. El tiene un plan para cada uno de nosotros y es nuestro debe salir de esta loca carrera de la vida para dejar un legado que cambie vidas y complazca al único que realmente importa.