Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

19 enero 2017

La obligación moral de tratar a todos los seres con compasión

En su libro más reciente, En Defensa de los Animales: La imperativa moral, filosófica y revolucionaria de tratar a todos los seres con Compasión, el monje budista Matthieu Ricard, presenta las razones para terminar con la explotación de los animales no humanos. Si dejáramos de comer productos animales, nos explica, podríamos comenzar a aliviar el hambre a nivel mundial, reducir de manera significativa nuestras emisiones de carbono y mejorar la salud de los humanos. Y, por supuesto, también podríamos eliminar una gran cantidad de sufrimiento innecesario a miles de millones de seres sensibles cada año.

Platicamos recientemente con Ricard acerca de En Defensa de los Animales.

Una vez conscientes de la cantidad de sufrimiento provocado por la industria de la carne. ¿Por qué la gente lo hace?

Hubo una encuesta muy interesante acerca de esta pregunta que se realizó en Australia y las respuestas que las personas dieron fueron muy reveladoras. El ochenta por ciento de la gente contestó que lo hacían porque les gustaba el sabor de la carne. Se podían seleccionar varias respuestas al respecto por lo que cuarenta y cinco por ciento de las personas indicaron que el comer carne era una tradición familiar. Y luego la otra respuesta que dieron fue que no sabían que otra cosa cocinar. Interesantamente, la salud humana no se encontraba entre las principales preocupaciones.

El comer carne porque te gusta su sabor es un argumento eticamente débil. Consideremos estas estadísticas avasalladoras: cada año 60 mil millones de animales terrestres y 1,000 millones de animales marinos son sacrificados para alimento. Esto significa que 120 millones de animales son asesinados a causa de nuestro apetito. Eso es una masacre.

Parece que muchas personas están cada vez más conscientes de este tipo de datos acerca de la industria de la carne y sin embargo muchos escogen seguir comiendo carne. Si no los va a convencer un argumento lógico para que cambien sus hábitos, ¿qué lo logrará?

Creo que la razón por la cual la gente no aprecia la totalidad de la industria de la carne es porque se nos oculta el daño que realiza. He escuchado decir que si los rastros estuvieran construídos con muros de cristal, cambiaríamos nuestros hábitos porque nos confrontaría con la magnitud del sufrimiento que se lleva a cabo ahí. Pero todo el sistema está hecho de tal manera que esto permanezca invisible porque en realidad no queremos saber lo que pasa.

Pero la industria mantiene esto oculto a los consumidores de manera intencional. Si quieres filmar dentro de una rastro, encontrarás que está más vigilado que un campo militar. Hacen esto porque si la gente supiera lo que en realidad pasa ahí adentro, dejarían de apoyar esa industria.

Así que usted cree que el tema principal es un tema de falta de conocimiento y que eso, aunado al gusto por el sabor de la carne y las ganancias de la industria de la carne, somos copartícipes de una conspiración para ocultar la verdad.

Sí. En Francia, por ejemplo, existe una organización que activamente graba videos en rastros con cámaras ocultas. Estos videos muestran imagines tan horrendas que resultaron en la clausura de ocho rastros.

La opinión del público se ha modificado de tal manera que el ochenta por ciento de los franceses ahora opinan que “los rastros son inaceptables”.

¿Le da ésto esperanza que este tipo de cambios se pueden llevar a cabo en otras partes del mundo?

La civilización ha progresado de manera importante. Hace doscientos años en Europa estábamos torturando gente en arenas públicas. Los domingos por la tarde la gente acudía a las plazas a ver personas ser ahorcadas o azotadas. Eran hechos comunes. La gente era ejecutada en lugares públicos. Todo esto es ilegal hoy en día: esclavitud, tortura y cosas así.

Hemos llegado a un momento de la civilización en la que el valor de una vida humana ya no es negociable. Así que, ¿cuál es el siguiente paso para lograr una ética coherente? De alguna manera, es el extender estos derechos a las ocho millones de especies en este mundo.

Otra señal esperanzadora es el que cuando estuve en Princeton el año pasado, los primeros cincuenta metros en la cafetería de autoservicio, eran de opciones veganas. Me comentaron que el veinte por ciento de los estudiantes en Princeton son veganos. Esto es muy parecido en otras universidades. Un 3 al 4% de la población del mundo es vegana y veinte por ciento de esos son estudiantes universitarios. Aún en EUA donde la cacería es una actividad considerada como espiritual, sagrada y fantástica, el número de cazadores ha ido declinando alrededor de un treinta por ciento en los últimos diez años. Algo esta cambiando en estas nuevas generaciones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario