Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

07 julio 2015

No dejes a nadie fuera de tu corazón

Todos conocemos personas que son.... difíciles. Puede ser un padre crítico, un supervisor mandón, un familiar que te tiene como caminando sobre huevos, un buen amigo que a veces no cumple, un compañero de trabajo a quien no le gustas, una pareja que no respeta los acuerdos, o un político que no te gusta. Ahora mismo estoy pensando en un vecino que se negó a pagar su parte del cerco que separa nuestras casas.

Como dijo Jean-Paul Sartre: "El infierno son los otros"

Sin duda, eso es un poco exagerado. Sin embargo, la mayor parte de las desilusiones, dolores, e irritaciones que sufre una persona surgen en reacción a otras personas.

Irónicamente, para que las buenas relaciones sean tan nutritivas para nosotros como seres humanos – quienes hemos evolucionado para ser los animales más íntimamente relacionados en el planeta -  debemos estar tan ligados a los otros que algunos de ellos pueden realmente moverte el piso.

¿Qué puedes hacer?

Imagínate que has tratado de arreglar las cosas – como tomar la iniciativa, acercarte y tratar de hablar los problemas, encontrar acuerdos razonables, poner límites, etc. – pero los resultados han sido parciales o inexistentes.

En este punto, es natural cerrarse hacia la otra persona, a menudo con sentimientos de aprehensión, resentimiento o desdén. Al mismo tiempo que el cerebro definitivamente evolucionó para cuidar del “nosotros”, también evolucionó para separarte de, para temer a, y para atacar a “los otros” – y estos antiguos mecanismos neurales pueden rápidamente apoderarse de ti.

Pero ¿Cuáles son los resultados? No te sientes bien cuando te cierras. Hace que tu corazón se vuelva pesado y contraído. Y predispone a tu cerebro a estar más tenso y reactivo, lo que podría meterte en problemas, además de incitar a la otra persona a actuar peor que nunca.

A veces sí tienes que colgar el teléfono, bloquear a alguien en Facebook, cambiar el canal en la televisión, o quedarte en un motel cuando visitas a familiares. A veces tienes que sacar a alguien de tu negocio, de tu grupo de trabajo, de una lista para una fiesta – o de tu cama.

En situaciones extremas como abusos, puede ser necesario distanciarte completamente de la otra persona por un tiempo o para siempre; cuidarte en esas situaciones, y escuchar tu sabiduría interna sobre qué es lo mejor para ti. Pero en general:

No dejes a nadie fuera de tu corazón.
¿Cómo?
Cuando tu corazón está abierto, ¿qué se siente? Físicamente en tu pecho y también en el resto de tu cuerpo se siente tibieza y relajación. Emocionalmente, sientes empatía, compasión, e incluso calma. Mentalmente, puedes mantener las cosas en perspectiva y desear bien a los otros.
Siente la fuerza  de estar con el corazón abierto, con el corazón pleno. No estés asustado, y mantén un corazón benevolente. Paradójicamente, la persona más abierta en una relación es usualmente la más fuerte.

Intenta sentir tu corazón siendo expansivo e inclusivo, como el cielo. El cielo se mantiene abierto a todas las nubes, y no se afecta ni siquiera por las tormentas. Mantener tu corazón abierto hace más difícil que los demás puedan irritarte.

Nota que un corazón abierto aun permite tener claridad sobre qué funciona para ti y qué no, y también ser firme, poner límites y hablar claro. Mahatma Gandhi, Nelson Mandela, y el Dalai Lama son famosos por mantener un corazón abierto, y al mismo tiempo poder ser muy efectivos.

Viendo todo esto, comprométete a mantener un corazón abierto.
Para esto, pon atención plena a qué se siente – físicamente, emocionalmente, mentalmente – tener tu corazón cerrado hacia una determinada persona. Ten conciencia de las razones aparentemente buenas que el cerebro/mente reactivo genera para justificar esto.

Luego pregúntate a ti mismo, dada la naturaleza de esta persona que nos inquieta, ¿cuál hubiese sido un mejor camino a seguir para ti? Por ejemplo, quizás podrías haber buscado apoyo de otros o haberte cuidado/nutrido más a ti mismo, de manera que esa situación te hubiera afectado menos. O haber hablado antes, para prevenir que las cosas se hayan escapado de las manos. O haber manejado tus reacciones internas más hábilmente. Quizás hiciste alguna cosa que predispuso a la otra persona a ponerse difícil. Cualquiera que sean las lecciones, no hay aquí felicitaciones o culpas, sólo un buen aprendizaje.

Y ahora, si quieres, explora abrir nuevamente tu corazón hacia esa persona. La vida ha sido difícil para él o ella también. Quizás nada cambie en tu comportamiento o en la naturaleza de la relación. Sin embargo, te sentirás diferente – y mejor.

Por último, no te dejes a ti mismo fuera de tu corazón. Si te conocieras a ti mismo como a otra persona, ¿no quisieras sostener a esa persona en tu corazón?

Rick Hanson

Photo by Monica Assad

No hay comentarios:

Publicar un comentario