Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

16 diciembre 2014

Festejar con sentido



Cuando somos niños, la época de fin de año es casi mágica. Hay fiestas en las que vemos a nuestros amigos y primos, se pueden comer más dulces y galletas, nuestros papás, abuelos y tíos nos dan regalos y, lo que es más, ¡con sólo escribir una carta es posible que se cumplan nuestros deseos de tener el juguete que hemos soñado!

Entre algunos adultos sigue viva la magia de estas fechas, pero para otros se vuelve una temporada pesada por la multitud de compromisos y cumplimientos a los que en ocasiones no se les encuentra sentido.

Se ha perdido el sentido de las fiestas
Muchas de las celebraciones de esta temporada tienen su origen en la Navidad y el fin de año. La segunda quincena de diciembre hay comidas, cenas y posadas para reunirse con amigos y festejar antes de que termine el año. El sentido de las fiestas comienza a diluirse con la presión social por consumir productos navideños en agosto o septiembre, cuando empiezan a aparecer en las tiendas, completamente fuera de temporada, pero si uno espera dos meses es posible que ya no haya existencias. Otro tipo de presión es la necesidad de invitar o convivir con personas que quizá no hemos visto en un largo tiempo, por lo que la falta de contacto los ha vuelto unos desconocidos para nosotros. Además, existe también la presión por comprar regalos adecuados para los miembros de nuestra familia y, quizá, otras personas de nuestro círculo. Ah, y claro, también la presión de ofrecer la cena perfecta, de acuerdo a la tradición de cada familia.

Tres maneras de recuperar el sentido de las fiestas

1. La conexión
Al preguntarse acerca del propósito y sentido de vida, Baumeister y Vohs afirman que “la esencia del significado es la conexión”. Por otra parte, al estudiar el tema de metas y sentido, el investigador Robert Emmons encontró que metas que tienen que ver con las relaciones interpersonales están estrechamente asociadas al bienestar subjetivo. Para recuperar el sentido de estas fiestas, aprovéchalas como una oportunidad para establecer nuevas relaciones,  o recuperar y mejorar las que ya tienes. Más que preocuparte por comprar muchos regalos, elige obsequiar a cada persona tu atención y escucha. Redescubre a los familiares que hace tiempo no ves, interésate por sus logros y aspiraciones, y comparte también los tuyos. Al salir de cada fiesta o reunión, trata de hacer memoria de las fortalezas y cualidades que has descubierto en cada persona, lo cual te ayudará a generar emociones positivas.

2. La espiritualidad
En estas fechas, trata de asignar un tiempo especial a la práctica de la espiritualidad, de acuerdo con tu tradición religiosa. Recuerda de qué manera lo hacían cuando eras niño, si oraban en familia, organizaban una posada, ponían un nacimiento o iban a la iglesia a dar gracias.  Muchas de las tradiciones de estas fechas están ligadas a nuestra identidad familiar y regional. Reflexiona de qué manera te gustaría recuperar el sentido trascendente de estas fiestas y ponlo en práctica.

3. La generosidad
Otra manera de encontrar sentido a una actividad es que sirva para beneficiar de algún modo a las generaciones futuras. ¿Puedes recordar la alegría que sentías cuando eras niño en estas fechas? ¿Hubo adultos que contribuían de alguna manera para que estas celebraciones fueran memorables? ¿Qué te gustaría a ti hacer para compartir alegría o alguna otra emoción positiva, como interés, serenidad, asombro o diversión con los niños de tu familia? Por ejemplo, en la familia de mi papá cada tío organizaba una posada, y como niños nos encantaba tener piñatas y aguinaldos todos los días; en la familia de mi esposo, una tía hace unas galletas de chocolate deliciosas, que son las favoritas de todos los niños y las esperan todo el año; en la familia de unos amigos, un tío se disfraza de Santa Claus para que los niños puedan recibir los regalos directamente de este personaje especial… en fin, son pequeños gestos de bondad que como adultos podemos hacer para comunicar gozo y esperanza a la siguiente generación. Algunos investigadores, como Hicks y King, han encontrado que la relación entre el significado y las emociones positivas es bidireccional.

Si te enfocas en mejorar tus relaciones, recuperar tu práctica espiritual y dejar un pequeño legado a la siguiente generación, estoy segura de que disfrutarás más de esta temporada de fin de año y podrás resistir mejor las presiones del consumismo y la comparación social.



Lopez, Shane J.; Snyder, C.R. The Oxford Handbook of Positive Psychology. 2nd Edition. Oxford University Press. NY, 2009. P. 681
Tomado de: http://cienciasdelafelicidad.mx/blog/festejar-con-sentido/#sthash.pKF7mT61.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario