Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

01 agosto 2013

Visualización

¿Qué une a empresarios, atletas y artistas de éxito de alrededor del mundo?

Todos ellos tienen algo en común: utilizan la visualización para lograr sus metas.

Pero, ¿qué sabes realmente sobre la visualización?

Ella puede ayudarte a mejorar tu humor y tu estado de ánimo,  a situarte en el camino correcto, a seguir avanzando sin rendirte y a lograr todos tus deseos y objetivos.

La visualización consiste en utilizar tu imaginación para atraer a tu vida todo lo que deseas, y es una de las herramientas más poderosas para lograr resultados exitosos.

Si dedicas todos los días unos minutos a visualizar, estarás dedicando tu energía y foco a lo que quieres lograr. Y tiene una fuerza increíble para acercarte a ello.

¿Sabes por qué? Porque la mente no distingue entre lo que tenemos en realidad y lo que imaginamos… Así que imagina qué puedes lograr si la usas a tu favor.

¿Quieres saber cómo utilizarla para lograr todo lo que te propones? A continuación te mostramos cómo hacerlo junto a un sencillo (y efectivo!) ejercicio.

Solamente necesitas unos minutos al día para visualizar, y cuando logras hacerlo las sensaciones son increíbles.

Visualizar pone a tu servicio tus propios pensamientos, emociones e imaginación para brindarte grandes resultados; incrementa tu efectividad en todo lo que haces; diseña una imagen detallada de lo que queires para que eso se cree; y atrae a tu vida nuevas oportunidades, prosperidad y felicidad.

Puedes usarla para mejorar tu vida en general o para lograr resultados específicos en áreas concretas, pero lo mejor de todo es que a pesar de ser una técnica profunda se aprender bastante rápido.

Solamente necesitas unos minutos durante el día, y encontrar un lugar cómodo, tranquilo y silencioso.

Entonces cierra los ojos, respira inspirando por la nariz y expirando lentamente por la boca y disfruta imaginando intensamente lo que quieres lograr.

Siente las sensaciones, colores, aromas, emociones… ¡Todo!

Necesitarás un poco de práctica, pero está comprobado que sus resultados son efectivos.

Ejercicio de visualización en 5 pasos

Tan solo tienes que dedicarle unos minutos todos los días. ¡Te sorprenderás!

#1) Encuentra una habitación tranquila y siéntate en una posición cómoda

#2) Piensa en algo que te ocurrió y que te traiga fuertes emociones positivas de amor, alegría o agradecimiento.
Puede ser el nacimiento de un niño, un ascenso, tu nueva mascota, una relación, una excelente calificación, reencontrarte con un viejo amigo… Lo que sea mientras te haga sentir totalmente positivo.
Entonces, vuelve a vivir esa experiencia hasta que puedas sentir la alegría en tu cuerpo con todos los sentidos: ¿cómo te sentiste? ¿qué aroma se respiraba en ese momento? ¿hacía frío o calor? Recuerda todos los detalles y revívelos.

#3) Cuando ya estés en un estado verdaderamente feliz, visualiza lo que deseas crear e imagínalo como si ya hubiese sucedido.

Imagina que estás conduciendo un auto nuevo, que vives en ese nuevo hogar, que disfrutas de esa relación… Realmente entra en el sentimiento y aprovecha esta experiencia al máximo. Una vez más, utiliza todos tus sentidos.

#4) Trata de escuchar esas brisas del mar, respira el aroma de los pinos, siente el roce de tus dedos sobre el volante de ese coche, saborea ese dulce beso, trata de verte a ti mismo disfrutando de un nuevo auto o una nueva relación… ¿Comprendes la idea? Se trata de que te impliques al máximo hasta sentirlo como si ya lo tuvieras, hasta experimentar las sensaciones como si fueran reales.

#5) Cuando lo hayas hecho, di en voz alta o escribe en un papel: “Estoy muy contento y agradecido porque…” Y ahí rellenas la frase con tu deseo.

Por ejemplo: “Estoy muy contento y agradecido porque tengo el dinero suficiente para viajar a cualquier parte y en cualquier momento”. Y a continuación añade: “hecho está. Y así es”. Dilo en un tono confiado y dominante y espera a que suceda.

No te sientas frustrado porque todavía no lo tienes: recuerda que es un ejercicio, y que debes sentirte como si fuera tuyo.

Puedes sorprenderte lo fácil que es, pero es tan sencillo como efectivo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario