Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

16 octubre 2017

El círculo solo tiene un lado

“Cada muerte es un horror, pero si miran una verdadera catástrofe como la de Katrina, y observan lo tremendo – cientos y cientos y cientos de personas que murieron, y se fijan en lo que pasó aquí… una verdadera tormenta que fue solo totalmente asombrosa… nadie ha visto nunca algo como esto. ¿Cuál es el número de muertos que tienen ustedes hasta ahora? ¿Diecisiete? ¡Dieciséis personas certificadas! Dieciséis personas frente a los miles… Dieciséis contra literalmente miles de personas. ¡Ustedes pueden sentirse sumamente orgullosos…!”
- Donald Trump, a funcionarios en Puerto Rico.


***

Dios mío. Esto es como decirles a los padres que se sienten devastados porque acaban de perder a su querido hijo, “cada muerte es un horror, sí, pero, ¿a cuánto asciende el número de seres queridos que USTEDES perdieron hasta este momento? ¿Uno? ¿Uno contra literalmente miles? Su dolor es solo una gota en el océano. Pueden sentirse muy orgullosos de que solo uno de sus hijos haya muerto y del hecho de que no hayan vivido una catástrofe REAL….”

Una completa anulación de lo que siente un corazón desgarrado.

Independientemente de nuestras opiniones o afiliaciones políticas, me parece que todos debemos unirnos ahora para reconocer que aparentemente hay un hombre incapaz de mostrar empatía (y lo digo con mucha compasión, porque yo era así, antes de mi viaje hacia el despertar y la sanación). Un hombre que ha olvidado su verdadera naturaleza espiritual y su poder como la consciencia misma, y que se ha identificado plenamente con su auto-imagen mental, con su ‘pequeño yo’, con su ‘yo’, con ese aspecto mortal que gana o pierde, que toma partido, que busca amor y aprobación y ser especial y teme por encima de todas las cosas su propia ausencia. Aquí está un hombre que no sabe que TODOS somos hermanos y hermanas en la misma consciencia-amor. Sin importar nuestro color, credo, etnia, género, orientación sexual, nacionalidad, religión, raza…

Pero ahora estamos despertando, y cuanto más las aparentes fuerzas de la inconsciencia intentan dividirnos, más nos unimos y recordamos nuestra Unidad original y abrimos nuestros corazones con empatía.

Un feroz poder está creciendo entre nosotros, un poder que sacudirá los cimientos de este mundo, y es un poder más allá de la política.

El amor ganará porque es lo único real, e incluso la muerte no tiene poder sobre él.

Algún día, y permitamos que ese día sea hoy, todos llegaremos a ver – republicanos o demócratas, negros, marrones o blancos, americanos o africanos o japoneses, cristianos o musulmanes o ateos, ricos o pobres, homosexuales, heterosexuales, etc. – que todos estuvimos hechos de lo mismo, que todos fuimos viejos amantes, que todos estuvimos viviendo en el mismo lado del círculo.

Jeff Foster


10 octubre 2017

El arte de ordenar la casa y la vida

Para empezar, debes deshacerte de lo que no necesitas de una vez por todas y rodéate solo de las cosas que "conmueven" a tu corazón


Para ordenar tu casa, debes dejar de mover tus cosas de un lugar a otro. Necesitas entender qué cosas merecen seguir viviendo en tu casa. Así podrás liberar espacio para las cosas verdaderamente tuyas y crearás tu espacio.

1. Piensa: ¿te da alegría este u otro objeto?
Toma cada objeto en tus manos y pregúntate: "¿Me da alegría?". Guarda solamente los que traigan emociones vívidas y positivas. Rodéate de las cosas que te dan seguridad y fuerza. Esto aplica a todo: desde faldas y suéteres hasta libros y fotografías.

2. Una categoría a la vez
El error de muchas personas es que ordenan una habitación tras otra y siempre se topan con las mismas cosas sin entender cuántas son en total. Mari Kondo aconseja juntar todos los objetos de la misma categoría y luego decidir cuáles de ellos necesitas y cuáles no. Así podrás hacerte una idea del volumen total de las cosas y solo quedarte con lo mejor.

3. Almacenamiento vertical

El principio de almacenamiento inventado por Mari Kondo es el vertical. Si colocas tus pertenencias de esta manera, será imposible que te olvides de ellas. No se pierden bajo montones de otras cosas y son más fáciles de mantener ordenadas.  Además, así es como la ropa mantiene su forma mejor y durante más tiempo.


4. Alimentos
Los alimentos básicos se venden en cajas coloridas, latas, frascos o botellas. Todos juntos, estos empaques crean una especie de “ruido informativo“ que ataca a la persona en cuanto entra a la cocina. Si ocultas las etiquetas o viertes los alimentos en recipientes ”limpios“, el “ruido” desaparece. Y tus estantes se verán mucho mejor. 


5. Ropa
Lo más importante a la hora de almacenar ropa es ver todo lo que usas en la temporada actual. Para esto te pueden servir el ropero y las perchas. Almacena las prendas del mismo tipo y color juntas para no comprar siempre lo mismo. Es mejor colgar la ropa de tal forma que las cosas largas estén a la izquierda y las cortas, a la derecha. Esto creará la sensación de un guardarropa ligero.

6. Bolsas
Tira la basura de tus bolsas a diario. Así dejarás que "descansen" y de paso te darás cuenta de las cosas que no vas a necesitar a la mañana siguiente. Para que las bolsas mantengan su forma, almacénalas una en otra. Esto también ahorra mucho espacio. Para los documentos que necesitas a diario, haz una caja para tenerlos siempre a mano.

7. Fotos
Una gran cantidad de fotos es otra fuente de contaminación. Para recordar uno u otro momento de tu vida es suficiente imprimir una o dos fotos. Otro consejo es evitar que los retratos acumulen el polvo en las repisas. Deja que te alegren la vista todos los días.

8. Libros
Existen dos categorías de libros de los que deberías deshacerte: aquellos que ya has leído y aquellos que desde hace tiempo piensas leer. Los primeros ya cumplieron su tarea. Y al deshacerte de los últimos, entenderás si quieres regresar a ellos o no. Deja en tu casa solo los mejores libros, dignos del "paseo de la fama".

9. Escritorio
Tu escritorio debe ayudarte a trabajar. Por eso debe estar despejado y, por otro lado, tener todo lo necesario al alcance de la mano. En esta tarea te ayudarán los portapapeles y carpetas. Organizarán espacio de tal forma que hasta se te hará más fácil pensar y expresar tus ideas.

Marie Kondo
(El poder mágico de la limpieza)

09 octubre 2017

Viajar ligero

Conocí a Chris y Sarah recientemente en Japón, esa mañana de domingo platicamos un buen rato mientras yo intentaba prepararme un café en casa de Luis, tanto ellos como yo eramos huéspedes ahí.

Realmente fue poco el tiempo o así me lo pareció.  Intercambiamos algunas historias, la suya que a mi me impactó, pues estaban viajando por el mundo, habían dejado todo para hacerlo y no tenían intención de volver a su rutina anterior (de trabajo, rutina, consumismo, etc.)   En la plática comentaron algo que me dejó pensando hasta el día de hoy: "todas nuestras pertenencias están en estas maletas (2 maletas backpack grandes), no tenemos nada más"  y Sarah agregó "y creo que me desharé de algunas cosas, porque pesa mucho".

Su travesía había empezado un mes y medio atrás, ya tenían un mes en Japón y aún les faltaba más tiempo, "no alcanzas a conocer todo" comentaron.  Esa mañana salí tarde a pasear aunque, creo que valió la pena mi tiempo invertido conociéndolos, además fue un día lluvioso.  En la noche los volví a ver, platicamos algunas cosas, y al siguiente día yo me fui a Kyoto.
Mi sorpresa fue que a mi regreso (3 días después) Sarah me recibió con un cálido y largo abrazo, me dijo "Edith, que bueno que te volvemos a ver", platicamos y no nos despedimos, los invité a cenar pero había otros planes para ese día, y yo ya no estaría el siguiente día.

Así que no creo volver a verlos, son una hermosa pareja, agradables, platicadores, respetuosos, amorosos que están viviendo al máximo mientras conocen el mundo, pero los recordaré siempre, porque estas cosas son las que realmente vale la pena experimentar.

Desde ese día he estado pensando mucho en lo que aprendí de ellos, porque a pesar de querer viajar ligera, terminé a mi regreso con 4 maletas, mi backpack y una bolsa.  Pensé mucho en eso que dijo Sarah... sobre todo cuando tuve que cargar cada maleta, me decía: "¿es realmente necesario todo esto?"

Si pudiéramos hacer un ejercicio de poner en una maleta nuestras pertenencias más valiosas y realmente necesarias para el camino, y cargarlas por un día o incluso unas horas, yo creo que nos empezaríamos a preguntar si realmente es necesario lo que cargamos, tal vez en poco tiempo estaríamos cansados y adoloridos por el peso y sacaríamos aquello que tanto pesa y no es importante para nuestro camino.

Muchas veces he intentado deshacerme de muchas cosas innecesarias, y yo creo que el cargarlas en la espalda es un buen ejercicio, porque debes tomar decisiones sobre qué se queda y qué se va.

Creo definitivamente que esto aplica también a sentimientos, pensamientos y emociones que cargamos y no son necesarias, que nos agotan, que nos quitan la energía, la alegría, y nos ponen de mal humor.

Chris & Sarah son unos viajeros con los que coincidí en tiempo y espacio, pero que dejaron algo en mi, sin saberlo, me gustaría mucho que también yo pudiera dejar algo así en la gente que pasa por mi camino, tal vez algún día pueda dejar algo significativo en ti, o en cualquier otro viajero que se cruce en mi camino.   Mientras tanto, cada día, camino agradeciendo las hermosas coincidencias que Dios pone en este caminar llamado vida.

Gracias, Gracias, Gracias

Edith Reyna

P.D. No hubo tiempo de tomarles fotos a Chris & Sarah, aunque era mi intención.



06 octubre 2017

Estar abierto a todo

Cuando alquien busca – dijo Siddhartha -,
suele ocurrir fácilmente que sus ojos sólo ven la cosa que anda buscando;
este alquien no puede encontrar nada,
no deja entrar nada dentro de él,
porque siempre está pensando en la cosa buscada,
porque tiene un fin,
porque está poseído por este fin.

Buscar significa tener un fin.

Pero encontrar quiere decir ser libre,
estar abierto a todo,
no tener fin.

Hermann Hesse
(Siddhartha)


05 octubre 2017

Fuerza México

México desquebrajado
Cuarteado
Retembló en sus centros la tierra
y nos zarandeó, nos azotó, nos pisoteó.

México es un animal dormido
muy resistente y con el sueño pesado
pero que cuando se le necesita
despierta con los ojos muy abiertos
y las orejas hacia atrás.

Salimos huyendo de los edificios
y como un río la gente por la calle corre.
Puede suponerse que se debe correr del peligro
pero estamos despertando
corremos hacia él.

Hacia el peligro
hacia el amor
hacia la solidaridad ciega que lo ofrece todo
que lo arriesga todo.

Nos ponemos de pie
nos espabilamos con el estruendo del concreto que se rompe
aullamos de dolor
mucho dolor
para llamar a la jauría
para convocar el valor.

Acudimos diez
y cien
y mil
y diez mil
y cien mil.

Cada quien va ocupando su lugar
se va ofreciendo lo que se sabe
lo que se tiene.

Algunos tienen brazos
otros tienen palas
unos tienen frijolitos
otros saben hablar por teléfono
unos saben arriesgar la vida bajo los escombros
otros saben curar heridas
unos saben dónde hay polines y cobijas
otros tienen una camioneta
unos saben consolar
otros saben mandar
unos saben andar en motocicleta
otros saben revisar las grietas
unos tienen el olfato perfecto
otros saben escuchar la vida.

Y a la calle
todos a la calle a buscar preservar la vida
generosos, incansables, infinitamente valientes
con un propósito indescriptible pero innegable.

México despierto tiene pundonor.

Somos un pueblo de guerreros águila con guantes de carnaza
guerreros tigre de la piedad.

Qué hermosos
qué dignos.

Tenemos amigos que han venido
vienen a luchar a nuestro lado.

Y es que qué hondo cala la pérdida
pero qué hondo conmueve ver a este México de ojos abiertos.

Qué dolor encontrar sólo muerte
qué milagro encontrar algo de vida.

México despierto es magnífico
hecho de propósito
hecho de gente valiente y generosa.
Despiertos no hay color ni clase
todo el arcoíris de nuestra realidad lo atraviesa la aguja del dolor
y nos cose juntos en una sola cosa bella

Gracias por esta lección de vida de cara a la muerte.
Gracias por esta lección de humildad y de honor.
Gracias por esta esperanza y ejemplo.

Entre el lodo del dolor y la pérdida
de la confusión y el miedo
México se puso de pie
y hombro con hombro
supimos que podemos superarlo todo.

#FuerzaMéxico

Texto y narración:
Rodrigo Garciarroyo, Psiquepol

03 octubre 2017

La vida es corta o demasiado larga



No sé… si la vida es corta
o demasiado larga para nosotros.

Mas sé que nada de lo que vivimos
tiene sentido, si no tocamos el corazón
de las personas.

Muchas veces basta ser:
regazo que acoge,
brazo que envuelve,
palabra que conforta,
silencio que respeta,
alegría que contagia,
lágrima que corre,
mirada que acaricia,
deseo que sacia,
amor que motiva.

Y eso no es cosa de otro mundo,
es lo que da sentido a la vida,
es lo que hace que ella
no sea ni corta, ni demasiado larga,
sino que sea intensa,
verdadera, pura…. mientras dure.

Cora Coralina


30 septiembre 2017

La manchita negra en la hoja blanca


Muchas veces escuché la analogía de la pared blanca con la manchita negra... ¿Eres de los que aprovechan el blanco de la pared para tomar fuerza y solucionar la manchita negra o de los que se agarra de la manchita negra para excusarse de la responsabilidad de vivir?

Hablemos de super héroes...

En la fiesta del día del niño del hospital conocí a Karla, una adolescente de 16 años que estaba en procedimientos de hemodiálisis, sentada en su silla de ruedas acomodada del lado de los adultos, le pregunté si se quería acercar y me dijo que sí... sonriendo con los payasos después cuando vio que estábamos entregando los juguetes me pidió uno ... para ella ...

No sé cuánto tiempo lleva viviendo esas circunstancias, pero sí más de dos años.

Después de ahí, cada vez que la veíamos, que por cierto es muy seguido, siempre nos habla de sus planes, de lo que le gustaría hacer, de su familia, de todas las cosas buenas que tiene, habla de estudiar, de trabajar para sacar adelante a su familia, habla de pasear, de conocer gente nueva, habla de lo mucho que quiere a sus hermanos..., esta última vez que la vimos nos platicó que se le llenaron los pulmones de agua, pero aún así, con su peculiar sonrisa, nos dijo que ya quería que se la sacaran porque tenía muchas cosas pendientes por hacer...

Un día me platicó que mucha gente le decía que tenía mucha vida por delante, que estaba muy jóven y ella les contesta que no tenía mucha vida por delante, que tenía mucha vida hoy, y eso por el momento es suficiente...

¿Por qué les publico esto? Karla puede quejarse de miles de cosas que suceden en su vida, su mamá es sordomuda, vive en condiciones precarias o de pobreza, su enfermedad, necesidades, tanto tiempo en el hospital, su condición es cada vez más delicada, etc... Pero prefiere agarrarse de las millones de cosas buenas que tiene para fortalecer su fe y esperanza de que lo mejor está por venir... es uno de mis super héroes. Casi no menciona la palabra Dios, pero sus platicas siempre están llenas de Él, su fe y su esperanza... Y alimenta mi teoría de que la fe más que platicarla hay que practicarla.

Sé que leerás esto puesto que ya vi que nos sigues, y acepta este pequeño homenaje al gran ejemplo que siempre nos das.

Dios nos bendice, así que dejemos de perder tanto tiempo en lamentaciones y aprovechémoslo para vivir!!!

Más sonrisas y menos quejas

Los quiero mucho a todos, a todos!!

Héctor Molina
PD. Sigan orando por nosotros, por todos, cada oración llega, cada buena vibra se siente, ha sido pesado el camino pero vamos mejor.



12 septiembre 2017

La fotografía

En la ocasión de la publicación de mi primer libro de fotos, Viaje a la Iluminación (ahora reimpreso como El Espíritu del Tíbet, Aperture, Nueva York), Henri Cartier-Bresson me envió muy amablemente esta nota.

"La cámara de Matthieu y su vida espiritual son una, y desde esta primavera estas imágenes fugaces y eternas". Henri-Cartier Bresson 12 de noviembre de 1995

Para mí, la fotografía es un himno a la belleza. Comencé a fotografiar cuando tenía quince años, con mi amigo André Fatras, un fotógrafo de animales, aventurero y amante de la naturaleza.

En 1967, viajé a Darjeeling en India para conocer a mi primer maestro espiritual. Después de su muerte en 1975, pasé doce años con Dilgo Khyentse Rinpoche, quien era el arquetipo del maestro espiritual, y viajé con él a Bhután, India, Nepal y Tíbet. A lo largo de los años, he tomado fotografías de mis maestros y del mundo que los rodea. Mi principal aspiración era compartir la increíble belleza, fuerza y profundidad de su mundo. He fotografiado principalmente en Bhután, India, Tíbet, Nepal y Tailandia.

Según las enseñanzas budistas, la naturaleza búdica está presente en todo ser viviente y el estado natural de la mente, cuando no es mal interpretado por el poder de los pensamientos negativos, es la perfección. Se cree que las cualidades positivas, como un buen corazón, reflejan el verdadero y básico tejido de los seres humanos. En fotografía, mi esperanza es mostrar la belleza de la naturaleza humana.

Incluso durante un sufrimiento intenso puede haber dignidad y belleza, incluso ante la destrucción y la persecución puede haber esperanza. Esto es particularmente cierto para el Tíbet y su gente, quienes han logrado retener su alegría, fortaleza interior y confianza mientras están siendo sometidos a un genocidio humano y cultural. Para mí, es esencial inspirar esperanza y confianza, ya que es lo que más nos falta y más necesitamos. Quizás no haga una fotografía en meses. Luego viene el día en que la gente, los lugares y la luz surgen de una manera tan hermosa que no puedo resistir hacer una imagen de ella con el deseo de compartirla con los demás.

He intentado abrir una puerta a un mundo antiguo y a la vez relevante en nuestros tiempos; y proporcionar una visión desde el interior de la vida de un maestro budista tibetano y una cultura única que, a pesar de los trastornos en su patria, todavía sobrevive en toda su autenticidad.

Extractos de una entrevista con el Sunday Telegraph

ST: Lo que me llama la atención – la atención todos, estoy seguro - es la profundidad de alegría y felicidad grabada en las caras de estas fotografías. Me pregunto si tiene alguna idea acerca de cómo esto refleja su práctica y creencias budistas.

MR: De hecho, el principal poder de inspiración de los retratos es que estos maestros, ermitaños y yoguis son ejemplos vivientes de lo que enseñan. El mensajero se ha convertido en el mensaje. Lo que muestran exteriormente es lo que son por dentro, sin contradicciones. El hecho de que percibamos esto es reconfortante e inspirador. El contentamiento y la felicidad reflejados en sus caras expresan un profundo sentido de serenidad y satisfacción que surge de una mente excepcionalmente saludable.

ST: Y también acerca de la relación entre la naturaleza y la espiritualidad - ¿es posible sentir algo distinto a lo espiritual cuando se enfrenta a la imponente belleza natural representada en estas imágenes?

MR: Es sin duda una experiencia increíble estar en muchos de esos lugares en el Tíbet. La intensa profundidad del silencio, la inmensidad del paisaje, el azul profundo del cielo, el aire crujiente ... es tal que cuando uno simplemente se sienta allí, siente que nunca quiere irse, sino permanecer en esa profunda y limpia armonía entre el medio ambiente y su propia mente serena. Es incluso una experiencia más sorprendente estar en presencia de seres cuyos corazones están completamente llenos de altruismo y sabiduría, y tratar de fusionar tu mente con las suyas.

Por lo tanto, los paisajes y los retratos pueden conducirte de una comprensión de la belleza exterior a la de la belleza interior del despertar espiritual y las cualidades humanas ilimitadas que acompañan ese despertar, como el calor y la luz de los rayos que acompañan naturalmente al sol.

Matthieu Ricard


11 septiembre 2017

La ley del camión de la basura

¿Con qué frecuencia permites que las majaderías de otras personas cambien tu estado de ánimo? ¿Te das permiso de enojarte cuando otro conductor te agrede por un error de tránsito, o un mesero grosero te trata irrespetuosamente, un jefe exigente te pide más de lo que te corresponde hacer o cuando un compañero de trabajo arruina tu día?

Lo que realmente distingue a una persona saludable y exitosa es, el control que tenga sobre el manejo de la ira. Hace 33 años aprendí esta lección. Me la enseñaron en el asiento trasero de un taxi en Nueva York.

Me subí a un taxi y partimos rumbo a la dirección que le indiqué al conductor, íbamos en el carril derecho cuando de repente un coche salió de no sé dónde; el taxista frenó súbitamente, se oyó el rechinar de las llantas y a escasos centímetros evitó chocar con el otro auto. El conductor del coche que casi causa el accidente, empezó a gritarnos con una serie de malas palabras altisonantes.

El taxista, solo sonrió y le saludó amable. Así que, yo sorprendido le pregunte, -“¿Por qué hace eso?”  "Ese tipo, por muy poco destruye su taxi y nos manda directito al hospital," agregué.


Entonces el taxista me dio la lección más bella de mi vida, la que ahora yo llamo “La Ley del Camión de Basura.”

Muchas personas, me dijo:

-“son como un camión de basura. Están llenos de enojo, frustración y desaliento. Una vez que han acumulado mucha basura, necesitan un lugar en donde tirarla y si uno se lo permite, te la echan a ti.”



Esa fue la lección del Camión de Basura. Empecé a reflexionar, “¿Cada cuánto yo permito que los camiones de basura me contaminen?” y, “¿Con qué frecuencia tomó mi basura y la tiró sobre las personas que más amo como: mi esposa, mis hijos o mis amigos?”

Aquel día me propuse; “A no ser el basurero de nadie.” Empecé a ver con más claridad los camiones de basura y decidí a partir de ese día no dejarme arrojar su porquería. En mi área de servicio no puedo evitar que personas "llenas de basura emocional, espiritual y mental" me busquen.

Pero, si puedo decidir saludablemente escucharlas entendiendo que no soy una figura paterna sustituta o codependiente. Verán podemos dar consejería, mentoría y hasta coaching a personas que realmente lo necesitan, pero no debemos mantener una relación indefinidamente con personas que no quieren cambiar, sino que solo echan su basura en uno. Eso es tóxico. Permanecer siendo parte de ello te vuelve codependiente.

Tal vez no aplique a usted pero tengo dos sencillas metodologías para evitar convertirme en el basurero de otros, aun cuando amo servir, enseñar y mentorear a pastores y líderes.

1. "3 strikes and out" - viene del beisbol y consiste en atender a una persona hasta tres veces con el mismo error, fracaso o problema. Si al tercer encuentro no hay decisiones que empiecen a transformar sus vidas mediante disciplinas físicas, espirituales y mentales, un sincero compromiso de cambiar, no lo atiendo más.

2. "no paternalismo, no codependencia" - No soy el papá de nadie, excepto de mis hijos, ni debo convertirme en mártir o sacrificio de otras personas. Existe una confusión entre el cristianismo y la codependencia. Dios quiere que yo viva Sus propósitos para Su gloria, entendiendo que El quiere que sea saludable para entonces poder ayudar a otros. El quiere que yo actúe, no que reaccione. El quiere que sirva no que me vuelva un adicto al servicio. El que quiere que sirva voluntariamente no por obligación o por temor.

No he vuelto a permitir que los camiones de basura tomen el control de mis sentimientos y mucho menos de mis emociones. No podemos ayudar a otros si nosotros mismos estamos desbalanceados y llenos de basura sin procesar. Un último consejo practico: si usted quiere ser sensible a las personas tipo "camiones de basura" asegurese de tener al menos dos relaciones saludables por cada una enferma o disfuncional que atienda.

En el fondo se trata de hacer "judo". No dejar que drenen nuestra energía y enfoque, sino por ejemplo, sonreírles a los insatisfechos, malhumorados y frustrados como la mejor medicina que puede ayudarles a cambiar su perspectiva de la vida o por lo menos les puede iluminar su día.

"El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo que es bueno; y el hombre malo, del mal tesoro saca lo que es malo; porque de la abundancia del corazón habla su boca!". Lucas 6:45

Puede que tras leer la presente te encuentres con alguien "lleno de basura", no lo vea como una amenaza, sino como una oportunidad para crecer, para ser saludable, para aprender a manejar los recursos que Dios le ha dado con inteligencia y sabiduría. Usted debe protegerse, buscando el balance en sus relaciones, pero puede ayudar a estas personas mostrando consistentemente otra perspectiva a su espíritu autodestructivo originado en su desesperación e ignorancia. Podemos ser sal, podemos ser luz, pero necesitamos estar sanos.

Juan Carlos Flores Zúñiga


08 septiembre 2017

Ojalá el Wifi en los aviones nunca sea gratis

Aún recuerdo cuando viajar significaba desconectarse. Aislarse por un momento, días o semanas para estar con uno mismo de manera forzada o voluntaria. Hoy en día la obsesión del ser humano por mantenernos conectados convierte esos momentos en casi recuerdos.

Hace poco vi un reportaje del New York Times sobre la tecnología de entretenimiento en los vuelos comerciales. Cada vez más las aerolíneas apuestan por mejorar la experiencia de vuelo. No lo voy a negar, es genial poder ver películas a tu elección en un vuelo a Europa que además puedes pausar, adelantar y cambiar el idioma a tu antojo. Ahora también se puede jugar videojuegos, chatear entre asientos y hasta conectarse a internet.

Es fabuloso que toda esta tecnología pueda ayudarnos a sentir un poco más breve un vuelo de 14 horas. Pero también hay otro lado. No todos viajan por placer y hay una enorme cantidad de pasajeros en los aviones cuya razón son los negocios. Para muchos de ellos, los aviones y su “aislamiento” representan (aban) un preciado momento de desconexión. Durante el vuelo no hay forma de que el jefe te llame, te mande correos o mensajes. Estás en el aire y por ahora la vida se suspende en el trayecto.

Durante el tiempo de vuelo puedes hacer un montón de cosas que nuestra costumbre de pasar nuestra vida con un pantalla enfrente nos ha hecho olvidar. Leer un libro de papel, de papel! Platicar con tu compañero de asiento, meditar, pensar, dormir, relajarte, desconectarte, ver el cielo, el cielo!.

Yo personalmente encuentro en los trayectos de avión momentos extremadamente productivos donde he recuperado la lectura, he compuesto canciones, escrito muchos artículos y filosofado sobre la vida.

Ahora que el internet amenaza con llegar cada vez más fuerte y rápido a las cabinas aéreas, es posible que esto también se pierda. Estaremos conectados día y noche, en cielo y tierra. Ahora podrás recibir un mail a diez mil metros de altura y seguirás trabajando. Tu jefe podrá darte lata mientras te trasladas a alguna ciudad y podrás tener peleas por whats app con tu pareja.

También es verdad que el hecho de poder estar conectados durante un vuelo puede ayudar a la productividad, pero no tengamos miedo a descontarnos!. Cada vez será más difícil buscar lugares o momentos donde de verdad tengamos que desenchufarnos de la “realidad” y conectarnos a nosotros mismos.

No estoy diciendo que estoy en contra de la conectividad, pero ese lado adictivo de la tecnología me asusta pensando en el futuro. Si bien nuestra vida social se ha visto afectada gracias a los teléfonos inteligentes, no quiero pensar que pueda pasar cuando no haya rincón en la tierra (o en el cielo) donde no pueda llegar un mensaje de texto.

Ya escribí un articulo sobre viajar antes de los smartphones. Ojalá no llegue ese día donde estar conectado signifique todo menos estar presente.

Por eso digo que ojalá el WiFi en los aviones no sea gratis, para que por lo menos el precio por desconectarnos de la vida real vaya más allá del personal que de por sí ya es bastante alto y nos haga pensarlo dos veces.

Alan Estrada


06 septiembre 2017

Más Allá del McMindfulness

De repente, la meditación mindfulness se ha convertido en un fenómeno de masas, abriéndose camino hacia escuelas, empresas, prisiones y agencias del gobiernos incluyendo el ejército americano. Millones de personas están recibiendo beneficios tangibles de su práctica de mindfulness: menos estrés, mejor concentración, quizá un poco más de empatía. No es necesario decir que esto es un gran avance que debe ser bienvenido, pero que tiene una sombra.

La revolución del mindfulness parece ofrecer una panacea universal para resolver casi todas las áreas de las preocupaciones diarias. Libros recientes sobre el tema incluyen: Padres mindfulness, Comer (de forma) mindfulness, Política mindfulness, Terapia mindfulness, Liderazgo mindfulness, Una nación mindfulness, Recuperación mindfulness, El poder del aprendizaje mindfulness, El cerebro mindfulness, El camino del mindfulness a través de la depresión, El camino del mindfulness hacia la autocompasión. Casi diariamente, los medios citan estudios científicos que informan los numerosos beneficios para la salud de la meditación mindfulness y cómo una práctica sencilla puede producir cambios neurológicos en el cerebro.

La popularidad creciente del movimiento mindfulness también se ha convertido en una lucrativa industria artesanal. Los consultores promueven la formación en mindfulness prometiendo que mejorará la eficiencia laboral, reducirán el absentismo e incrementarán las habilidades sociales cruciales para el éxito laboral. Algunos incluso afirman que la formación mindfulness pueden actuar como una “tecnología disruptiva”, reformando incluso las compañías más disfuncionales en organizaciones más amables, compasivas y sostenibles. Hasta el momento, no obstante, no se han publicado estudios empíricos que sostengan dichas afirmaciones.

En sus esfuerzos de promoción, los partidarios de la formación mindfulness habitualmente incluyen en el prólogo que sus programas están “inspirados en el budismo“. Hay un cierto caché a la hora de decir a los neófitos que el mindfulness es un legado del budismo, una tradición famosa por su antiguedad y sus métodos de meditación probados. Pero, al mismo tiempo, los consultores a menudo aseguran a sus patrocinadores corporativos que su particular marca de mindfulness ha retirado todos los lazos y afiliaciones con los orígenes budistas.

Desligar el mindfulness de su contexto ético y religioso del budismo es un movimiento comprensible para hacer dicha formación como un producto viable en el mercado. Pero la urgencia para secularizar y acomodar el mindfulness a una técnica de mercado puede llevar a una desafortunada desnaturalización de esta antigua práctica, cuyo objetivo es mucho más que aliviar una jaqueca, reducir la presión sanguínea o ayudar a los directivos a estar más centrados y ser más productivos.

Generar una técnica más simplificada y secularizada (lo que algunos críticos empiezan a llamar “McMindfulness“) puede volverla más apetecible al mundo empresarial, pero esta descontextualización del mindfulness de su propósito original de liberación y transmisión de ética social tiene algo de “negocio fáustico“. En lugar de aplicar mindfulness como una forma de despertar a personas y organizaciones de las malsanas raíces de la avaricia, aversión y la ignorancia, habitualmente se moderniza hacia técnicas banales, terapéuticas y de auto-ayuda que en verdad refuerzan esas raíces.

La mayor parte de las opiniones científicas y populares que circulan por los medios han retratado el mindfulness en términos de reducción de estrés y mejora de la atención. Los beneficios de estas habilidades son una herencia no condicionada del mindfulness y es su mayor atractivo para las empresas actuales. Pero el mindfulness, entendido y practicado dentro de la tradición budista, no es meramente una técnica éticamente neutra para reducir el estrés y aumentar la concentración. En su lugar, el mindfulness es una cualidad distintiva de la atención que depende y se ve influida por muchos otros factores: la naturaleza de nuestros pensamientos, acciones y palabras, nuestra forma de ganarnos la vida y nuestros esfuerzos para evitar comportamientos poco saludables y desarrollar otros comportamientos que propicien acciones sabias, armonía social y compasión.

Los budistas diferencian entre el mindfulness correcto (samma sati) y mindfulness incorrecto (miccha sati). La distinción no es moral; la cuestión es si la calidad de la consciencia se caracteriza por tener las intenciones saludables y cualidades mentales positivas que lleven a la prosperidad y al bienestar a los demás y a uno mismo.

De acuerdo con el Canon Pali (las primeras enseñanzas registradas del Buda), incluso una persona que cometa un crimen premeditado y cruel puede estar practicando mindfulness, el mindfulness incorrecto. Claramente, la atención “mindful” y la concentración de un terrorista, un francotirador o un criminal de guante blanco no es la misma cualidad de mindfulness que el Dalai Lama y otros adeptos del budismo han desarrollado. El Mindfulness Correcto está guiado por intenciones y motivaciones que se basan en la contención, estados mentales correctos y conductas éticas, objetivos que incluyen pero superan la reducción del estrés y el incremento de la concentración.

Otro malentendido común es que la meditación mindfulness es un asunto privado e interno. A menudo se comercializa el mindfulness como un método para la autorrealización personal, como una forma de aplazar los problemas y tribulaciones del sofocante mundo laboral.  Dicha orientación individualista y consumista hacia la práctica de mindfulness puede ser efectiva para la autoconservación y el desarrollo personal, pero es esencialmente inútil para mitigar las causas del sufrimiento colectivo y empresarial.

Cuando la práctica del mindfulness se paquetiza de esta forma, la interconexión de los motivos personales se pierde. Hay una disociación entre la transformación personal de cada uno y el tipo de transformación social y organizacional que tiene en cuenta las causas y condiciones del sufrimiento en un entorno más amplio. Esta colonización del mindfulness también tiene un efecto de instrumentalización, reorientando la práctica hacia las necesidades del mercado en lugar de una reflexión crítica de las causas de nuestro sufrimiento colectivo o “dukkha social“.

El Buda enfatizó que sus enseñanzas trataban sobre la comprensión y cesación de dukkha (sufrimiento en el sentido más amplio). Así pues, ¿qué ocurre con el dukkha generado por cómo funcionan las instituciones?

Muchos defensores del mundo empresarial argumentan que el cambio transformador comienza en uno mismo. Si la mente de cada uno pudiera estar más centrada y en paz, entonces la transformación social y empresarial vendría después. El problema con esta formulación es que las tres motivaciones que el budismo señala (avaricia, odio e ignorancia) hoy por hoy no están confinadas a las mentes individuales sino que se han institucionalizado en fuerzas más allá del control personal.

Hasta el momento, el movimiento del mindfulness ha evitado cualquier consideración seria de por qué el estrés es tan generalizado en las modernas instituciones empresariales. En su lugar, las empresas se han subido a la moda del mindfulness porque desplaza, de manera muy conveniente, la carga de la responsabilidad al individuo: el estrés se encuadra dentro de un problema personal y el mindfulness se ofrece como la medicina correcta que ayuda al empleado a trabajar de manera más calmada y eficiente dentro de un entorno tóxico. Envuelto en un aura de cuidado y humanidad, el mindfulness se pone de moda como una válvula de escape, una manera de liberar la tensión, una técnica para afrontar y adaptarse al estrés del mundo laboral.

El resultado es una versión atomizada y altamente privatizada de la práctica de mindfulness, que se ha confinado en lo que Jeremy Carrette y Richard King (en su libro “Vendiendo Espiritualidad; la conquista silenciosa de la religión“) describen como una orientación acomodaticia. La formación en Mindfulness resulta atractiva porque es un método de moda para suavizar el disconfort de los empleados, promoviendo una aceptación tácita del status quo y un instrumento para mantener la atención centrada en los objetivos empresariales.

En muchos aspectos, la formación del mindfulness en las empresas (con su promesa de que empleados más calmados y menos estresados serán más productivos) tiene muchas similitudes con el movimiento, actualmente desacreditado, de las “relaciones humanas” , populares en las décadas de 1950 y 1960. Esos programas de formación fueron criticados por su uso manipulador de las técnicas de asesoramiento como las de “escucha activa”, establecidas como un método de pacificar a los empleados haciéndoles sentir que se oían sus preocupaciones aunque las condiciones laborales permanecían inalteradas. Esos métodos terminaron siendo conocidos como “Cow psychology” porque las vacas (Cow en inglés) dóciles producen más leche.

Bhikkhu Bodhi, un monje budista occidental ha advertido: “Ausentes de critica social aguda, las prácticas budistas pueden ser fácilmente utilizadas para justificar y estabilizar el estatus quo, convirtiéndose en un refuerzo del capitalismo consumista“. Desafortunadamente, un punto de vista del mindfulness más ético y socialmente responsable se percibe hoy como una preocupación secundaria, o como una politización innecesaria del viaje personal de auto-realización.

Uno tiene la esperanza de que el movimiento del mindfulness no siga el camino habitual de la mayoría de modas empresariales – entusiasmo desenfrenado, aceptación sin crítica del status quo y desilusión final. Para convertirse en una fuerza genuina para la transformación positiva personal y social, debe reclamar un marco ético y aspirar a propósitos más nobles que tengan en cuenta el bienestar de todos los seres vivos.

Ron Purser y David Loy


05 septiembre 2017

El Cambio Climático: La Audacia del Altruismo (parte 2)

Impacto de la Era del Antropoceno

Para muchos de nosotros la noción de "simplicidad" evoca una privación, un estrechamiento de nuestras posibilidades y un empobrecimiento de la existencia. La experiencia demuestra, sin embargo, que una simplicidad voluntaria no implica de ninguna manera una disminución de la felicidad, sino que, por el contrario, trae consigo una mejor calidad de vida. ¿Es más agradable pasar un día con tus hijos o amigos, en casa, en un parque o fuera en la naturaleza, o pasarlo trotando de tienda en tienda? ¿Es más agradable disfrutar de la satisfacción de una mente satisfecha o querer constantemente más - un coche más caro, ropa de marca o una casa más lujosa?

El psicólogo estadounidense Tim Kasser, autor de The High Price of Materialism (2003, MIT Press) y sus colegas de la Universidad de Rochester, han remarcado el alto coste que tienen los valores materialistas. Gracias a estudios de más de veinte años con una muestra representativa de la población han demostrado que los individuos que concentran su existencia en la riqueza, la imagen, el estatus social y otros valores materialistas y extrínsecos promovidos por la sociedad de consumo están menos satisfechos con su existencia. Concentrados en sí mismos, prefieren la competencia a la cooperación, contribuyen menos al interés general y no se preocupan por las cuestiones ecológicas. Sus lazos sociales se debilitan y, si cuentan muchas relaciones, tienen pocos amigos de verdad. Muestran menos empatía y compasión por los que sufren y tienden a usar a otros para sus propios objetivos. Paradójicamente, están en peor estado de salud que el resto de la población. El consumismo excesivo está estrechamente vinculado al egocentrismo extremo.

Además, los países ricos que más se benefician de la explotación de los recursos naturales, no quieren reducir su nivel de vida. Pero son las naciones las principales responsables de los cambios climáticos y otros tormentos (por ejemplo, el aumento de enfermedades relacionadas con el cambio climático como la malaria que se está extendiendo a nuevas regiones o a altitudes más elevadas, con aumentos mínimos de temperatura) que afectan a las poblaciones más pobres, precisamente los que menos han contribuido a estos trastornos climáticos. Un afgano produce dos mil quinientos veces menos CO2 que un qatarí y mil veces menos que un americano. Sobre el creciente nivel de los océanos, el magnate estadounidense Stephen Forbes declaró en Fox News: "Cambiar lo que hacemos porque algo va a suceder en cien años es, diría yo, profundamente raro". ¿No es esta realmente una declaración absurda? El responsable de la compañía de carne más grande de los Estados Unidos es aún más cínico abiertamente: "Lo que importa", dice, "vendemos nuestra carne. Lo que sucederá en cincuenta años no es asunto nuestro.”

Pero todo nos concierne, así como nuestros hijos, los cercanos a nosotros y nuestros descendientes, junto con todos los seres humanos y animales, ahora y en el futuro. Concentrar nuestros esfuerzos exclusivamente en nosotros mismos y en nuestros familiares, a corto plazo, es una las manifestaciones del egocentrismo más lamentables.

El individualismo, en sus buenos aspectos, puede fomentar un espíritu de iniciativa, creatividad, ir más allá de las normas y de los dogmas anticuados y restrictivos, pero también puede degenerar rápidamente en un egoísmo irresponsable y en un narcisismo desenfrenado, en detrimento del bienestar de todos. El egoísmo es el núcleo de la mayoría de los problemas que enfrentamos hoy: la creciente brecha entre ricos y pobres, la actitud de "todos por uno mismo", que sólo está aumentando, y la indiferencia por las generaciones venideras.

La Necesidad del Altruismo

Necesitamos un hilo de Ariadna que nos permita encontrar nuestro camino en este laberinto de preocupaciones serias y complejas. El altruismo es este hilo que nos permitirá conectar, de una manera natural, las tres escalas de tiempo - corto, medio y largo plazo - conciliando sus demandas. Debemos tener la perspicacia para reconocer esto y la audacia para comentarlo.

Matthieu Ricard
Photo by Matthieu Ricard

04 septiembre 2017

El Cambio Climático: La Audacia del Altruismo (parte 1)

Nuestra era se enfrenta a muchos desafíos. Uno de nuestros principales problemas consiste en conciliar las exigencias de la economía, la búsqueda de la felicidad y el respeto al medio ambiente. Estos imperativos corresponden a tres escalas de tiempo: corto, medio y largo plazo, sobre las cuales se superponen tres tipos de intereses: los nuestros, los intereses de los cercanos a nosotros y los de todos los seres sintientes.

La economía y las finanzas están evolucionando a un ritmo cada vez más rápido. Los mercados de valores se disparan y se estrellan de un día para otro. Aquellos que viven bien son a menudo reacios a alterar su estilo de vida para el bien de los menos afortunados y para el beneficio de las generaciones venideras, mientras que aquellos que viven en necesidad aspiran legítimamente a más riqueza, pero también a entrar en una sociedad de consumo que fomenta un consumo no sólo de lo que se necesita para vivir decentemente, sino también para anhelar cosas superfluas.

La satisfacción en la vida se mide en términos de un plan de vida, una carrera, una familia y una generación. También se mide según la calidad de cada instante pasajero, las alegrías y sufrimientos que colorean nuestra existencia y nuestras relaciones con los demás; También es dada o negada por la naturaleza de las condiciones externas y por la forma en que nuestra mente traduce estas condiciones en felicidad o en miseria.

En cuanto al medio ambiente, hasta hace poco tiempo, su evolución se ha medido en términos de épocas geológicas, biológicas y climáticas, a lo largo de decenas de milenios o millones de años, salvo catástrofes globales de asteroides gigantes o erupciones volcánicas. En nuestro tiempo, el ritmo del cambio se acelera debido a los trastornos ecológicos provocados por las actividades humanas. En particular, los rápidos cambios que han ocurrido desde 1950 han definido una nueva era para nuestro planeta, el Antropoceno (literalmente la "era de los humanos"). Esta es la primera era en la historia del mundo que las actividades humanas han modificado profundamente (y, en la actualidad, degradado) todo el sistema que mantiene la vida en la tierra. Este es un desafío completamente nuevo que nos ha cogido por sorpresa.

Matthieu Ricard

Photo by Matthieu Ricard

31 agosto 2017

Medios de transporte

Viajar en montón.

El metro, los autobuses, el avión, son medios de transporte masivos donde es inevitable el roce con el vecino, es un minuto incómodo de "elevador" que dura mucho más, donde la mayoría, esquiva la mirada para no intimar y evitarse una plática no solicitada y sin escapatoria. A veces huele a humanidad y si hubiera un inminente peligro, todos en un segundo dejarían a un lado las diferencias y se verían como iguales, cuando el suspiro o el grito se vuelvan colectivos.
Ofrecen oportunidades maravillosas para adivinar la historia detrás de cada pasajero, tras analizar su ropa y su mirada. Habrá también a quien le encante tener público cautivo para hablar sin parar y disfrute del tumulto. En estos medios masivos, tu mejor herramienta de escape es hacerte el dormido.

Huída sin maleta


Son repentinas y no planeadas, podrían suceder después de un arrebato, huelen a dolor, a fuga y desconcierto. Casi siempre tienen regreso y este se mide en días, una vez que ya se ha calmado el demonio o terminado el dinero.

Exceso de equipaje.

Estos medios de transporte son emocionales y tienen pies; empiezan a circular en la infancia cuando el niño ve que el adulto no quiere cargar con sus recuerdos y sus miedos, entonces con amor, le ofrece su espalda para aligerar la vida. De adultos tienen la opción de soltar maletas o buscar parejas que se vean fuertes y voluntariosas. Este exceso de peso normalmente se hereda, lo que explica la dificultad mayor de romper con un linaje y tradición familiar. Lo más sano es hacer una venta de garage o donarlo. Siempre habrá a quien le sea útil, lo que a uno le estorba para vivir.

Los caminos.

Las caminatas son hermosas porque te dan tiempo para pensar y admirar tu entorno. Aunque se realice en solitario, se siente la compañía colectiva que emana de un camino muy andado. Normalmente buscan como recompensa salud física y mental, a veces se hacen por convicción y otras por amenaza del doctor.

Por la libre.

Normalmente se hacen con ruedas y por carretera. Son viajes donde no hay prisa por llegar y parte del disfrute del viaje es el camino; las paradas y las salidas se rigen por la posición del sol. No son para todos, se requiere de flexibilidad y tolerancia y sentido del humor. Llevan implícita la aventura, la libertad, risas seguras, rompimiento de esquemas, bajo presupuesto y un dosis de riesgo. Los recuerdos de estos viajes, se imprimen con sonrisas para siempre.

Los trenes

Me recuerdan a una persona decidida. Van rápido, sin obstáculos, a marcha veloz y velocidad constante, el pujar de la máquina evoca fuerza. La ruta está trazada y limpia y los destinos y los andenes son predecibles por siglos. Es un medio de transporte que une al pasado con el presente. Se mueven con vapor y con carbón. Transportan personas, mercancía y sueños.
Te hacen cuestionar la relación entre la velocidad y el tiempo, el pasar de los años frente a tus ojos en un segundo y la importancia que le damos al pasado mientras vamos avanzando.

El misterio de flotar.

No son para todos, se requiere de estómago de marinero para navegar, o medicina para anestesiar varios sentidos a la vez.
Te ayuda a dimensionar tu espacio en este mundo y en el océano y compararte con el misterio y la inmensidad. Hay barcos que navegan por ríos y por mar, y también los hay de papel. Esos también nos llevan a destinos maravillosos.

Los libros.

Transportadores por excelencia, que respetan tus tiempos y esperan pacientes. Te pueden llevar a lugares reales o imaginarios, te permiten convertirte en boyerista de otras realidades, vivir vidas ajenas, sumergirte en submarinos, jalarte al inframundo o catapultarte hacia el espacio sideral. Pero siempre te llevan a algún lugar. Los libros más fascinantes no van lejos, te llevan a ti mismo.


29 agosto 2017

¡Atrévete!

Si quieres que las cosas sucedan de diferente manera, has las cosas de diferente manera... ¡¡Atrévete!!

Hace poco más de un año pasó una niña acompañada de su madre por nuestra casa, la casa de ustedes... Iban pidiendo trabajo o ayuda para comprar los útiles escolares de los dos hijos de la señora, sólo iba la hija porque su otro menor se había quedado lavando los vidrios de una oficina que esta a dos cuadras.
Me atreví a preguntarle: ¿Y si yo te surto todos los útiles que necesitas, qué harías?  Su respuesta inmediata de la señora fue que quería me limpiaban la casa o lavaban, planchaban o lo que necesitáramos en ese momento.  
Yo les dije que no, que quería algo mejor
La señora con ciertas dudas y cara de asombro preguntó ¿qué?
Le dije, que esos niños no falten a la escuela y que superen las calificaciones del ciclo pasado.
Se relajó y la niña fue la que me dijo, ¡¡¡Claro!!!
En lo que los muchachos sacaban lo necesario para los dos niños y una despensa para la señora, ella nos contó su historia, que no redactaré aquí toda, porque no acabaría, su esposo se fue a Estados Unidos y ya no sabía nada de él.  Ella trabaja limpiando casas pero por las cuotas y manutención de sus hijos sumado a que las personas a quienes les ayudaba estaban de vacaciones, se le complicó todo.

Para mi sorpresa, el viernes pasado tocaron a mi puerta, y era la señora con sus dos hijos, los dos niños corrieron a saludarme y en sus manos llevaban cada uno un folder, me lo dan y mi sorpresa fue que eran los diplomas de primer lugar de sus respectivos grados, eran los originales, los leí, los cerré y se los devolví.  Los niños voltearon a ver a su madre y me sonríen y me dicen, no, te los trajimos a regalar!!  Yo aguantandome las lagrimas de emoción les dije Gracias!! se los regresé y les dije: son de ustedes, ustedes se los ganaron, el regalo más grande que me dieron fue que cumplieron su palabra...
Se acerca la señora y me saluda y me da un paquete de tortillas de harina, y una bolsa del super, lo abro y estaba llena de libretas nuevas, me dice: mi marido ya me ha mandado dinero y le traje esto para que se lo den a más niños... sonríe y me dice, es que estoy agradecida con Dios y con la vida...

Se quedaron un rato platicando, intercambiamos números y se fueron sonriendo, como habían llegado...  Yo me quedé pensando, y en mi mente dije ¡¡Gracias Dios, todo ha valido la pena!!

Queremos un mundo diferente, hagamos las cosas diferente... Y una sonrisa es una muy buena manera de empezar.

Les deseo una semana llena de éxitos y satisfacciones, pero sobre todo una maravillosa vida a cada uno de ustedes.
Les envío un abrazo repleto de bendiciones, a sonreír más y quejarnos menos... Lo mejor está por venir.
Dios nos bendice mucho.

Héctor Molina
(Cambiando Historias)

28 agosto 2017

Mi amigo prisionero

Hace unos años recibí una carta desde una prisión de Oregon. Era un preso que había encontrado mi libro de Me Vale Madres en el instituto de detención y me agradecía porque lo había ayudado mucho. Lo había también traducido al inglés para que sus compañeros pudieran leerlo. Les comparto la última carta que le escribí porque hay algo que puede ser una buena indicación para cualquiera. Al final todos en diferentes formas, vivimos como presos en nuestras vidas. Por discreción, omitiré su nombre.

Querido ..., 
Primera cosa, me dio mucho gusto recibir tus noticias; 
segunda cosa, siento mucho por tu condena. Desafortunadamente en el tribunal de Dios los seres humanos vienen juzgados por lo que son, pero en el tribunal de los hombres vienen juzgados por lo que hacen. 
Desde tus cartas puedo claramente sentir que eres un hombre bueno, sensible e inteligente. Después de esto, todos tenemos partes de nuestro carácter que, cuando se encuentran en particulares condiciones, pueden cometer acciones que la comunidad castiga. 

Ni modo Querido .... La vida quiso que pasaras por allí, si la tomas de la forma correcta (que me parece que es lo que tu estás haciendo) tu detención podría revelarse en una preciosa oportunidad para transformarte. 

Al final, la prisión es un poco como un monasterio. Mucho tiempo para estar solo, mucho tiempo para reflexionar, meditar, hacer ejercicio. 

Me da gusto que estés trabajando en la carpintería, esto ayuda. También el trabajo puede volverse una meditación, porque te ayuda a quedarte en el presente. Toda las veces que tu mente empieza a vagar de un lado y del otro tu simplemente regresa a lo que estás haciendo. No importa cuantas veces la mente se vaya, lo importante es cuantas veces regresas al presente. Es una cosa que se aprende despacito, sin prisa, con mucha paciencia y sin expectativas. 

De la misma forma puedes aprender y agregar a tu rutina diaria una sesión de veinte minutos (cuarenta es mejor) de meditación Vipassana. Funciona de la misma forma de como te expliqué por lo que se refiere al trabajo, solo que en lugar de observar tus acciones observas tu respiración. Te sientas con los ojos cerrados y observa de forma relajada tu respiración natural (es importante que sea la respiración natural, no técnicas particulares), puedes observarla a la altura del plexo solar; verás tu mente escurrir en la superficie de tu ser, hasta cuando te va a raptar con una cadena de pensamientos; cuando te des cuenta que esto está pasando y la mente te llevó como en un sueño diurno, con paciencia, regresa a tu respiración, una y otra vez. Esto es todo. Regresar una y otra vez a la respiración te ayudará a quedarte en el presente, porque la respiración sucede siempre en el presente, justo como tu trabajo o cualquier otra acción del día.

Prem Dayal


25 agosto 2017

Meditación

Hay que recuperar el viejo arte de la meditación... todos los días acostumbro meditar de 20 a 30 minutos... no es un tiempo de oración... no un tiempo espiritual... no es un tiempo de pensar... es un tiempo de meditación.

¿Cómo es meditar sin caer en rollos orientales y de esoterismo? 
-Cierras tus ojos y respiras... te haces consciente de ti mismo... de tu momento presente. 
-Abres los ojos y en ese increíble instante, sientes tu cuerpo, el ambiente, la temperatura, el aroma... un momento de paz... solo eso, paz... sin pensar más que en lo que estás viviendo. 
-Comienzas a agradecer o a alabar a Dios... pero no con palabras, sino solo con tu pensamiento... puedes caminar, quedarte quieto; mirar por la ventana, al cielo o al piso... lo importante es no perder ese momento de conciencia y de paz... de conexión con Dios, con la vida y contigo mismo. 
-Si tu lenguaje es muy corto... no digas nada... solo disfruta del momento presente. Respira y trae a tu mente las buenas palabras de Dios para tu vida... como el Salmo 23 para empezar... y no las pienses... solo recuerda y da gracias o alaba a Dios por ello... 
-Recuerda que no estás orando ni en un culto personal... es un tiempo de meditación... ni siquiera de reflexión o pensamiento. 

Puedes comenzar, al terminar tu tiempo de meditación, tu tiempo de oración o lectura... así como de reflexión o pensamiento... es una excelente pista de despegue. 

Comienza con 3 a 5 minutos y aumenta con las semanas o meses tu tiempo de meditación... 
Un día de tantos, podrás meditar con los ojos abiertos en cualquier lugar... tendrás una mejor conciencia de ti mismo y de todo aquello de lo que no te das cuenta... y definitivamente incrementarás tu alabanza y agradecimiento a Dios. 

Si te aburres... retírate, estás perdiendo el tiempo / no añadas elementos extraños como: Música para meditar, incienso, fotos o imágenes de paraísos, invocaciones, figuras, velas, etc. No se necesitan. La meditación se trata del momento presente y la experiencia donde estás... / no te adornes y quieras usar palabras y rollos raros... solo están Dios y tu... y Él ya sabe cuanto gas tienes en el estomago y no le importa... / Sino sabes hablar más de tres palabras de oración con Dios, calla... él sabe tu corazón y lo escucha... / no te pongas a reprender y a sacar pingos de todos lados... eres un hijo de Dios y Él te cubre y te guarda, no temas, medita con confianza... / No es un tiempo espiritual de fuegos artificiales... es de silencio y conciencia. / Esto no tiene que ver con la ley de atracción, cultos egipcios, budismo ni chanclas de nadie... es solo MEDITAR. 

Me han preguntado si debes sentir algo... pues no, que yo sepa... y si, que yo viva... es un tiempo de serenidad... de paz... de parar el mundo... no es una anestesia, al contrario, es un tiempo para sentir la vida... 
¿Dónde? Donde quieras... al principio en algún lugar de mucha paz, para poder concentrarte... pero con el hábito... donde sea. Yo acostumbro caminar en el parque... en el gimnasio, en el tiempo de comer, manejando... y el que más disfruto, es junto al mar. 

¿Qué resultará de este ejercicio? Equilibrio, sobriedad, concentración, disciplina, inteligencia emocional, confianza, agradecimiento, respeto... ¿Y si no lo haces? Nada... todo seguirá igual. 

Misael Escorcia 
“Hazme entender el camino de Tus preceptos, y meditaré en Tus maravillas”, Salmo 119:27


22 agosto 2017

Mantén tu vista en el objetivo real

La sangre fluye por las calles de otra ciudad europea.

Gente matando gente en nombre de dioses e ideologías y viejos rencores.

Tortura, violación, asesinato, impactantes violaciones a los derechos humanos. Por todo el mundo.

Simplemente un día más en este antiguo planeta.

¿Acaso llegó el momento de darnos por vencidos?

¿Será éste el momento de cantar con más fuerza nuestras canciones de amargura, derrota y rabia desenfrenada? ¿Es el mundo un error insensato, una aberración de la consciencia, una pérdida de tiempo para todos? ¿Al final del camino, la filosofía nihilista estaba en lo correcto?

Cuando nos enfrentamos a noticias como éstas a menudo podemos sentirnos tan impotentes, tan decepcionados, tan asustados, tan inseguros; como si estuviéramos viviendo en un mundo que se ha vuelto loco, desquiciado, fuera de control. Todo parece como una pesadilla, como si una especie de fuerza oscura o maligna estuviera asumiendo el control. Algunos comienzan a hablar de la llegada del Apocalipsis. Ciertamente, se puede sentir como el fin del mundo de cuento de hadas en el que algún día creímos.

En medio de la devastación buscamos respuestas, causas, algo o alguien a quien culpar, una forma de dispersar nuestra tensión, una salida para toda esa rabia, dolor y confusión, un escape de esa energía de vida no procesada. ¿Por qué hay tal mal en este mundo? ¿Culpamos a los asesinos? ¿A sus padres? ¿A la sociedad en general? ¿Al cerebro humano? ¿A la comida que consumimos? ¿A los químicos? ¿A las estrellas? ¿A nuestros gobiernos? ¿A las religiones? ¿Cosificamos a los asesinos como enfermos, retorcidos, locos, malditos? ¿Nos ponemos en guerra con ellos como lo han hecho ellos con nosotros, deseando más muerte y destrucción sobre ellos y sobre sus hijos, sus madres, sus amantes, sus antepasados? ¿Nos adentramos en la milenaria historia del bien contra el mal, de nosotros contra ellos? ¿Consolidamos aún más nuestra identificación con un irreflexivo sentido del yo construido por la mente? ¿Acentuamos las divisiones?

En nombre de la paz mundial, ¿nos convertimos a nosotros mismos en terroristas?

¿Maldecimos a Dios y al universo, y deseamos nunca haber nacido? ¿Tratamos de adormecernos a nosotros mismos, distraernos de esas noticias, con alcohol, drogas, sexo, trabajo, compras, comodidades mundanas? ¿Desestimamos los horrores, retiramos nuestros corazones de los corazones de nuestros hermanos y hermanas en otras regiones del planeta, le damos la espalda a su triste situación, murmurando para nosotros mismos, mientras leemos el periódico en la mañana, lo “fea” y “terrible” que está la situación, sin hacer nada para generar un cambio y una sanación real?

¿Nos encargamos de difundir el problema, pero nos damos por vencidos cuando se trata de ser parte de la solución?

¿Acudimos a maestros espirituales para que nos consuelen con una charla sobre la naturaleza ilusoria de la vida y la irrealidad de la que todos somos testigos? ¿Regurgitamos frases vacías como ‘nada importa’, 'todo es un inocente juego de maya,’ y 'de cualquier forma, nadie tiene elección’? ¿Calificamos lo que vemos como 'irreal’ o 'ilusión’ para alejarnos del dolor de tener que confrontar todo el lío y la aparente falta de control de esta manifestación relativa e impermanente? ¿Pretendemos que los acontecimientos del mundo no tienen nada que ver con nosotros, que todo es independiente y que somos personas separadas? ¿Caemos en el solipsismo? ¿En la anarquía? ¿Cerramos nuestros corazones con más fuerza, construimos nuestros muros aún más altos y vivimos en un estado protegido, impregnado de miedo? ¿Rechazamos este mundo y soñamos con una perfecta vida después de la vida?

¿Utilizamos la 'realidad’ de las noticias como una excusa para darnos por vencidos, para cerrarnos, para olvidar lo que realmente somos? ¿Dejamos que los 'terroristas’ ganen abandonando nuestro camino y viviendo una vida de terror nosotros mismos, y aterrorizamos a otros que etiquetamos como 'malos’? ¿Nos sumamos a los problemas que vemos?

¿O utilizamos la apariencia de los problemas para vernos más profundamente a nosotros mismos y a la forma en que vivimos y tratamos a los demás? ¿Vemos la locura como un llamado a la claridad? ¿A la violencia como una invitación al amor? ¿Al dolor como un llamado a la compasión? ¿Al terror como una invitación a recordar y expresar con más profundidad y con más convicción la infinita inteligencia que somos?

¿Justificamos los asesinatos? Absolutamente no. ¿Sentimos el dolor de las víctimas, y la de sus seres queridos? Por supuesto que sí, porque no estamos separados. ¿Haríamos todo lo posible para evitar que esto suceda de nuevo? Absolutamente. ¿Trabajamos por la justicia? Sí. ¿Nos sentamos tranquilamente y simplemente 'aceptamos’? Si aceptar significa indiferencia y pasividad y soportar, no. Si significa alinearnos profundamente con la vida, sabiendo que el cambio inteligente y la sanación siempre surgen del hecho de sumergirnos en el misterio del momento, entonces, sí. La verdadera aceptación y el cambio creativo son amantes.

En Medio Oriente, un judío donó uno de sus riñones a una Palestina enferma, salvando su preciosa vida. En la India hay una mujer que alimenta y baña a los leprosos porque se ha dado cuenta que todos somos expresiones de una misma consciencia y le alegra mucho vivir así, a pesar de lo que los demás digan de ella. En San Francisco, un hijo toma la mano de su anciano padre y de repente surge el perdón, como por arte de magia; en una forma inesperada, el peso de la violencia y el resentimiento de toda una vida se desvanecen, como si nunca hubiera pasado nada.

¿Qué 'noticias’ les estamos transmitiendo a nuestros hijos? ¿Les estamos enseñando que han nacido en un mundo esencialmente malo, enfermo y lleno de miedo, y que deben vivir con temor y odio? ¿Les estamos enseñando que la violencia es inevitable y que ya viene 'incluida’ en su naturaleza? ¿O les estamos enseñando que todo el crimen y la tortura que vemos en las noticias diarias surgen del olvido de lo que somos, de una falsa y equivocada creencia en la separación?

¿Cuáles son las verdaderas 'noticias’ de nuestros días?

¿Les estamos enseñando a renunciar a sus sueños porque hay gente mala allá fuera intentando detenerlos? ¿Los estamos enseñando a renunciar al amor y a la compasión, y al cambio y a la humanidad y a la alegría debido a todas esas 'noticias’? ¿Les estamos enseñando a enfocarse en lo que está mal en el mundo, a aferrarse a lo 'negativo’, a cantar canciones de derrota y desilusión? ¿Los estamos volviendo ciegos a lo 'negativo’ enfocándolos solamente en lo 'positivo’? ¿O los estamos enseñando a reconocer la violencia en el mundo, el dolor, pero estando conscientes de que todo eso es parte de una imagen infinitamente más grande, una imagen en donde todo está interconectado y todo es importante y todo está en equilibrio y nada está escrito sobre piedra?

No utilices las noticias como excusa para dejar de vivir tu verdad, ni por un solo instante. No creas, ni por un segundo, que hay una fuerza en el mundo llamada 'el mal’ con algún tipo de poder que sea capaz de vencer al amor.

El terror no puede ganar porque proviene de un craso malentendido acerca de nuestra naturaleza. Solamente nos estamos lastimando, nos estamos apuñalando a nosotros mismos, nos estamos defraudando y en el fondo lo sabemos y siempre lo hemos sabido. Una ola nunca puede separarse del océano, ni tampoco de ninguna otra ola, y más allá de nuestras diferencias de creencias y opinión, todos somos movimientos de la Única Vida, el verdadero Poder, más allá del 'poder’ mundano de las armas de fuego y cuchillos goteando sangre y camiones atropellando multitudes de inocentes.

Enséñales a tus hijos las realidades del mundo sí, pero, lo más importante, muéstrales las realidades de sus corazones y de los corazones de aquellos a quienes llaman 'los otros’. Permite que el juego actual de la violencia sirva para profundizar aún más tu convicción en este don eterno, inmutable que es la Presencia, la Presencia que siempre has conocido, y para confirmar nuevamente tu intención de parar toda violencia en ti mismo, para vivir como tú sabes que puedes vivir. No permitas que las noticias, o al menos las historias que selectivamente se te presentan como noticias te distraigan de la Verdad.

Honra a las víctimas.
Recorre tu camino con valor.
Habla claro. Crea. Organiza.
Apaga tu maldita televisión.
Mantén tu vista en el objetivo real.

Jeff Foster


18 agosto 2017

¿Observar un eclipse solar sin protección? Mejor, piénsalo dos veces

El 21 de agosto de 2017, se podrá observar un Eclipse parcial de sol en nuestro estado (Nuevo León) y se oscurecerá un 45%, en otros estados es distinto el porcentaje que va desde un 20% a un 56%. En USA habrá lugares que se oscurecerá un 100% como Tenessee.

Que maravillosa perfección de nuestro Creador, la luna y el sol siendo de tamaños tan diferentes (diámetro de la luna es 3,476 Km y el diámetro del sol es de 1,400,000 Km), cuando coinciden en distancia y tiempo y desde la perspectiva de la tierra, pueda la luna cubrir exactamente al sol por unos instantes y lograr oscurecer con su sombra una parte de la tierra... y que maravillosa casualidad que podamos ser nosotros testigos de semejante simetría y esplendor.

Y aunque esto es muy emocionante por lo excepcional que es, genera en nosotros cierta expectación, y curiosidad por verlo, pero también debemos recordar ser muy cuidadosos al respecto de nuestros ojos.

Cuidemos nuestros ojos, los de nuestros niños y también cuidemos a nuestras mascotas...

Investigué y esto es lo que encontré al respecto…


La retina es la zona del ojo donde se encuentran todos los foto-receptores (Conos y bastones), que son los encargados de recoger los hazes de luz del exterior y transformarlos para que pueden ser interpretados por el cerebro (Cortex). Hemos de recordar que el ojo no ve, es una ventana del cerebro hacia el exterior y éste es el encargado de la visión.

El Sol emite muchos tipos de radiación (de diferentes longitudes de onda), nosotros, solo podemos ver una pequeña parte de estas radiaciones: La luz visible.

Otras radiaciones que emite el Sol nos son tan conocidas:

· Las microondas
· Las ultravioletas
· Los rayos X
· Las ondas de radio.

El ojo tiene sus mecanismos de defensa ante estas radiaciones

· Si un día despejado miramos al Sol, nuestra pupila se cerrara hasta tener el diámetro de una aguja, por otra parte los parpados se cerraran al máximo (entornados) y las pestañas también actuaran de “sombrillas”, en un acto reflejo bajemos la cabeza. Con la pupila casi cerrada y los parpados cubriendo gran parte del ojo, se filtra gran parte de estas radiaciones, evitando daños en la retina. Aun así mirar fijamente al Sol puede producir daños igualmente irreparables en los ojos, aunque no haya eclipse.

· Durante un eclipse, el riesgo de sufrir daños oculares se incrementa exponencialmente. La pupila sólo reacciona a la luz visible, las demás radiaciones son invisibles para el ojo humano.

· La luz visible baja en gran medida, “pero no las demás radiaciones”. El ojo engañado, no activa sus mecanismos de defensa, así pues la pupila se dilata todo lo posible para captar más luz visible y los parpados no se cierran, dejando entrar en el ojo directamente un exceso de radiación ultravioleta e infrarroja. Esta radiación en segundos “quema” literalmente las células sensibles del ojo alojadas en la retina, ya que los delgados vasos sanguíneos no son capaces de refrigerar las células en la medida que estas se sobre-calientan, causando un daño irreparable, pues estas células (foto receptores) no se regeneran nunca.

· Mientras estas células se mueren, “no se produce ningún dolor o molestia”, pues la retina carece de receptores del dolor, por lo que se puede observar un eclipse de Sol sin notar nada raro, hasta que en unos segundos se va perdiendo visión, pudiendo llegar dependiendo de la exposición y el tiempo de ésta a la ceguera total, entonces ya nada se puede hacer, el proceso es irreversible.

· Nunca se debe observar al Sol directamente o a través de prismáticos o pequeños telescopios, la concentración de luz garantiza una ceguera irreversible e instantánea. En ningún momento del eclipse se debe observar directamente sin la protección adecuada: De nada sirven gafas de sol, cristales de soldador, radiografías, negativos fotográficos, cristales ahumados.

· Mucha gente ha perdido parte o totalmente la vista por observar un eclipse de Sol inadecuadamente.

El próximo eclipse total visible en México y Estados Unidos tendrá lugar el 8 de abril de 2024. En México se verá de forma total en una franja que pasará por Sinaloa, Durango y Coahuila.

Disfrutemos de este Eclipse responsablemente, cuidemos de nosotros y comparte la información si crees que es útil.

Edith Reyna

Para más información al respecto… http://www.opticaalomar.com/asesoramiento_113_25-por-que-es-tan-peligroso-observar-un-eclipse-solar-sin-proteccion.html

Otra información sobre los cuidados y precauciones… http://www.planetarioalfa.org.mx/?q=educacion/eventos-especiales/eclipse-de-sol-2017



16 agosto 2017

¿Es este el modelo adecuado para una gran nación?

Presidente Donald Trump proclama con orgullo que Ayn Rand es su escritora favorita y que admira sus ideas. ¿Qué significa cuando Estados Unidos de América tiene un líder cuyo ideal es promover el egoísmo en la sociedad? Estoy convencido de que el egoísmo hace la vida miserable no sólo para todos los que nos rodean, sino también para nosotros mismos.

Ayn Rand es de hecho un enigma desconcertante. Aunque es prácticamente desconocida en Europa y en el resto del mundo, sigue teniendo una influencia significativa en la sociedad estadounidense. En una encuesta de 1991 realizada por la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos, Atlas Shrugged, su obra principal, fue citada como el libro más influyente después de la Biblia. El presidente Reagan y Alan Greenspan eran conocidos admiradores de Ayn Rand y Paul Ryan y otros políticos republicanos.

Ayn Rand no cree que todos somos fundamentalmente egoístas por naturaleza. Más bien, ella aboga por que debamos ser egoístas si queremos vivir una buena vida. Para ella, el altruismo / compasión es un vicio masoquista que amenaza nuestra propia supervivencia, nos lleva a descuidar nuestra propia felicidad. Según ella, el altruismo no sólo es indeseable, sino que es inmoral. Ella cree que nuestra propia felicidad personal es lo único que importa en la vida, y que al cuidar a los demás nos convertiremos en esclavos y en "animales de sacrificio". Promueve la virtud del egoísmo.

Sus ideas han creado una postura doctrinal para las personas que defienden que ni el gobierno ni nadie más debería pedirnos que nos interesemos por los pobres, los enfermos y los ancianos, y ciertamente la gente no debería ser obligada a pagar impuestos para apoyarlos. Puedes ayudar sólo si te hace feliz, pero no debe ser considerado como un deber social.
La Sra. Rand también ha sido clave en la justificación intelectual de la epidemia de narcisismo que ha estado creciendo en los Estados Unidos durante las últimas dos o tres décadas.

Muchos proyectos de investigación, incluyendo los recientemente conducidos por la psicóloga Barbara Fredrickson, han demostrado que las emociones positivas relacionadas con el amor, la benevolencia y la gratitud pueden remodelar tu vida para mejor. Pueden hacerte más sabio, resiliente, socialmente integrado y más sano. De hecho, cuando estamos conectados con alguien de una manera benevolente positiva, nuestra confianza en esa persona se expande y nuestra relación y lealtad se profundizan. En las propias palabras de Fredrickson, "El amor es nuestra emoción suprema que nos hace sentir plenamente vivos y sentirnos plenamente humanos".

La señora Rand, sin embargo, trae el amor altruista al nivel de un negocio. En Atlas Shrugged, afirma que "el principio del comercio es el único principio ético racional para todas las relaciones humanas. El amor, la amistad, el respeto y la admiración son el pago dado a cambio del placer personal y egoísta que un hombre deriva de las virtudes del personaje de otro hombre.

Las fuentes preferidas de Ayn Rand eran en el mejor de los casos sospechosas. En sus Diarios cita una declaración de William Edward Hickman que dice: "Lo que es bueno para mí es correcto". Su respuesta fue entusiasta: "Esta es la mejor y más fuerte expresión de la psicología de un hombre real que he oído", exclamó. El único problema es que Hickman era un psicópata que cometió múltiples incendios, secuestro de niños y asesinatos.

El argumento principal desarrollado por Ayn Rand es que "el logro de su propia felicidad es el propósito moral más elevado del hombre". Pero creer que el hombre debe ser egoísta para ser feliz es el trágico error de Rand. La experiencia y la ciencia demuestran que el egoísmo extremo que ella defiende es una receta para el sufrimiento, no para la felicidad. Esto, de hecho, parece haber sido el caso de la propia Rand, que fue descrita por aquellos que la conocían bien como arrogante, narcisista, carente de empatía, y bastante infeliz. Sus relaciones con su séquito cercano estaban llenas de animosidad y vengativa y ella despreciaba la gran mayoría de seres humanos como "mediocres, estúpidos e irracionales".

Para hacer frente con éxito a los desafíos de nuestros tiempos, necesitamos tener más consideración por los demás, preocuparnos por su bienestar y actuar con la intención de beneficiarlos. Si fuéramos más considerados con las generaciones futuras, no sacrificaríamos ciegamente el mundo que les entregamos a favor de objetivos cortoplacistas.

Así, el altruismo es el factor determinante de la calidad de nuestra existencia actual y futura. No debe ser relegado al rango de un pensamiento noble y utópico ideado por unos pocos individuos con grandes corazones, mucho menos a un estado mental "inmoral". Debemos tener la visión para reconocerlo y la audacia de decirlo.

Sería tentador descartar a Ayn Rand como carente de empatía y una filósofa menor. Sin embargo, no debemos subestimar la influencia que sigue ejerciendo hoy en muchos sectores de la vida y la política estadounidenses. Por muy desagradables que sean sus puntos de vista, todavía tenemos que ser como un médico que no puede descuidar una enfermedad extraña que se ha convertido inesperadamente en una epidemia, como podemos ver en las mismas personas que gobiernan los Estados Unidos ahora.

Matthieu Ricard


14 agosto 2017

La fortuna del viajero

Viajar no me hace rico, me hace afortunado

Siempre he creído que todo en la vida es para nada y para todo. No sé cual será mil último viaje, tampoco sé si podré cumplir mi sueño de pisar cada uno de los países de la tierra. Pero tengo la certeza de que la diversión es el camino no la meta.

Los seres humanos viajamos para huir, para encontrar, para conocer, para presumir, para sentir, para crecer, para aprender, para engordar, para enamorarnos, para olvidar, para pensar, para reír y hasta para decir adiós.

No importa las razones de un viaje, pisar una tierra que no es la nuestra nos pone a prueba, nos saca de nuestra zona de comfort, nos confronta y nos abre el panorama como si fuera una enorme puerta que da al jardín de las delicias.

He conocido mucha gente a lo largo de mi vida, personas de distintas profesiones, edades y clases sociales. Cuando llega el tema de los viajes, no importa de dónde seas, a qué te dediques, qué edad tengas o cuánto dinero ganes, siempre se puede charlar sin final sobre las travesías.

Los viajes no son de los ricos, son de los afortunados, aquellos que destinan sus ganancias a lo intangible, a la experiencia. Aquellos que como yo quieren que cuando llegue el final de nuestro paso por la tierra y veámos pasar nuestra vida como si fuera una película, valga la pena observarla.

Alan Estrada


10 agosto 2017

Sonreír, soñar o esforzarte

La vida está llena de momentos donde tú decides sonreír o no sonreír, soñar o no soñar, esforzarte o no esforzarte, tú decides cuando un triunfo se convierte en un fracaso porque no lo disfrutas, o un fracaso en un triunfo porque le sacas lo mejor.  Al final de cuentas las decisiones las tomas tú, no la situación que estás viviendo, o el problema que te aqueja o la enfermedad que padeces.

Tener fe o no tenerla, esa es tu decisión, nadie dijo que iba a ser fácil, ni tampoco difícil, simplemente es la vida que nos tocó vivir.  No hay otra, por más que nos la pasemos deseando otra vida u otra historia, por más que comparemos nuestra vida con la de otros, o deseemos la vida de otros... Sólo te afectarás más porque simplemente es nuestra vida la que tenemos que vivir, esta es nuestra historia y tú decides cómo la vas escribiendo.

¿Héroe o Víctima?  Muchas veces se decide por ser la víctima de lo que nos sucede, se nos hace más fácil aunque la realidad es mucho más difícil porque empoderamos el momento difícil cualesquiera que sea y lo dejamos que gane o que dirija nuestra vida y nunca la llevará a donde te hubiera deseado llevarla tu....

Y aunque a veces pareciera que los momentos difíciles no terminan, recuerda que siempre cuando más obscuro está es porque ya va a amanecer... Esa es mi esperanza, esa es nuestra fe.
¡¡Decide sonreír, por más difícil que sea el momento, la situación, el problema o la enfermedad, ya estamos aquí, así que a sacar el mejor provecho, así cualquiera que sea el fin, siempre será un triunfo!!

Alrededor de ti siempre habrá consejos, palabras de aliento, críticas, formulas para la felicidad, chismes, amor, odio, etc, etc... Pero al final no cuenta lo que está alrededor sino lo que decidas para ti y por ti, es tu vida, es tu historia, es tu cielo o es tu infierno.

A sonreír más y quejarnos menos
Vale la pena vivir
Hoy decidí sonreír aún en medio del dolor de esta madrugada, porque no es el dolor el que me dirige, sino la fe de que pronto se vaya.
¡¡¡Los quiero mucho!!!

Héctor Molina

09 agosto 2017

Honestidad liberadora

El profesor João Alberto Guimarães, brasileño en un intercambio con Europa, entró en una estación del metro de Estocolmo, capital de Suecia.

Allí notó que había, entre muchos torniquetes (registradoras) normales y comunes, uno que daba paso libre gratuito. Entonces le preguntó a la vendedora de boletos el porqué de aquel torniquete, permanentemente libre para pasar y sin ningún agente de seguridad en las cercanías. La dama, entonces le explicó, que ese paso estaba destinado a las personas que, por cualquier motivo, no tuviesen dinero para pagar su pasaje.

Incrédulo, acostumbrado a la manera brasileña de pensar, no pudo evitar hacerle la pregunta que, para él era obvia:
¿Y si la persona tuviese dinero, pero simplemente no quisiese pagar?
La vendedora entrecerró sus límpidos ojos azules y con una sonrisa de pureza sobrecogedora, le respondió:
- Pero ¿porqué haría eso?

Sin poder acertar una respuesta, el profesor pagó su pasaje y pasó por el torniquete, seguido de una multitud que también había pagado por sus pasajes.

El paso libre continuó vacío.

La honestidad es uno de los valores más liberadores que un pueblo puede tener.

Una sociedad que ha logrado transformar ese valor en algo natural, está en un estado de desarrollo, sin duda, superior.

¡Eso es educación! ¡También y antes que nada!

Cultive este valor y transmitaselo a sus hijos, a sus nietos, a sus alumnos, a la sociedad.

Su mundo cambia cuando usted cambia. No premiemos las prácticas fraudulentas, los negocios mal habidos, la corrupción...

Hagamos de la honestidad y buena fe un hábito...