Una serendipia es ...

Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Así que espero que lo que aquí encuentres sea afortunado y útil para tu crecimiento, además que sea inesperado pues siempre se recibe todo gratamente cuando no tienes expectativas.

31 agosto 2011

Todo va siempre arriba y abajo

"Había una vez un hombre que se subió  a un avión para dar un paseo. Desafortunadamente se cayó del avión. Afortunadamente traía puesto un paracaídas. Desafortunadamente, el paracaídas no estaba correctamente empacado y no se abrió. Afortunadamente, abajo había una paca de heno en el campo. Desafortunadamente, había un afilado tridente saliendo de la paca de heno. Afortunadamente, el hombre no cayó sobre el tridente. Desafortunadamente, tampoco cayó en la paca de heno...

Así es la vida. No hay necesidad de preocuparse tanto por ello. Disfruta tu energía. A veces es afortunada, a veces desafortunada; debes aceptar ambas. Si quieres que siempre sea afortunada estás pidiendo demasiado; no es posible en este mundo cambiante.

Todo va siempre arriba y abajo. Así que cuando estés arriba, disfrútalo; cuando estés abajo, descansa y espera; pronto estarás arriba de nuevo.  Los períodos bajos deberían ser períodos de descanso y los períodos altos deberían ser períodos de danza.  Y es perfectamente natural;  de otra forma la vida se volvería muy monótona.  Este drama tragicómico (un momento es tragedia; al otro es comedia),  hace la vida más jugosa. Así que no veo que haya problema alguno".

Osho


30 agosto 2011

Hacer el bien en tu barrio

He aquí algunos extractos de una entrevista realizada a un cantante: «Tengo la suerte de hacer lo que me gusta: cantar, tocar un instrumento, viajar mucho y hacerme amigos. Pero cada vez que vuelvo a verlos, todos me dicen lo mismo: Todo va de mal en peor, la situación se ha empeorado… Si mis amigos me preguntan: ¿Qué hay que hacer?, les contesto: Pongan su energía en su barrio. Cada uno en su barrio; ahí es en donde se pueden hacer muchas cosas…».

Este consejo me recordó el coro de una canción para niños: «En mi barrio hay mucha gente, ¡en mi barrio hay mucha gente que se puede querer!». Efectivamente, la posibilidad de hacer bien siempre está al alcance de nuestra mano.

Un proverbio de la Biblia dice: “En el rostro del entendido aparece la sabiduría; mas los ojos del necio vagan hasta el extremo de la tierra” (Proverbios 17:24). Ser inteligente consiste en hacer hoy lo que uno tiene delante de sí, que es su responsabilidad. Por el contrario ser necio es pensar que si uno estuviese en otro lugar, en otra situación, al “extremo de la tierra”, sí que podría hacer el bien. También es argüir que en otros tiempos la vida era más fácil, o que lo será mañana, para finalmente no hacer nada.
En realidad, es aquí y ahora que puedo hacer el bien. La Escritura es más precisa, pues afirma que tanto el bien como el mal se deciden en el corazón de cada uno. Las personas reciben de Dios la fuerza para hacer el bien… incluso en el propio barrio.

29 agosto 2011

Darte cuenta

Tú eres la felicidad y el amor, pero no lo ves porque estás dormido.  Te escondes detrás de las fantasías, las ilusiones, y también de las miserias de las que te avergüenzas.

Te han programado para ser feliz o infeliz, segun aprieten el botón de la alabanza o el de la crítica.
Eso es lo que te confunde:  has de darte cuenta y salir de la programación.

La gente dormida y programada es la que la sociedad controla más fácilmente.

Aunque vas diciendo que buscas la felicidad, lo cierto es que no quieres ser feliz.
Prefieres volver al nido en vez de volar, porque tienes miedo.  El miedo es el manto en que te envuelves para no ser visto.  Es algo conocido, y la felicidad no.

Tú has de expresar la felicidad y no esperar a que te la den hecha.


Anthony de Mello
(Lo que importa es la vida)

28 agosto 2011

Ver mediante los ojos de los demás

Ponerte en los zapatos de otro, o en este caso ver a través de los ojos de los demás es una tarea díficil, sin embargo es indispensable hacerlo, no solo para entender a los demás, sino a nosotros mismos, puesto que estamos aquí para contribuir y ayudarnos unos a otros.  Esto debe brotar de nuestro corazón y sentirnos uno con los demás!



Enjoy!!

27 agosto 2011

Algo sobre los Toltecas

Lo siguiente lo encontré en un blog y me pareció muy interesante saber acerca de nuestra historia, les comparto extractos de esta información y la referencia completa al final. 

Mucho se ha escrito de los “toltecas” y en verdad poco se sabe de ellos. Se ha dicho –equivocadamente- que fue un “pueblo o cultura” y generalmente se confunden con las historias del periodo Postclásico decadente del Anáhuac (850-1521 d.C.)

Los toltecas fueron un linaje de conocimiento de la sabiduría ancestral del Cem Anáhuac. Es decir, tolteca es un “grado de conocimiento” de la Toltecáyotl. Todas las civilizaciones antiguas con origen autónomo tuvieron una “estructura de conocimiento” que les permitió desarrollar el “andamiaje cultural” con el cual transformar el mundo y darle significado, tanto en la material como en lo inmaterial. La Toltecáyotl es la suma sistematizada de los conocimientos de la civilización anahuaca por lograr “el equilibrio”, tanto en el plano material exterior, como en el plano inmaterial interior.

Toltecáyotl será entonces el “arte de vivir en equilibrio” y por eso “tolteca” es, -simbólicamente-, “el artista” entre los artistas. El que hace brotar los rostros propios y los corazones verdaderos, el que ilumina como una tea que no humea, “el maestro” entre maestros.

De modo que existían en el Cem Anáhuac un puñado de toltecas provenientes de todos los pueblos y culturas. Estos hombres y mujeres de conocimiento estudiaban y practicaban los conocimientos de la Toltecáyotl, en el periodo Clásico, en lo que hoy conocemos como “zonas arqueológicas” y que nunca fueron palacios, fortalezas, ciudades o “centros ceremoniales”. Sino, centros de investigación y estudio de las posibilidades humanas en torno a parámetros energéticos que hoy la ciencia occidental empieza a percibir. El centro irradiador de la Toltecáyotl fue Teotihuacán lugar en donde “los seres humanos alcanzaban la divinidad”.

La Toltecáyotl y los toltecas, seguramente surgieron desde el periodo Preclásico. Evolucionaron desde ser nómadas, cazadores, recolectores; pasando por sedentarios agricultores hasta lograr desarrollar y construir un complejo sistema de conocimientos y valores que les permitieron resolver sus problemas existenciales de carácter material de manera eficiente, para pasar a plantear la solución de los problemas existenciales de orden inmaterial o de trascendencia, con la llamada cultura olmeca.

En efecto, los llamados olmecas o conocedores “de la medida del movimiento”, fueron los primeros “maestros” que empezaron a estructurar lo que conocemos como Toltecáyotl. Es interesante observar que a lo largo de la historia anahuaca, desde aproximadamente el año seis mil u ocho mil antes de la era cristiana, existió una línea de pensamiento unificador que estructuró y permeó los tres periodos (Preclásico, Clásico y Postclásico) con una misma raíz filosófica cultural, que se puede observar en la arquitectura, iconografía, rituales, valores, usos y costumbres de todos los pueblos anahuacas, aunque totalmente diversificada a través de sus pueblos y culturas en el espacio y en el tiempo anahuaca. El maíz y Quetzalcóatl son los símbolos por excelencia de la realidad “material y espiritual” del Anáhuac.

Por ello, Quetzalcóatl no fue ni un personaje y menos “un dios” como lo dijeron algunos pueblos anahuacas del periodo Postclásico, y los conquistadores respectivamente. Quetzalcóatl en cambio es un símbolo filosófico y un arquetipo humano como lo han tenido las otras civilizaciones antiguas de la humanidad.
De modo que no pudo ser un ser humano. Tampoco fue un “dios”, pues sabemos que en la religión anahuaca no existían dioses. Solo se percibía una divinidad suprema que no tenía forma, nombre y no podía ser representada. Sin embargo, existían múltiples manifestaciones o advocaciones de su inconmensurable poder y presencia. Estas múltiples advocaciones de lo desconocido, innombrable, invisible e impalpable, los colonizadores de ayer y de hoy, por ignorancia o por dolo les han llamado “dioses” para justificar su erradicación y la imposición de su evangelio, y los investigadores, su errados y desafortunados trabajos, que reducen la Toltecáyotl a un puñado de idolatrías y “primitivas creencias”.

Pero la realidad es otra. “El Quetzalcóatl” nos habla de una figura filosófica o de una aspiración humana por encontrar “el equilibrio” a través del uso correcto de “la medida”. Para la Toltecáyotl el ser humano metafóricamente se divide en cuatro partes a partir de “su centro” o llamado “co” en lengua náhuatl, que significa “ombligo”. Del ombligo a la cabeza simboliza el cielo y el Espíritu, se representa con el Quetzal el ave más bella que remonta las alturas deseadas por el ser humano. Del ombligo a los pies simboliza la Tierra y la materia, se simboliza con una serpiente que en lengua náhuatl se dice “cóatl”. De modo que “Quetzal-cóatl” significa filosóficamente la unión y el equilibrio entre el Espíritu y la materia. Las otras dos partes vienen de la división longitudinal del ser humano en la parte derecha o tonal y la parte izquierda o nahual, que representan del mundo y del individuo respectivamente: El Sol, lo masculino y la razón; y la Luna, lo femenino y la intuición.




Quetzalcóatl, la Toltecáyotl y los toltecas son la parte más decantada, -“el fruto florecido”-, de la civilización del Anáhuac y que hasta la fecha, poco se sabe de este portentoso conocimiento que dio sabiduría, dirección y continuidad a más de tres mil quinientos años de Desarrollo Humano en el Cem Anáhuac.

De esta manera podemos afirmar que los maestros “toltecas olmecas”, tuvieron su continuidad con los maestros “toltecas mayas, zapotecos y nahuas”, por citar solo tres de las diferentes culturas del Anáhuac. Sin embargo, a partir del “colapso del periodo Clásico” alrededor del año 850, “los toltecas” desaparecieron del tlaltipac o faz de la tierra, destruyendo sus numerosos centros de conocimiento y encubriendo su milenario conocimiento. Dejando la profecía que regresarían a restaurar la armonía y el equilibrio en el Anáhuac en el año uno caña, que se repite cada 52 años.

Tiempo después, el recuerdo de Quetzalcóatl y sus enseñanzas empezaron a transformarse y corromperse con las sucesivas generaciones. Algunos pueblos transformaron los ancestrales mitos y los ajustaron a “su historia”, en la cual aparece Quetzalcóatl como un dios o un personaje. Este nuevo periodo se conoce como Postclásico y el “recuerdo” de Quetzalcóatl se irá transformado según los intereses de los grupos de poder. En efecto, durante el periodo Clásico existió un periodo de paz y los pueblos vivieron en armonía y equilibrio durante más de diez siglos guiados por los venerables maestros toltecas y la sabiduría de la Toltecáyotl. Floreció la cultura en su diversidad pero mantuvo su raíz filosófica y sobre todo, una unidad cultural asombrosa.

Esta “unidad en la diversidad cultural”, no solo se manifestó en los múltiples idiomas, manifestaciones religiosas, arquitectura, iconografía, arte, alimentos, vestido, etc. Sino fundamentalmente en el aspecto filosófico. Una región tan extensa como el Cem Anáhuac y con tantos pueblos diferentes, mantuvo la unidad cultural en base a la matriz filosófica cultural que representó la Toltecáyotl. El tolteca, no importaba que hablara lengua náhuatl, maya o zapoteco, hablaba de los mismos conceptos filosóficos y mantenía los mismos valores y principios. Lo que permitió que todos los pueblos fueran diferentes pero hermanados por las mismas elevadas aspiraciones existenciales.

Sin embargo, es importante señalar que los toltecas solo “desaparecieron” del tlatipac, pero nunca se extinguieron o se acabo la toltecáyotl. Los toltecas siguieron con el desarrollo de la Toltecáyotl, pero ahora fuera del mundo cotidiano e inmediato. Los toltecas han seguido sus linajes de conocimiento a través del tiempo. Su capacidad e impecabilidad los ha hecho ser “invisibles” en medio de los tumultos de la colonia y el México independiente, llegando hasta nuestros días impecables e inmaculados. Por otra parte, La Toltecáyotl ha seguido viva en el subconsciente de los pueblos y culturas de lo que hoy conforma México.


Más información y artículo completo en:


Me resulta sumamente inspirador saber que los pueblos guiados sabiamente, sin ningúna instrucción o religión establecida, vivieron en paz con armonía y equilibrio.  Y que sus representaciones sean tan parecidas a lo que hay en otras culturas tan antiguas como esta.   Sé que eso solo surge de la necesidad interna de cada individuo de encontrarse con Dios, con la Vida.  

ER

26 agosto 2011

¿Qué valoramos?

Al mirar nuestro mundo, vemos que más de mil millones de personas pasan hambre, vemos que millones están atormentados por las guerras, vemos que muchos son esclavizados y vejados por algunos que ostentan más poder y los someten a sus caprichos y ambiciones.

Vemos también con qué frenesí se codicia y anhela el dinero como instrumento de poder, mientras oímos casi con incredulidad y como una lección utópica y lejana aquella bendición: "¡Felices los pobres...!"

¿No será un terrible y maléfico lastre para ser feliz esa ambición desordenada de tener más y más, y que reduce a una inhumana esclavitud a quienes son víctimas de una desenfrenada y ridícula avaricia?

Todo aquello que es innecesario se convierte en un obstáculo para subir la montaña de la bienaventuranza.
Tratamos de justificarnos siempre pensando que tales y cuales cosas son necesarias y así seguimos con el lastre a cuestas, sin permitirnos subir la montaña.

Nada es malo hasta que algo nos tiraniza.  Y las riquezas innecesarias suelen esclavizar.  Nos lo dice la experiencia diaria.  Basta con observar a las personas que van teniendo día a día más dinero, cómo se hacen más avaras cuanto más poseen.  Entonces el dinero, que en sí es bueno, se convierte en un lastre, un estorbo para la felicidad.

Dario Lostado
(Despertar a la conciencia día a día)

Photo by Edith

25 agosto 2011

Los niños ya no se trepan a los árboles

Recientemente visité a un amigo que vive en el Franco Condado, Borgoña y quien sus padres, ya jubilados, fueron los últimos agricultores de la región.  Mientras recorríamos la campiña mi amigo me comentó, “en el pasado, durante la temporada de pizca de cerezas, todos vivíamos empachándonos trepados en los árboles.  Hoy en día, las cerezas se quedan en los árboles.  Los niños de hoy en día no se trepan más a los árboles.”  Pasan todo su tiempo frente a su computadora.

Un estudio demostró que los niños juegan en grupo, en lugares públicos, diez veces menos que hace treinta años.  Su contacto con la naturaleza se ha reducido a una foto en su pantalla y los juegos son cada vez más solitarios, acompañados de violencia virtual, desprovistos de belleza, asombro, la camaradería y una apreciación de placeres sencillos.

Así que, a lo mejor es tiempo de treparnos en los árboles otra vez …


Matthieu Ricard

Photo by Edith

24 agosto 2011

El maestro alquimista

Había una vez un maestro alquimista que sabía cómo transformar el metal básico en oro.  Sin embargo, vivía con sencillez y nunca sacaba ventaja de esa habilidad para su beneficio personal.  A medida que se esparcía su fama, se reunían alrededor de él muchos aspirantes.  En particular, había dos que realmente deseaban aprender lo que él tenía que enseñar.  Ninguna ciencia puede ser dominada al instante; tienes que vivir con el maestro durante algún tiempo para asimilar sus enseñanzas.  De manera que esos dos estudiantes se fueron a vivir con el maestro alquimista.

Un día el maestro les pidió que prepararan la comida del mediodía.  Debían mover el grano en una cacerola de hierro.  Los dos estudiantes se sentían muy felicies de servirlo en la forma que fuera, ya que sabían que una vez que el maestro estuviera complacido con ellos les daría la enseñanza, les mostraría cómo convertir el metal básico en oro.  Así que gustosos, tomaron el palo especial para menear y movieron la cazuela.  Después de un rato, notaron que algo extraordinario le ocurría a la cacerola de hierro.  ¡Se estaba convirtiendo en oro!

Los ojos se les agrandaron y brillaron, y el corazón les latía fuerte.  "¡Por fin!  ¡Aquí está la sabiduría!" pensaron.  "Hemos servdo al maestro durante años.  Ha tardado mucho en impartirnos la enseñanza.  ¡Este es el momento!".  Rápidamente tomaron unas toallas para agarrar la cacerola de oro.  Dejaron caer en el fuego el palo con el que removían y también echaron el grano al fuego.  Miraron alrededor, pero el maestro alquimista no se veía por ningún lado.  Arrojando un chal sobre la cacerola de oro, se dirigieron a la puerta abierta y se fueron corriendo muy lejos.

El maestro alquimista regresó a la cocina.  Los estudiantes se habían ido, y el fuego seguia ardiendo fuerte y quemaba el grano.  Entonces vio que el palo -la vara de alquimista que transforma el metal básico en oro- estaba sobre el fuego.  Supo exactamente lo que había pasado.  Recogió el palo, lo acarició y dijo: "Aah, tú te quedas con el maestro".


De igual manera, en nombre de ejercer la libertad, de experimentar la libertad, el individuo a menudo se ciega a lo que le da valor a su vida, se ciega a las virtudes que tiene ocultas dentro de sí mismo -virtudes que el mundo entero merece y necesita.

Swami Chidvilsananda
(Entusiasmo)
Photo by Edith

23 agosto 2011

Elevar el vuelo o morir

“Un pájaro que vivía resignado en un árbol podrido en medio del pantano, se había acostumbrado a estar ahí, comía gusanos del fango y se hallaba siempre sucio por el pestilente lodo.  Sus alas estaban inutilizadas por el peso de la mugre, hasta que cierto día un gran ventarrón destruyó su guarida; el árbol podrido fue tragado por el cieno y el se dio cuenta de que iba a morir.   En un deseo repentino de salvarse, comenzó a aletear con fuerza para emprender el vuelo, le costó mucho trabajo porque había olvidado como volar, pero enfrentó el dolor del entumecimiento hasta que logró levantarse y cruzar el ancho cielo, llegando finalmente a un bosque fértil y hermoso.”

Los problemas son como el ventarrón que ha destruido tu guarida y te están obligando a elevar el vuelo o a morir. Nunca es tarde.

No importa lo que se haya vivido, no importan los errores que se hayan cometido, no importa las oportunidades que se hayan dejado pasar, no importa la edad, siempre estamos a tiempo para decir BASTA!!, para oír el llamado que tenemos de buscar lo mejor, para sacudirnos el cieno y volar ALTO y muy lejos del pantano.

Photo by David Robledo

22 agosto 2011

Aceptación y Rendición

Cuando puedas, echa una «mirada» a tu interior para ver si estás creando conflicto inconscientemente entre lo interno y lo externo, entre las circunstancias externas del momento —dónde estás, con quién y lo que estás haciendo— y tus pensamientos y sentimientos. ¿Puedes sentir lo doloroso que es oponerse internamente a lo que es?

Cuando reconoces este hecho, también te das cuenta de que ahora eres libre de renunciar a este conflicto fútil, al estado interno de guerra.

Si verbalizaras tu realidad del momento, ¿cuántas veces al día tendrías que decirte: «No quiero estar donde estoy»? ¿Cómo te sientes cuando no quieres estar donde estás: en el embotellamiento, en tu puesto de trabajo, en la sala de espera del aeropuerto con la gente que te acompaña?

Sin duda es cierto que lo mejor que se puede hacer en ciertos lugares es salir de ellos, y a veces eso es lo más apropiado. No obstante, en muchos casos, no tienes la opción de irte. En esas situaciones, el «no quiero estar aquí», además de inútil, es disfuncional. Te hace infeliz y hace infelices a los demás.

Ha sido dicho: dondequiera que llegues, allí estás. En otras palabras: estás aquí. Siempre. ¿Es tan duro de aceptar?

¿Realmente necesitas etiquetar mentalmente cada percepción sensorial y cada experiencia? ¿Necesitas tener esa relación reactiva de gusto o de disgusto ante la vida, que te lleva a estar continuamente en conflicto con personas y situaciones? ¿O se trata únicamente de un hábito mental profundamente arraigado que puedes romper? Sin hacer nada en particular; simplemente, dejando que este momento sea como es.

El «no» habitual y reactivo fortalece el ego. El «sí» lo debilita. Tu identidad en la forma, el ego, no puede sobrevivir a la rendición.

ECKHART TOLLE
(EL SILENCIO HABLA)

21 agosto 2011

Una sonrisa

Ofrecer sinceramente palabras amables hará un mejor día para mi y a quien las doy.  Seamos amables y felices HOY.
Un video en 2 partes, vale la pena verlo todo :)


Y la segunda parte


Enjoy!!!

20 agosto 2011

Se real, no ficticio

La vida es muy importante para ser desperdiciada en el ansia de ser rico, famoso, de buena presencia, popular, bello; o en el pavor de ser pobre, desconocido, ignorado o feo.

Estas cosas pierden importancia como si fuesen guijarros alrededor de un diamante fulgurante.  Tú, tu verdadero yo, siempre fuiste y siempre serás un diamante.

El valor de tu vida es incalculable.  ¿Usarías tú un precioso manuscrito para encender el fuego?

La necesidad de impresionar es un desperdicio de tu tan preciosa vida.  Son actitudes como ésta las que causan gran parte de los infortunios del mundo. 
Sé real, no ficticio.

Anthony de Mello
(Ejercicios de superación)

Photo by Edith

18 agosto 2011

El ser absoluto en todo

Meister Eckhart, un gran místico del siglo XIV, dice: "El que posee a Dios, lo tiene en todos los lugares, en la calle y en medio de la gente, lo mismo que en la iglesia, en el desierto o en la celda; con tal de que lo tenga en verdad y solamente a Él, nadie podrá estorbarle.  ¿Por qué? Porque posee únicamente a Dios y pone sus miras sólo en Dios, y todas las cosas se le convierten en puro Dios".

Estas sabias palabras pronunciadas y vividas íntimamente por este santo místico simplifican las cosas para muchas personas.  La verdad está siempre en lo simple.  Dios, que es la Verdad, ha de estar en lo simple y no en las complicaciones que han confundido durante tanto tiempo.

Quien posea a Dios, en cualquier lugar, en que se encuentre, jamás siente que algo puede estorbarle.
Cuando ponemos nuestra mira en nosotros o en nuestra mente complicada y egocéntrica, todo nos estorba, no tenemos paz y estamos en conflicto.

Cuando la mira está en Dios, todo se simplifica.
Las ciencias son complejas, variables e inquietantes.
La sabiduría es el conocimiento de la Verdad de todas las cosas y consiste en conocerlas en su esencia real, en lo que son más allá de lo visible y tangible.
Sabiduría es conocer nuestro fondo, conocer lo que es ESE SER que nos hace existir.

Dario Lostado
(Despertar a la conciencia día a día)

Photo by David Robledo

17 agosto 2011

Mala suerte o bendición

Se cuenta que hace muchos años había un hombre sabio que vivía en las vastas fronteras de China. Un día, sin razón aparente, la yegua del joven hijo del sabio se escapo y fue tomado por los nómadas que vivían al otro lado de la frontera. Todos en el pueblo donde vivía trataron de ofrecer consuelo a aquel joven por su mala fortuna, pero su padre, que era un sabio, dijo: “¿Qué les asegura que esto no fue más bien una bendición?”
Meses después, la yegua regresó, trayendo consigo a una magnifico semental. Esta vez todos en el pueblo llenaron de felicitaciones al hombre por la buena fortuna de su hijo. Pero esta vez el padre dijo, “¿Qué les asegura que esto es más bien un desastre?”.

La casa del hombre sabio prospero gracias al fino caballo que su hijo amaba montar. Pero un día el joven se cayó del caballo y se rompió la cadera. Una vez mas todos en el pueblo le ofrecieron su consuelo por su mala suerte, pero el padre dijo: “¿Qué les asegura que esto no es más bien una bendición?”. Un año después los nómadas cruzaron la frontera para invadir la región, y todo hombre físicamente capaz fue reclutado para tomar las armas e ir a la batalla. Las familias chinas que vivían a lo largo de la frontera perdieron nueve de cada diez hombres. Como el hijo del sabio había quedado cojo pudieron sobrevivir y cuidarse el uno al otro.


 
Lo que parecía una bendición o éxito terminó siendo algo terrible. Lo que pareció un evento terriblemente negativo a menudo terminó siendo una rica bendición. Llamamos mala o buena suerte a los cambios en eventos y circunstancias diarias. Tratamos de controlar los eventos asignándoles valores o conceptos que se adecuan a nuestras expectativas y necesidades.

A todos nos gusta tener el control.  Nos gusta saber a dónde se dirige Dios, que es lo que está haciendo exactamente, la ruta exacta para llegar allí, y exactamente cuándo llegaremos. A veces me gusta recordarle a Dios que El necesita comportarse de manera tal que calce con mis claras ideas sobre El.  El problema es que Dios esta mas allá de cualquier concepto que tenga sobre El. Dios nos es un objeto que puedo determinar, controlar, poseer o darle ordenes. Dios se acerca al ser humano cuando este se acerca a Él, puede en parte ser conocido, y en parte no.   Dios está en cada uno como Señor no como sirviente. Dios está dentro de nosotros y fuera. Sin embargo, nos gusta calificar que es bueno y que es malo, que es positivo o negativo.  Como el hombre sabio de la historia pregunto ¿Cómo puedes estar seguro que ese problema, dolor, circunstancia, pena que enfrentas no es realmente una bendición?

16 agosto 2011

El oso

Una vez un hombre salvó la vida a un oso, que le cobró apego y agradecimiento por lo que había hecho. 
El hombre, cansado, se acostó a dormir, con el oso a su lado.

Pasó por allí otro hombre que le advirtió que tuviera cuidado, pues, según le dijo, tener a un necio por amigo era peor que tenerlo por enemigo.

Pero el primer hombre pensó que el segundo decía aquello por pura envidia y no tuvo en cuenta sus palabras.  Llegó a pensar que el otro hombre quería despojarlo de la seguridad que le aportaba aquel compañero fiel.

Pero cuando se acostó y se quedó dormido, el oso vio que se acercaban moscas e intentó matarlas con una piedra; y, al hacerlo, mató al hombre que lo había salvado.

Idries Shah
(Los cien cuentos de la sabiduría sufí)

15 agosto 2011

El compromiso con uno mismo

Para muchos la palabra compromiso la asocian a algo ideal pero irreal, otros les causa escozor, otros la evitan.

Muchas veces, estas actitudes tienen que ver con la forma en que nuestros padres se han comprometido en relación a nosotros cuando éramos niños. Puede ser que no lo hicieran seriamente o, por el contrario, que lo tomaran como una obligación neurótica o que lo asumieran al comienzo y luego se desinteresaran o se marcharan o se murieran y eso constituyera un dolor insoportable.

La sociedad misma tiene mensajes contradictorios. Los idealiza o los fusiona con sacrificios y agobios o los niega infantilmente.

El compromiso es el fundamento de cualquier relación auténtica de amor. En una pareja, es lo que posibilitará que avance fructíferamente después que pasa el enamoramiento. Con los hijos, es lo que nos transformará de padres biológicos en padres verdaderos. En un trabajo o estudio, es lo que permitirá que profundicemos y progresemos plenamente. En una terapia o cualquier labor de desarrollo personal y/o espiritual, es lo que realmente nos conectará con las riquezas de nuestro interior.
Entonces, ¿por qué tantos problemas con los compromisos? Porque nos causan cambio, riesgo, crecimiento, dedicación y, también, dolor.

Veamos: cuando nos damos cuenta de que estamos estancados, sabemos que debemos evolucionar. Nuestra parte más sabia y conectada nos invita a movernos con la Vida, porque Ella es cambio constante, es mutación: algo debe morir para que nazca algo nuevo. Nos da miedo este proceso, ya que no estamos educados para pensar así. Nos aferramos a lo que somos y a lo que hay, por más que ya no funcione o suframos.
Ese paso supone un cierto riesgo. Estamos habituados a la seguridad y la comodidad de lo conocido. ¿Qué sucederá, qué ganaremos y qué perderemos, qué pasará con los otros?

Finalmente, se trata de crecer, de asumir nuevos roles, de dejar atrás las limitaciones que nos hemos impuesto, de liberar lo que ya no sirve o constituye una carga sin sentido, de desarrollarnos, de hacer uso de nuestra creatividad.

Esto requiere dedicación, constancia, paciencia, confianza, fe, valor. ¡Ufa! Mejor me quedo como estoy. ¿No es lo que pensaste? Y sí, parece demasiado. La clave aquí es no asustarse ante el gran panorama sino ir haciendo pequeños avances cada día. Como dice un proverbio chino: “un camino de mil kilómetros comienza con un paso”. Se trata de hacer lo necesario en cada momento, sin cargarse con el pasado ni con el futuro. Sostener la visión, mientras se va caminando paso a paso, en el aquí y ahora.
¿Será todo sobre un lecho de rosas? No, claro. Habrá momentos de dolor, de indecisión, de frustración, de ira, de tristeza. Pero, piensa un momento: ¿no los tienes ya? ¿Y qué estás consiguiendo? ¿Hacia dónde estás yendo? ¿Están mezclados con otros de entusiasmo, alegría, autoestima, respeto, fuerza, logro, creatividad, plenitud, amor? Eso es lo que obtendrás si cambias.

¿Y el compromiso? Es lo que te mantendrá firme y confiado. Si no asumes el compromiso por lo que decidas, caerás una y otra vez. Pero, ¿qué pasa si nunca lo has hecho o has tenido malas experiencias con asumirlo? Comienza con pequeñas cosas. Observa lo bien que te sientes cuando lo logras. Se consciente de los temores y enfréntalos, con calma y confianza.
Date cuenta que, cuando te comprometes, te liberas. Al contrario de lo que crees, ser irresponsable o no aceptar los cambios que necesitas, te mantiene prisionero de lo que temes, te hace débil, te victimiza, te mantiene en una mediocridad gris y enfermiza.
Por eso, asume el mejor compromiso que puedes hacer: contigo mismo. ¡Lo lograrás!

Laura Foletto

14 agosto 2011

El presente

El presente es lo único que tenemos!! Me encanta esta canción!!



Enjoy!!!

13 agosto 2011

Cuando me amé de verdad

Cuando me amé de verdad comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto, en la hora correcta y en el momento exacto y entonces, pude relajarme.
Hoy sé que eso tiene un nombre…”AUTOESTIMA”

Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia y mi sufrimiento emocional, no es sino una señal de que voy contra mis propias verdades.
Hoy sé que eso es…”AUTENTICIDAD”

Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente y comencé a ver todo lo que acontece y que contribuye a mi crecimiento.
Hoy sé que eso se llama…”MADUREZ”

Cuando me amé de verdad, comencé a percibir como es ofensivo tratar de forzar alguna situación, o persona, solo para realizar aquello que deseo, aún sabiendo que no es el momento o la persona no está preparada, inclusive yo mismo.
Hoy sé que el nombre de eso es…”RESPETO”

Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable…, personas, situaciones, todo y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. De inicio mi razón llamó esa actitud
egoísmo.
Hoy sé que se llama…”AMOR PROPIO”

Cuando me amé de verdad, dejé de temer al tiempo libre y desistí de hacer grandes planes, abandoné los mega-proyectos de futuro.
Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero y a mi propio ritmo.
Hoy sé que eso es…”SIMPLICIDAD”

Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón y con eso, erré menos veces.
Hoy descubrí que eso es la…”HUMILDAD”

Cuando me amé de verdad, desistí de quedar reviviendo el pasado y preocuparme por el futuro. Ahora, me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece. Hoy vivo un día a la vez.
Y eso se llama…”PLENITUD”

Cuando me amé de verdad, percibí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero cuando yo la coloco al servicio de mi corazón, ella tiene una gran y valiosa aliada.
Todo eso es…”SABER VIVIR!”

“ No debemos tener miedo de confrontarnos…
…hasta los planetas chocan y del caos nacen las estrellas. ”


Charles Chaplin

12 agosto 2011

Frases

Ama y haz lo que quieras. Si callas, callarás con amor; si gritas, gritarás con amor; si corriges, corregirás con amor, si perdonas, perdonarás con amor. - San Agustín (obispo y filosofo)
  
Encomiéndate a Dios de todo corazón, que muchas veces suele llover sus misericordias en el tiempo que están más secas las esperanzas. - Miguel de Cervantes Saavedra (escritor español)

 Soy gran creyente en la suerte, y he descubierto que mientras más duro trabajo, más suerte tengo. - Stephen Leacock (escritor canadiense)

 Ama hasta que te duela. Si te duele es buena señal. - Madre Teresa de Calcuta (misionera yugoslava nacionalizada india)

 Cuando me preguntaron sobre algún arma capaz de contrarrestar el poder de la bomba atómica yo sugerí la mejor de todas: la paz.  --Albert Einstein (científico alemán, nacionalizado estadounidense)

 En el corazón de todos los inviernos vive una primavera palpitante, y detrás de cada noche, viene una aurora sonriente. - Kalil Gibran (ensayista, novelista y poeta libanes)

 El Amor es el significado ultimado de todo lo que nos rodea. No es un simple sentimiento, es la verdad, es la alegría que está en el origen de toda creación. - Rabindranath Tagore (filosofo y escritor indio)

 Si deseas felicidad de los demás, sé compasivo. Si deseas tu propia felicidad, sé compasivo. - Dalai Lama

 La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días. - Benjamín Franklin (estadista y científico estadounidense)

 Las cadenas de la esclavitud solamente atan las manos: es la mente lo que hace al hombre libre o esclavo. - Franz Grillparzer (dramaturgo austriaco)

 Saber que se sabe lo que se sabe y que no se sabe lo que no se sabe; he aquí el verdadero saber. - Confucio (filosofo chino)

 La mayor sabiduría que existe es conocerse a uno mismo. - Galileo Galilei (físico y astrónomo italiano)

 La oscuridad nos envuelve a todos, pero mientras el sabio tropieza en alguna pared, el ignorante permanece tranquilo en el centro de la estancia. - Anatole France (escritor francés)

 Nunca consideres el estudio como una obligación, sino como una oportunidad de penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber.  --Albert Einstein (científico alemán, nacionalizado estadounidense) 
  
El ser humano no vive sólo de pan. Necesitamos amor y cuidados, y encontrar una respuesta a quiénes somos y por qué vivimos. - Jostein Gaarder (escritor y profesor de filosofía noruego)

Dios ha creado al hombre como un animal sociable, con la inclinación y bajo la necesidad de convivir con los seres de su propia especie, y le ha dotado, además, de lenguaje, para que sea el gran instrumento y lazo común de la sociedad. - John Locke (filosofo inglés)

Hemos olvidado que nuestra única meta es vivir y que vivir lo hacemos cada día y que en todas las horas de la jornada alcanzamos nuestras verdadera meta si vivimos... Los días son frutos y nuestro papel es comerlos. - Jean Giono (escritor francés)

Si ya sabes lo que tienes que hacer y no lo haces, entonces estás peor que antes.  - Confucio (filosofo chino)

La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa. -Albert Einstein (científico alemán, nacionalizado estadounidense)

Comienza a manifestarse la madurez cuando sentimos que nuestra preocupación es mayor por los demás que por nosotros mismos. - Anónimo 


Pasaré una sola vez por este camino; de modo que cualquier bien que pueda hacer o cualquier cortesía que pueda tener para con cualquier ser humano, que sea ahora. No lo dejaré para mañana, ni la olvidaré, porque nunca más volveré a pasar por aquí.  - Dale Carnegie (empresario y escritor estadounidense)

Uno no vive de lo que come, sino solamente de lo que digiere. Principio tan cierto para el cuerpo, como para el espíritu. - Benjamín Franklin (político, científico e inventor estadounidense)

Los Himalayas al atardecer by Matthieu Ricard

11 agosto 2011

La crisis

No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo.  La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos.  La creatividad nace de la anguistia, como el día nace de la noche oscura.  Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias.  Quien supera la crisis, se supera a sú mismo sin quedar "superado".

Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones.  La verdadera crisis, es la crisis de la incompetencia.  El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones.  Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía.  Sin crisis no hay méritos.  Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno porque sin crisis todo viento es caricia. 

Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo.  En vez de esto, trabajemos duro.  Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla.

Albert Einstein

10 agosto 2011

Amar es darse

Seamos siempre fieles en las cosas pequeñas, 
porque en ellas está nuestra fuerza. 

Para Dios nada es pequeño, todas las cosas son infinitas. 
Practica la fidelidad en las cosas más insignificantes, 
no por ellas mismas sino por la grandeza que es la voluntad de Dios, 
que yo respeto muchísimo.

No busquéis hacer obras espectaculares. 
Deliberadamente hemos de renunciar a todo deseo 
de ver el fruto de nuestro trabajo. 

Hacedlo todo lo mejor que podáis y dejad el resto en manos de Dios. 
Lo que importa es el regalo de nuestro Yo, 
el grado de amor que ponemos en cada uno de nuestros actos.
No os dejéis desanimar por ningún fracaso 
mientras lo hayáis hecho lo mejor posible. 
Tampoco os gloriéis de vuestros éxitos y atribuidlo todo a Dios 
con profunda gratitud.

Si os sentís desanimados, eso es señal de orgullo 
porque demuestra que habéis puesto la confianza en vuestro poder. 
Jamás os preocupéis de las opiniones de los demás. 
Sed humildes y no seréis molestados. 

El señor me ha querido aquí y aquí estoy. 
Él dará la solución.
Cuando atendemos a los enfermos y desamparados 
lo que tocamos es el cuerpo sufriente de Cristo, 
y ese contacto nos hace heroicos; 
nos hace olvidar la repugnancia y nuestras tendencias naturales. 

Necesitamos los ojos de la fe profunda para ver a Cristo 
en el cuerpo desgarrado y las ropas sucias bajo las cuales 
se esconde el más hermoso entre los hijos de los hombres. 

Necesitamos las manos de Cristo 
para tocar esos cuerpos heridos por el dolor y el sufrimiento. 

El amor intenso no mide, solo da.

Madre Teresa

09 agosto 2011

Cuando...

Cuando veas una planta hermosa, déjate sentir su encanto, y agradece a Dios su existencia. 
Cuando veas un amanecer o una puesta de sol, déjate envolver en su majestuosidad, que se extiende por todo el cielo.  Observa cómo se despliega la más prodigiosa combinación de colores:  cada amanecer es único, cada atardecer, irrepetible.  Agradece a Dios la existencia del sol.  Comprende que cada uno de tus días es igual de incomparable e igual de celestial.

Cuando mires las estrellas y la luna en el cielo nocturno, déjate colmar de sentimientos tiernos, y agradece a Dios su existencia.
Cuando recibas cumplidos de los demás, deja que conforten tu corazón, y agradece a Dios esa manifestación de gracia.
Cuando estés afligido por problemas y calamidades inesperados, también agradece a Dios su existencia.  Ten la certeza de que Él te protegerá y que quiere que obtengas de ellos una o dos lecciones.  Eso es cantar la gloria de Dios.

Cuando esperas que las personas hagan algo por ti y no cumplen con tus expectativas, tenles buenos sentimientos de todas maneras.  No cambies tu buena opinión de ellas.  Eso es cantar la gloria de Dios.

Cuando nada parezca marchar como tú quieres, sigue manteniendo tu compostura interna, tu deleite interno, y ofrece tu gratitud a Dios.  Tal vez Dios quiere que sea de alguna otra manera.  Eso es cantar la gloria de Dios.

Swami Chidvilasananda
(Entusiasmo)

08 agosto 2011

¿Somos una ola o el mar?

La ola no existe sin el mar.  Y el mar, tal como el mar es, no existe sin olas.  Uno y otras solamente pueden existir unidos.

Se usa frecuentemente el símil del mar y la ola para expresar que Dios es el mar, y cada uno de nosotros es una ola en este inmenso mar divino.

Muchos de los seres humanos son olas inconscientes de pertenecer al mar.  Se sienten autónomos, separados y sin relación con las demás olas.

Están todas las olas en una necesaria e inevitable  relación e interdependencia.  Las luchas entre unas olas y otras son una verdadera locura, enajenación e insensatez.

Las olas, fluctuantes, inestables, frágiles y siempre cambiantes, son cada una de nuestras personas humanas.  Lo sepa la ola o no, siempre depende del mar y pertenece al mar.  Es magnífico pertenecer al mar infinito de la Divinidad.

Todas las olas, hijas del mismo mar.
Algunas olas humanas, las personas, se envanecen con estúpida altanería y se creen superiores a las otras olas porque tienen un poco más de espuma o fuerza en su movimiento.

La arrogancia es una gran desgracia humana.


Dario Lostado
(Despertar a la conciencia día a día)

Photo by Edith

06 agosto 2011

La vida es un espejo

Le preguntaron a Mahatma Gandhi cuáles son los factores que destruyen al ser humano. Él respondió así:

La política sin principios, el placer sin compromiso, la riqueza sin trabajo, la sabiduría sin carácter, los negocios sin moral, la ciencia sin humanidad y la oración sin caridad.

La vida me ha enseñado que la gente es amable, si yo soy amable; que las personas están tristes, si estoy triste; que todos me quieren, si yo los quiero; que todos son malos, si yo los odio; que hay caras sonrientes, si les sonrío; que hay caras amargas, si estoy amargado; que el mundo está feliz, si yo soy feliz; que la gente es enojona, si yo soy enojón; que las personas son agradecidas, si yo soy agradecido. La vida es como un espejo: Si sonrío, el espejo me devuelve la sonrisa. La actitud que tome frente a la vida, es la misma que la vida tomará ante mí.

"El que quiera ser amado, que ame".

05 agosto 2011

La voz del cantante llena la sala

Oído a la salida de un concierto:
"¡Vaya un cantante!  Su voz llenaba la sala"
"Es cierto.  Varios de nosotros tuvimos que abandonar la sala para dejarle sitio".

¡Curioso! Pueden ustedes conservar sus asientos, señoras y señores; la voz del cantante llenará la sala, pero no ocupará ningún espacio.

* * *

Oído en una sesión de orientación espiritual:
"¿Cómo puedo amar a Dios tal como dicen las Escrituras?
¿Cómo puedo darle todo mi corazón?"

"Primero debes vaciar tu corazón de todas las cosas creadas".

¡Engañoso! No temas llenar tu corazón con las personas y las cosas que amas, porque el amor de Dios no ocupará espacio en tu corazón, del mismo modo que la voz del cantante no ocupa espacio en la sala de conciertos.

* * *

El amor no es como una hogaza de pan.  Si doy un pedazo de la hogaza, me quedará menos pan que ofrecer a los demás.  El amor se parece más al pan eucarístico.  Cuando lo recibo, recibo a Cristo en su totalidad.  Pero no por ello recibes tú menor parte de Cristo; tú también recibes a Cristo entero; y también el otro; y el de más allá.

Puedes amar a tu madre con todo tu corazón; y a tu esposa; y a cada uno de tus hijos.  Lo asombroso es que el dar todo tu corazón a una persona no te obliga a dar menos a otra.  Al contrario, cada una de ellas recibe más.  Porque si sólo amas a tu amigo y a nadie más, de hecho lo que le ofreces es un corazón bastante pobre.  Tu amigo saldrá ganando si ofreces también tu corazón a los demás.

Y Dios saldría perdiendo si insistiera en que le entregaras tu corazón únicamente a Él.  Regala tu corazón a otros: a tu familia, a tus amigos... y Dios saldrá ganando cuando le ofrezcas a Él todo tu corazón.

Anthony de Mello
(El canto del pájaro)

04 agosto 2011

Espejo de las relaciones

Todos somos extensiones del campo universal de energía, distintos puntos de vista de una entidad única. Esto implica ver todas las cosas del mundo, ver a todas las personas del mundo y darnos cuenta que estamos mirando otra versión de nosotros. Tú y yo somos lo mismo. Todo es lo mismo. Todos somos espejos de los demás y debemos aprender a vernos en el reflejo de las demás personas. A esto se llama espejo de las relaciones. A través del espejo de una relación, descubro mi yo no circunscrito. Por esta razón, el desarrollo de las relaciones es la actividad más importante de mi vida. Todo lo que veo a mi alrededor es una expresión de mí mismo.

Las relaciones son una herramienta para la evolución espiritual cuya meta última es la unidad en la conciencia. Todos somos inevitablemente parte de la misma conciencia universal, pero los verdaderos avances tienen lugar cuando empezamos a reconocer esa conexión en nuestra vida cotidiana.

Las relaciones son una de las maneras más efectivas para alcanzar la unidad en la conciencia, porque siempre estamos envueltos en relaciones. Piensa en la red de relaciones que mantienes: padres, hijos, amigos, compañeros de trabajo, relaciones amorosas. Todas son, en esencia, experiencias espirituales. Cuando estás enamorado, romántica y profundamente enamorado, tienes una sensación de atemporalidad. En ese momento, estás en paz con la incertidumbre. Te sientes de maravilla, pero vulnerable; sientes cercanía pero también desprotección. Estás transformándote, cambiando, pero sin miedo. Te sientes maravillado. Ésa es una experiencia espiritual.

A través del espejo de las relaciones, de cada una de ellas, descubrimos estados prolongados de conciencia. Tanto aquellos a quienes amamos como aquellos por quienes sentimos rechazo, son espejos de nosotros. ¿Hacia quiénes nos sentimos atraídos? Hacia las personas que tienen características similares a las nuestras, pero eso no es todo. Queremos estar en su compañía porque subconscientemente sentimos que al hacerlo, nosotros podemos manifestar más de esas características. Del mismo modo, sentimos rechazo hacia las personas que nos reflejan las características que negamos de nosotros. Si sientes una fuerte reacción negativa hacia alguien, puedes estar seguro de que tú y esa persona tienen características en común, características que no estás dispuesto a aceptar. Si las aceptaras, no te molestarían.

Cuando reconocemos que podemos vernos en los demás, cada relación se convierte en una herramienta para evolución de nuestra conciencia. Gracias a esta evolución experimentamos estados extendidos de conciencia.

La próxima vez que te sientas atraído por alguien, pregúntate qué te atrajo. ¿Su belleza, gracia, elegancia, autoridad, poder o inteligencia? Cualquier cosa que haya sido, sé consciente de que esa característica también florece en ti. Si prestas atención a esos sentimientos podrás iniciar el proceso de convertirte en ti más plenamente.
Lo mismo se aplica a las personas hacia las que sientes rechazo. Al adoptar más plenamente tu verdadero yo, debes comprender y aceptar tus características menos atractivas. La naturaleza esencial del Universo es la coexistencia de valores opuestos. No puedes ser valeroso si no tienes a un cobarde en tu interior; no puedes ser generoso si no tienes a un tacaño; no puedes ser virtuoso si careces de la capacidad para actuar con maldad.

Gastamos gran parte de nuestras vidas negando este lado oscuro y terminamos proyectando esas características oscuras en quienes nos rodean. ¿Has conocido personas que atraigan sistemáticamente a su vida a los sujetos equivocados? Normalmente, aquéllas no comprenden por qué les sucede esto una y otra vez, año tras año. No es que atraigan esa oscuridad; es que no están dispuestas a aprobarlas en sus propias vidas. Un encuentro con una persona que no te agrada es una oportunidad para aceptar la paradoja de la coexistencia de los opuestos; de descubrir una nueva faceta de ti. Es otro paso a favor del desarrollo de tu ser espiritual. Las personas más esclarecidas del mundo aceptan todo su potencial de luz y oscuridad. Cuando estás con alguien que reconoce y aprueba sus rasgos negativos, nunca te sientes juzgado. Esto sólo ocurre cuando las personas ven el bien y el mal, lo correcto y lo incorrecto, como características externas.

Cuando estamos dispuestos a aceptar los lados luminoso y oscuro de nuestro ser, podemos empezar a curarnos y a curar nuestras relaciones. Todos somos  multidimensionales, omnidimensionales. Todo lo que existe en algún lugar del mundo también existe en nosotros. Cuando aceptamos esos distintos aspectos de nuestro ser, reconocemos nuestra conexión con la conciencia universal y expandimos nuestra conciencia personal.

Las características que distinguimos más claramente en los demás están presentes en nosotros. Cuando seamos capaces de ver en el espejo de las relaciones, podremos empezar a ver nuestro ser completo. Para esto es necesario estar en paz con nuestra ambigüedad, aceptar todos los aspectos de nosotros. Necesitamos reconocer, en un nivel profundo, que tener características negativas no significa que seamos imperfectos.

Nadie tiene exclusivamente características positivas. La presencia de características negativas sólo significa que estamos completos; gracias a esa totalidad, podemos acceder más fácilmente a nuestro ser universal, no circunscrito.

Una vez que puedas verte en los demás, será mucho más fácil establecer contacto con ellos y, a través de esa conexión, descubrir la conciencia de la unidad. Éste es el poder del espejo de las relaciones.

Deepak Chopra

03 agosto 2011

Nunca he visto una caja fuerte sobre un féretro

Recientemente conocí a una persona mayor que expresó su tristeza acerca del apego que muchos de sus amigos tenían por su dinero aún y cuando la muerte los acechaba.  Concluyó: “¿Cuál es el caso?  Uno nunca ha visto una caja fuerte sobre un féretro”.

¿Qué nos gustaría heredar a nuestros hijos?  ¿Una imagen embelezada de nosotros?  ¿Posesiones materiales por las cuales van a pelear?  ¿No sería mejor dejarles una fuente de inspiración, una vision global significativa que les pueda dar seguridad todos los días de su vida?

Riqueza, placeres, rangos y poder son todos buscados como una manera para lograr ser felices.  Pero a medida que nos esforzamos se nos olvida la meta y pasamos nuestro tiempo persiguiendo los medios por sí solos.  Al hacer esto, perdemos de vista el objetivo y permanecemos profundamente insatisfechos.  Este intercambio de medios por fines es una de las trampas principales en el camino de la persecución de una vida significativa.  Como lo dijo Richard Layard, profesor de la Escuela de Economía de Londres, “Algunas personas dicen que no deberías de pensar acerca de tu propia felicidad, ya que solo puedes ser feliz como consecuencia de algo más".  Esa es una filosofía sombría, una fórmula que nos hace estar ocupados a cualquier costo.

La riqueza, como cualquier otra herramienta, puede usarse para construir o destruir.  Puede facilitar el bienestar y la generosidad o puede fomentar la avaricia, arrogancia e insatisfacción que son obstáculos para la felicidad auténtica.  La riqueza puede ser un medio excepcional para hacer el bien y consecuentemente conducirnos a una vida plena.  La riqueza también conlleva riesgos.  Puede hacer miserable nuestra vida y nos puede llevar a lastimar a otros.

Obviamente para aquellos que no cuentan con los medios básicos de subsistencia, el doblar o triplicar sus recursos puede hacer una gran diferencia y conllevar una sensación real de satisfacción y alivio.  Todos los estudios han demostrado que, más alla de eso, el aumento de fortuna no lleva a un correspondiente incremento de bienestar.  Nadie rechazaría un aumento de sueldo y todo el mundo se regocijaría si ganara la lotería.  Sin embargo, fuera de un euforia temporal que estos eventos provocan, no nos traen una mejoría duradera en nuestro estado de bienestar: después de cierto punto, simplemente no hay una relación entre la riqueza y la auténtica felicidad.

El dinero no puede comprar la felicidad a menos que se gaste en otros.

Sin embargo, otros estudios han demostrado que, cuando se gasta en otros el dinero puede, de hecho, comprar la felicidad.  Hay un correlación innegable entre el altruismo y la felicidad.  Emocionalmente es mejor dar que recibir y las personas que son más altruistas son las que aparentan ser las más felices.  “Encontramos que la gente más feliz es aquella que gasta más dinero en otros”, dice Elisabeth Dunn, la principal autora del estudio* que midió que tan feliz se sentía la gente después de gastar en ellos mismos o después de dar dinero a causas sociales como sería comprar una comida a alguien o donar a una organización de caridad.  Esto se ha comprobado tanto con filantropía a gran escala como en donaciones tan pequeñas de 5 dólares.

El trabajo realizado por Martin Seligman, uno de los pioneros de la “psicología positiva”, ha demostrado que el gozo producto de una acción de bondad desinteresada provee profunda satisfacción.  Para verificar esta hipótesis, le pidió a un grupo de estudiantes que salieran a divertirse mientras que a otro grupo les pidió que participaran en una actividad filantrópica y luego escribieran un reporte para su próxima clase.

Los resultados fueron asombrosos: la satisfacción producida por las actividades placenteras tal como salir con amigos, ver una película o disfrutar un helado fueron en gran parte eclipsadas por aquellas derivadas de haber hecho un acto bondadoso.  Cuando el acto fue espontáneo y sacó a relucir cualidades humanas, el día mejoró; los sujetos notaron que se volvieron mejor escuchas, amigables y apreciaban más los otros.  “El ejercicio de bondad es gratificante en contraste al de placer”, concluyó Seligman.  Es gratificante en el sentido de crear una sensación de satisfacción duradera y un sentimiento de armonía con la naturaleza interior.  De esta manera, el altruismo no es un “sacificio” sino que trae consigo una doble satisfacción para uno y los demás.
  • *E. W. Dunn, L.B. Aknin, M.I. Norton, “Gastar Dinero en los Demás, Promueve la Felicidad”, Science, Marzo 21, 2008.

Matthieu Ricard

02 agosto 2011

Necesidad de meditar

En los últimos años ha ganado gran popularidad el tema de la meditación, pero aún no se alcanza a comprender la importancia de la misma.

Meditar es la forma de callar a nuestra mente o ego. Al inicio cuesta trabajo porque estamos acostumbrados a dejarnos llevar por la mente, aunque digamos que nosotros somos quienes dominamos nuestros pensamientos, la verdad es que no es así, la mente nos controla como si fuera una persona externa causando reacciones todo el tiempo en nosotros.

Casi siempre creamos historias en nuestra vida, enjuiciando, sobre lo que están pensando de mí, o diciendo de mí, o haciendo en mi contra… Y todo eso es la mente, el lorito mental como lo llamo yo, que no para, que todo el día habla y dice cosas, y que no hay un solo segundo de paz real en donde esto se detenga.

Y precisamente un momento de quietud es lo que realmente necesitamos con urgencia aunque no nos hayamos dado cuenta, con sólo unos minutos al día, de silencio interno, de aquietar la mente, lograríamos una respuesta en nuestro cuerpo físico, mental y emocional que daría por resultado convertirme en una persona más sana, equilibrada, relajada, feliz, y menos reactiva entre muchas cosas que se ganan con meditar. El adiestrar o educar a la mente es algo en lo que pocas personas en comparación con la gran cantidad de gente en el planeta, realiza; es realmente una cosa básica, el control real de nosotros mismos, de nuestro ego y de nuestro juicio que critica sin parar a todos y por todo y no nos deja ser nosotros mismos, no nos da libertad y no nos da la paz tan necesaria y más en estos días.

El meditar no tiene que ver con ninguna religión, ni creencia o dogma, el meditar es una práctica que debería ser tan normal y diaria como lavarse los dientes o bañarse, y que se puede hacer en todas las creencias del mundo, en todas las culturas y edades, es un hábito necesario en nuestra vida el darnos al menos 5 minutos de quietud mental, en donde podamos estar en un espacio interno sólo con nosotros, y no con la gente, con el bullicio, con las normas, con el estrés, con el qué dirán o con el juicio, sino sólo en un silencio interno que me de paz y quietud… Estamos tan desacostumbrados a esto que el silencio incluso nos molesta y nos causa miedo, porque no estamos acostumbrados a escuchar a nuestro ser interior, porque desde que crecemos nos hemos convertido en lo que los demás quieren y se nos ha olvidado quienes somos realmente.

Pero aún no llegamos a uno de los temas más importantes del  por qué ya es necesario meditar hoy en día. Sucede que los gauss que es la medida del campo electromagnético del planeta -y que entre muchas cosas ayuda a que todo aquí en la tierra tenga orden y equilibrio, entre ellos el vuelo de las aves, de los aviones y el comportamiento cerebral y emocional de nosotros en gran medida- ha ido bajando; normalmente estaba en 18 y de un tiempo para acá sorpresiva y rápidamente a disminuido a .4. Algunos científicos han hecho experimentos para saber qué efectos tienen en la conducta humana; en los estudios realizados con astronautas rusos se vio que pierden la cordura y se tornan violentos. Esto explica el por qué en el último año el mundo parezca más violento de lo normal, que haya secuestros, atentados terroristas y cosas demasiado agresivas que parecen mostrar una locura o crisis colectiva.

En los experimentos se percibió que una de las pocas formas con las que el hombre se mantiene en buen estado físico, mental, emocional y espiritual, era con la meditación, la cual logra -entre muchas cosas- activar un campo propio que suple, por así decirlo, al campo electromagnético.

No cabe duda que estamos cambiando, que la humanidad está en una metamorfosis y que en esta transición es necesario hacer cambios.

El campo gravitatorio de la Tierra también experimentará un cambio aunque nadie sabe cómo cambiará. El uso y práctica de la meditación realmente es una necesidad, no un lujo ni un pasatiempo ni una moda…Hagamos conciencia.
Es tiempo de despertar…