Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

18 marzo 2015

El deseo de morir es el deseo de vivir, disfrazado.

La urgencia de morir es la urgencia de desaparecer como un yo separado, desaparecer en la inmensidad del Ser, descansar profundamente, como nunca antes lo habíamos hecho. Es la ola anhelando su regreso al océano.... olvidando que nunca se separó de él, en primer lugar. Es un inocente error que se corrige con un poco de investigación.

El deseo de morir no es algo negativo, enfermo, oscuro o pecaminoso, se trata más bien de algo sumamente mal interpretado, ¡eso tenlo por seguro! Ignoramos el deseo, lo alejamos, lo ocultamos, lo medicamos, lo mantenemos en secreto, tratamos de adormecernos a él o incluso hacemos el intento de filosofar sobre la idea con tal de que desaparezca. Hay mucha VERGÜENZA asociada a este deseo, demasiada culpa. Pero cuando es reconocido, honrado, escuchado, incluso el impulso suicida, la urgencia de deshacernos de nuestra falsa piel, contiene infinita inteligencia. ¡Todos los sentimientos lo hacen!

Porque en secreto, el deseo de morir es el deseo de despertar, de volver a la vida, de dejar de definirnos como un cuerpo-mente separado, de recordar nuestra naturaleza original, ¡inmensa y libre! Es la urgencia de desaparecer el falso 'mí' (ego, yo, persona) dejar de pretender ser algo que no somos, soltar todo aquello que es de segunda mano y poco auténtico, y vivir, realmente vivir, valiente y libremente, como la consciencia misma, ¡llenos de vida y potencial y creatividad cósmica!

El deseo de morir no es nuestro enemigo - no es algo que deba ser aniquilado o algo a lo que debamos tenerle miedo. Este deseo contiene un profundo mensaje de despertar y cambio. Dice, grita: "¡Tú no estás limitado por lo que crees ser! ¡Eres un hijo del Universo, recuerda, merecedor de todas sus riquezas! ¡Sólo lo falso puede morir, y tú no puedes ser falso!" ¿Somos capaces de escuchar su llamado? ¿Podemos escuchar, realmente escuchar?

La ola no puede volver al océano, no puede llegar a Casa. ¡Nunca estuvo separada de Casa, en primer lugar! Tú ya eres Oceánico, amigo, y el verdadero suicidio no es terminar con el cuerpo-mente, sino recordar tu original e inmaculada naturaleza, aquí y ahora, ¡más allá de los estragos del tiempo!

¡VIVE!, ¡VIVE!, ¡VIVE! ¡NO TIENES NADA QUE PERDER!

Jeff Foster

No hay comentarios:

Publicar un comentario