Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

04 octubre 2016

¿Si pudiese cambiar, haría usted lo que está haciendo Hoy?

“¿Si usted tuviese la oportunidad de hacer aquello que desease, y el dinero no fuera problema, usted estaría haciendo exactamente lo que hace hoy?”

Cuando años atrás, un gran amigo me hizo esta pregunta, me sorprendió. Después de una pausa, admití que no: no estaría haciendo el mismo trabajo, sino algo diferente. Aquella conversación dio inicio a un proceso que resultó en un cambio radical en mi carrera y abrió puertas de oportunidades que jamás había imaginado.

Por eso, encontré interesante al leer un post en un blog que un amigo me recomendó. El bloguero Seth Godin, consultor de marketing, empresario y expositor, mencionó la importancia de hacer uso sabio de nuestro tiempo, talentos y energía, haciendo eco a mis pensamientos de años atrás, delante de aquella importante pregunta. Godin escribió:
Todos los días usted invierte un poco de sí en su trabajo y una de las grandes elecciones disponibles es donde usted hará esa inversión. ¿El proyecto en el cual usted está trabajando o el líder a quien se reporta, valen su inversión? Invertir en el lugar errado, por una semana o un mes, no van a matarlo. Pero pasar 10 años haciendo algo que realmente no le interesa, o trabajando con alguien que no lo aprecia, creo que usted puede hacer algo mejor”

En el mercado de trabajo actualmente, incierto y limitado, cambiar de empleo no es algo que se deba hacer descuidadamente. El dicho “Más vale un pájaro en mano que ciento volando”, se aplica para decisiones profesionales importantes. Tiene sentido encontrar el próximo empleo antes de dejar el actual.

Sin embargo, como Godin resaltó, eso no justifica desperdiciar porciones significativas de nuestra vida profesional, desempeñando funciones y responsabilidades sin sentido, o que no sean recompensadas.

En la organización en que trabajo hablamos con hombres de negocios y líderes profesionales sobre “perseguir sus pasiones” en el contexto de su trabajo o fuera de él. Cuando tenemos oportunidad de realizar un trabajo, o nos involucramos en actividades por las cuales tenemos pasión y que nos proporcionan realización personal, encontramos alegría, somos más productivos y apreciamos más la vida.

Al contrario de la noción popular, trabajo no es un “mal necesario”. Dios estableció el trabajo y designó al hombre como cuidador de Su creación. La Biblia describe a Dios como trabajador. “Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo. Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación” (Génesis 2:2-3). ¡Al igual que Dios, persiga su pasión y después descanse!

El trabajo no es fácil, pero se torna menos difícil y más agradable con la motivación correcta. La Biblia dice que debemos pedir a Dios: “Sea la luz de Jehová nuestro Dios sobre nosotros, Y la obra de nuestras manos confirma sobre nosotros; Sí, la obra de nuestras manos confirma” (Salmo 90:17) . En última instancia, el trabajo es idea de Dios.

Siendo así, lo mejor es hacer aquello que Él requiere de nosotros y hacer eso a Su manera.


Robert J. Tamasy 


No hay comentarios:

Publicar un comentario