Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

12 agosto 2013

Juegos finitos e infinitos

En el mundo de juegos finitos los ganadores y los perdedores, las reglas, los límites y el tiempo son extremadamente importantes.  En este mundo los títulos, las adquisiciones y el prestigio son primordiales.  La planificación, la estrategia y el secreto son cruciales.  Para convertirte en un maestro en el mundo de los juegos finitos tienes un un público que conoce las reglas y que te dará una reputación.  En el juego finito, ser identificado con los perdedores es terrible y peligroso.  El juego finito valora los cuerpos, las cosas y las reputaciones.  La pérdida última es la muerte.

El resultado final del juego finito es la autoaniquilación porque las máquinas que inventamos para ayudarnos en este juego de ganadores y perdedores destruirán a los que confíen en ellas.  La tecnología, el marketing, la productividad son términos para animar a los jugadores a comprar más máquinas y el valor de uno depende de cuántas máquinas posee el jugador y lo bien que las haga funcionar.

También existe el juego infinito, que puedes empezar a jugar si quieres.  En este juego no hay límites; las fuerzas que permiten que las flores crezcan son infinitas y esas fuerzas no pueden ser dominadas ni controladas.  El propósito del juego infinito es conseguir que haya más gente que juegue, ría, ame, baile y cante.  La vida misma es infinitamente no comprensible.  Estas fuerzas existían antes que nosotros y seguirán existiendo tras los límites de la muerte y el tiempo.

Mientras el jugador finito tiene que debatirse y aprender el lenguaje y las reglas para hacer que funcionar todas las máquinas, el jugador infinito habla desde el corazón y sabe que las respuestas están más allá de las palabras y las explicaciones.  Esto no significa que los jugadores del juego infinito no puedan jugar también juegos finitos.  Pero no saben tomárselos en serio.

Es una opción.  Nos hallamos en un mundo en el que el secretismo, la competencia, el miedo y las armas son parte del equipo empleado para jugar el juego finito de la vida.  Sabemos que los ganadores y perdedores están sumamente valorados.  Los jugadores que prefieran pasar más tiempo jugando al juego infinito también juegan al juego finito.  La opción es jugar principalmente los juegos infinitos, pero aunque también juegues a juegos finitos, niégate a tomarlos en serio.  Los demás tal vez crean que lo haces en serio, pero tú sabes que no.  Sabes ver tu mundo en términos de un juego infinito.  Sonreirás con más frecuencia, te sentirás sereno y encontrarás las soluciones espirituales.

James Carse



No hay comentarios:

Publicar un comentario