Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

17 mayo 2012

La espiga y la vida

La misión de la espiga no es ser el lugar definitivo para la semilla. Cada semilla debe asumir la vida de una manera tan suya y personal, que pueda vivirla independientemente de la espiga en la que maduró. Toda semilla que quiera cumplir con su vocación de vida, y con su misión por los demás, debe aceptar la deschalada y el desgrane. Sólo si ha asumido su vida en plenitud y de una manera personal, será capaz de seguir viviendo luego de la desgranada. Y así podrá incorporarse al gran ciclo de la siembra nueva.
Si su vida es auténtica y acepta hundirse en el surco de la tierra fértil, su lento germinar en el silencio aportará al sembrado nuevo una planta absolutamente única, pero que unida a las demás, formará el maizal nuevo.

No es el maizal el que valoriza la identidad de las plantas. Es el valor irremplazable de cada planta en su riqueza y fecundidad lo que valoriza al maizal.

No es la sociedad nueva la que creará los hombres nuevos. Son los hombres nuevos quienes formarán la nueva sociedad.

La vida de cada persona es como una semilla… En su interior anida un sinnúmero de posibilidades, sueños y utopías.  Si cuidamos la semilla, si la regamos y acompañamos nacerá una planta nueva, única, bella…
En el interior de cada uno el Dios de la Vida puso la semilla de su Espíritu, que hace nuevas todas las cosas, que hace fecundas todas las vidas.
Dejate animar por su Espíritu, dejate llevar por su mano, dejate enseñar y guiar por El, para nacer a la vida de Dios, y ser hombre y mujer nueva.
Tienes en tu interior la semilla, en las manos del Señor se hará vida nueva para todos:
¡Semilla del Reino, germen de Fraternidad!!

(Mamerto Menapae, publicado en La sal de la tierra, Editorial Patria Grande)


No hay comentarios:

Publicar un comentario