Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

29 mayo 2013

Espiritualidad y Filosofía de Vida 1

Durante la conferencia “Cambia tú, Cambia el Mundo”, organizado por Emergencias en Bruselas este pasado mes de Septiembre, Pierre Rabhi, un pensador Francés y pionero en agricultura orgánica, y Matthieu Ricard, discutieron sus puntos de vista acerca de la vida. Presentamos aquí una selección de las respuestas a algunas de las preguntas de este diálogo.

P: Tanto tú, Rhabi, un algeriano viviendo en Ardèche, Francia, y Matthieu Ricard, un francés y monje budista tibetano … carecen de raíces?

Pierre Rabhi: Durante mucho tiempo sentí que estaba en el exilio. Estaba excluido del Islam y de mi familia Europea y me encontré sin un lugar que pudiera llamar como propio, vagando por mucho tiempo. Me convertí en un hombre sin país y tuve que crear mi propio país. Finalmente me sentí en “casa” cuando compré un pedazo de tierra escarpado en Ardèche. Es un pequeño terreno pero esta tierra que amo, me dio raíces.

Matthieu Ricard: Mi experiencia es diferente, nunca sentí que no tuviera raíces; al contrario, siento que poseo mis propias raíces. No tengo casa ni tierra; vivo en una cabaña de retiro que no me pertenece y donde probablemente pase mis últimos días. Si me siento en casa ahí es porque me encuentro en el corazón de lo que me ocupa ahí. Pero mis raíces verdaderas son mis maestros espirituales; están conmigo a donde quiera que vaya. Es otra decisión de vida, una distinta. Yo prefiero no dejar huella.

P: ¿Dos caminos diferentes, pero con puntos convergentes?

Pierre: Somos hermanos de consciencia. Debemos trascender nuestras ataduras que nos dividen y debemos desarrollar una sociología de consciencias, más que una sociología de donde provenimos.

Matthieu: Lo que nos une es nuestra humanidad. Como nos lo recuerda SS el Dalai Lama él es, primero que nada, un ser humano. Luego tibetano, luego un monje budista y luego el Dalai Lama lo que, como él nos dice, carece de importancia. Hablamos con diferentes palabras pero compartimos los mismo sentimientos. Lo que cuenta es que seamos de servicio, que compartamos ideas para un mundo mejor. El futuro está en las manos de las personas altruistas que estén dispuestas a cooperar. Si un número suficiente de aproximaciones parecidas pueden crear masa crítica, llegará el punto en que que este punto critico detonará un cambio cultural en la sociedad hacia una solidaridad y benevolencia más profunda.


1 comentario:

  1. Una filosofía de Vida muy acertada :-)
    Gracias, amiga.

    Un abrazo de luz.

    http://frasesdedios.blogspot.com.es

    ResponderEliminar